jueves, 11 de febrero de 2010

Vaticinio de los 'bloggers' - Un texto de Bellow





"HUBO un tiempo en que la gente tenía el hábito de hablarse frecuentemente a sí misma y no se avergonzaba de llevar un registro de sus experiencias íntimas. Pero llevar un diario es considerado hoy en día una suerte de complacencia excesiva para consigo mismo, una debilidad y algo de mal gusto. Porque ésta es una época de rudeza. Hoy, el código del atleta, del muchacho duro -según mi parecer una herencia americana del caballero inglés-, esa peculiar mezcla de esfuerzo, ascetismo y rigor, cuyos orígenes algunos hacen remontarse a Alejandro el Grande, tiene más fuerza que nunca. ¿Tiene usted sentimientos? Hay maneras correctas e incorrectas de manifestarlos. ¿Tiene usted una vida interior? Ella no atañe a nadie aparte de usted mismo. ¿Tiene usted emociones? Estrangúlelas. Todos obedecen este código hasta cierto punto. Y éste admite cierta clase de sinceridad, una rectitud cautelosa. Pero tiene un efecto inhibitorio en la verdadera sinceridad. La mayoría de los asuntos serios están vedados a los rudos. Estos carecen de práctica de introspección y, por consiguiente, están muy mal preparados para tratar con oponentes a los cuales no pueden enfrentarse a tiros, como si se tratase de caza mayor, ni aventajar en audacia."
"Si se topa usted con dificultades, luche con ellas en silencio, ordena uno de los mandamientos. ¡Al diablo con esto! Es mi intención hablar de las mías, y si dispusiera de tantas bocas como brazos tiene Siva y les diera trabajo permanente, ni aun así podría hacerme justicia a mí mismo. En mi estado actual de desmoralización, he considerado necesario llevar un diario -es decir, hablar consigo mismo-, y ello no me hace sentirme ni autocomplaciente ni culpable en lo más mínimo. Los rudos encuentran compensaciones a su silencio: pilotean aviones o torean, mientras que yo raras veces abandono mi habitación."

---oOo---

Texto de apertura de la novela 'Dangling Man' de Saul Bellow (1947) ('Hombre en suspenso' en versión española, traducción de A. Gubler) que de cierto modo vaticinó entonces una manera de ser, una vocación de fe de muchos bloggers hoy. El internet como espacio de interacción, con sus defectos y riesgos, es un ámbito colmado de múltiples ofertas y oportunidades tal en el campo de la salud mental, por ejemplo.

Seguimos -sigamos- leyendo a Bellow...


Saul Bellow


Otras entradas relacionadas en el blog:




6 comentarios:

Karen Morrison dijo...

Mi querido, Lizardo!

Ahora estoy leyendo Herzog, pude conseguirla y me encanta!! jaja esta buenísima; el único problema es que no tengo tanto tiempo como quisiera para leerla, pero ahí lo tengo conmigo en las madrugadas...
Lo extraño es llegar al día siguiente a redactar los artículos más felices y racionales, siendo que un día antes, leo a bellow por las madrugadas jajajaj

Me encantaron estos fragmentos; cuanod termine Herzog leeré ese libro... y bueno, yo tengo un diario. Un diario con el que voy a todas partes; nunca JAMÁS lo dejo de lado; y ya se me está terminando, pero me compraré otro. No sé, yo siempre tengo la necesidad de escribir en un soporte de papel; que me acompañe el diario en todo momento, porque hay veces que simplemente estallo y entonces abro el diario y escribo; no es lo mismo que el blog; aunque cuando comenze el blog nunca pensé en contra mis emociones, etc. Siempre he sido reservada con eso, pero es raro, porque a medida que paso el tiempo y segui escribiendo en el blog, siento que me he ido desnudando más conmigo misma; y a veces eso me resulta terrible y otras veces me calma.
Pero de cualquier manera, nunca dejo mi diario, ésas hojas si aguantan todo todo lo que yo no aguanto en la vida real o lo que no me cuento... Y no me parece en absoluto malo o tonto. No, a mi me encanta, no se que haría sin mi diario jajaj así de amor le tengo... siempre digo "son todas las personas con las que no hablo o no quiero hablar", para mi la mejor manera de plasmar las emociones o los simples, vagos, estúpidos pensamientos (porque a veces sucede que escribo cosas q no entiendo) es en un diario; y de repente también en un blog, pero aún no soy tan desinhibida en ese campo.

Bueno, Lizardo.
Un beso grande...
Ahora tengo poquísimo tiempo para comentar pero siempre te leo desde el trabajo o mi casa o donde se jaja

K-M-

rosa dijo...

Justo hoy termino de leer Diarios(1910-1923)de Kafka.Dice LLuís Izquierdo en su prólogo que los ojos de Franz describen la soledad en los otros como el contrapunto solidario de la suya propia:transeúntes,rostros furtivos y anónimos,vagabundos, calles reales o presentidas...conforman un universo mental inconfundible.
Eso es,la soledad que deriva en un querer "contar" justamente lo inexplicable.
Sigue contando...te escucho.
Rosa

Lizardo Cruzado dijo...

Karen: Qué bueno que tu diario y la escritura en el blog se complementen y abran canales para tu expresión. Efectivamente el deslizar el lápiz o el lapicero por el papel evoca un clima muy distinto a apretar botones en un teclado.
Siempre resulta una experiencia vívida el leerte. Te agradezco por tu comentario. Un saludo.

Lizardo Cruzado dijo...

Rosa: Bellas aquellas frases de los Diarios de Kafka. Queda pendientes leerlos. Felicitaciones por tu bitácora. Gracias por tu comentario y seguiremos encontrándonos.

ivo dijo...

Hola Lizardo, di con este muy buen blog de poesia: http://campodemaniobras.blogspot.com/
Disfruten.

Lizardo Cruzado dijo...

Gratísimo obsequio es éste, amigo Ivo. Tentador además para mi pasado veleidoso. Muchas gracias por el bello link.