lunes, 25 de enero de 2010

'Herzog', de Saul Bellow, una novela sobre la depresión






Saul Bellow (1915-2005) y carátula de 'Herzog'.


Una recomendación inesperada me hace desempolvar el tomito azul de la biblioteca: arrumado por años, con un título aséptico, extraño, y que pese al prestigio del Premio Nobel obtenido en 1976 por su autor, había permanecido agazapado. Ahí estaba: aguardando el momento de lo inesperado -como todos en la existencia-. Y el momento había llegado.

La novela, aparecida en 1964, es la historia de Moses E. Herzog, un judío americano en su quinta década de vida y en la América de los años sesenta, profesor de filosofía y humanidades, sobreviviendo a su segundo divorcio (su mejor amigo le birló la esposa) y dedicado a escribir cartas a sus amigos, a conocidos, a no conocidos y hasta a líderes mundiales, pero que nunca envía, mientras rumia múltiples escrúpulos, hilvana pensamientos ucrónicos, se embarca en inexpugnables circunloquios.

La lectura de 'Herzog' ha sido un feliz hallazgo novelístico por la descripción magistral de un hombre que arrastra su desventura y su fracaso, su cobardía y su displicencia, a la manera de aquellas depresiones noógenas (depresiones por falta de sentido vital) de las que hablaba Víctor Frankl. Un libro recomendable e inteligente y que me ha hecho resaltar ciertas frases al vuelo, aquí transcritas:

- "No ha sido esa larga enfermedad -mi vida- sino esa larga convalecencia, también mi vida..."

- "Todo hombre nace para ser huérfano y para dejar huérfanos después de su muerte."

- "La penosa satisfacción de la prudencia..."

- "La pena, Señor, es una especie de pereza."

-"Mi corazón torturado no me impresiona ya gran cosa. Esas lamentaciones empiezan a parecerme una pérdida de tiempo."

- "...el escepticismo exagerado de un hombre cuyo deseo de creer era profundo y desesperado."

-"En toda comunidad hay una clase de gente profundamente peligrosa para los demás (...) Me refiero a los dirigentes, a los jefes. Porque, invariablemente, la gente más peligrosa es la que trata de tener el poder en sus manos."

- "Una de las rarezas de la soledad es ponerse a bailar y a cantar de pronto y hacer cosas por el estilo."

- "(...) los depresivos nunca renuncian a la infancia, ni siquiera a las penas y a los dolores de ésta."

Avanzando la novela (las bases autobiográficas son certeras pues Saul Bellow también era judío, nacido en Canadá, formado en humanidades y se divorció varias veces) se vislumbra una alternativa escogida por el protagonista:

-"Tengo que luchar por mi vida ya que ésta es la condición principal para tener derecho a ella."





Sugestiva carátula de Herzog (Penguin Classics)


Afortunadamente, he reservado el final de la novela pues me hallo paladeando lentamente cada párrafo. Dudas acosan como siempre al héroe, el final escamotea atisbos de previsibilidad, una frase desconcertante asoma en una encrucijada narrativa:

-"Un asesinato pensado al día le libra a uno del psiquiatra."


Nada está dicho todavía, pero lo ya leído suficiente es para que Herzog sea una novela valiosa e inolvidable.



ENLACES:




- La recomendación que me condujo a Herzog: Reading your way out of depression, por Wayne Gooderham en The Guardian.

- Herzog, de Saul Bellow (Descarga desde Biblioteca Ignoria).

- Saul Bellow Journal.

12 comentarios:

Karen Morrison dijo...

Mi querido, Lizardo
Lo que son las cosas: hoy caminaba por miraflores y entré a una librería, me puse a conversar con el chico que sabía mucho de libros y estaba a punto de comprar un libro de Bellow, luego me di cuenta que mi plata estaba en mi trabajo junto a mis otras cosas jajajaa; pero claro que regresaré a comprar ese libro. Claro que lo haré!!!!!

un beso grande

K-M-

sin pepas... dijo...

yo no, nada de leer sobre depresiones. ah, ya encontré la solución a tu maldad: ahora cubro la parte izquierda de mi pantalla con una tela de colores brillantes y no veo a la pobre marylin tan triste y deprimida

Tony Chávez Uceda dijo...

Esas coincidencias de la vida con los libros, estimada amiga Karen, pensar que una vez por mera casualidad, compré un libro que me convenció durante un buen tiempo de la existencia del alma, y me hizo retornar a las prácticas de la secta con sede en Roma. (El peregrino, de Paulo Coelho)

Un gran libro sobre libros es "El nombre de la Rosa" de Umberto Eco, que a pesar de ser una obra sobre monjes piadosos, fue el que me desintoxicó de la mediocre prédica del escriba brasileño, o como diría Guillermo de Occam, "dicen los libros que hablan de otros libros."

Amigo Lizardo, en las latitudes en las que me ecuentro, solo me queda ver como pirateo digitalmente la obra de Bellow, de todas maneras.

sin pepas... dijo...

uy, a cierta persona no hay que darle el capital de marx porque se nos vuelve terruco (y con espejuelos) qué melo con esas personas que se convencen y se desconvencen de cosas nomás porque leen algo

Lizardo Cruzado dijo...

Sin duda 'Herzog' será una lectura provechosa y entretenida, en los enlaces finales se puede acceder a una versión completa de la novela. La recomiendo.
Saludos a todos y muchas gracias por sus comentarios.

Tony Chávez Uceda dijo...

Definición de escotoma: zona de ceguera parcial o temporal. Pérdida de la percepción de una parte del campo visual. A esto añado otra definición más.

ESCOTOMA ENERGUMENOGENICO: Zonas del campo visual percibidas como manchas invisibles, debido a que contienen el producto de una mente afecta por una fístula colono-silviana. Los óculos lusos que poseo me permiten mitigar las molestias de esta patolgía, y la lectura de tu blog es agradable de nuevo.

MUITO OBRIGADO, CARISSIMO COLEGA FILHO DA LINDA TERRA DE PORTUGAL!!

Ivo dijo...

He visto el libro en Crisol de Plaza San Miguel, por si a alguien le interesa....

Lizardo Cruzado dijo...

Muchas gracias por el dato, Ivo.

F dijo...

Interesante, Tiene buenas frases este libro. Thanks

karenin dijo...

Para mí, un libro extraordinario. No solo refleja una depresión de caballo, sino la frecuente imposibilidad de equilibrar la vida mental y la práctica. Herzog es un individuo cuya lucidez de pensamientos lo convierten en un ser especialmente dotado para entender el sustrato de las cosas, pero al mismo tiempo incapaz de manejarse en sociedad.

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias por la visita, el blog suyo, amigo Karenin, es simplemente extraordinario. Gracias por permitirnos la oportunidad de visitarlo.

Pg Pacifico dijo...

Alguien sabe cual es el precio del libro herzog de saul bellow , y donde lo puedo comprar en México?