miércoles, 17 de febrero de 2010

No dormir, de Robert Graves










NOT TO SLEEP

Not to sleep all the night long, for pure joy,
Counting no sheep and careless of chimes
Welcoming the dawn confabulation
Of birch, her children, who discuss idly
Fanciful details of the promised coming -
Will she be wearing red, or russet, or blue,
Or pure white? - whatever she wears, glorious:
Not to sleep all the night long, for pure joy,
This is given to few but at last to me,
So that when I laugh and stretch and leap from bed
I shall glide downstairs, my feet brushing the carpet
In courtesy to civilized progression,
Though, did I wish, I could soar through the open window
And perch on a branch above, acceptable ally
Of the birds still alert, grumbling gently together.




NO DORMIR

Pasar la noche en vela sólo por simple gusto
sin recontar ovejas ni oír las campanadas.
Darle la bienvenida a las confabuladas
avecillas, las hijas del despertar del día
que en el alba discuten parleras los detalles
del atuendo que traiga aquella que se acerca.
¿Se vestirá de rojo, de púrpura o azul,
o de blanco purísimo? Será el traje glorioso.
Pasar la noche en vela sólo por simple gusto,
lo cual es concedido a pocos, y hoy a mí;
y una vez que me ría, me estire y deje el lecho
bajaré velozmente escaleras abajo
con los pies en el aire, sólo rozando el piso
por respeto al progreso civilizado nuestro;
aunque yo más quisiera volar por la ventana
y posarme en la rama más erguida en el cielo,
ser posible aliado de las aves alertas
que agrupadas murmuran no sé qué dulcemente.

---oOo---


No es el insomnio -azote de la sociedad moderna- ni la deprivación de sueño por exceso de ocupaciones -cosa por demás frecuente en nuestra civilización-; el poeta canta aquí una experiencia deleitosa y más elemental: no dormir por pura expectativa anhelante, por simple gana y gusto de atisbar las intimidades de la aurora. Sin embargo en los tiempos que corren, cuando buscamos al sueño, no lo hallamos o pretendemos improvisarlo con grageas, y cuando los quehaceres nos atiborran y él asedia, lo espantamos con cafeína y taimados estimulantes. El dormir, uno de los bienes corporales más preciados, es asunto demasiadas veces hoy de trastocamiento y paradoja.


Enlace:

- No tiene desperdicio la anécdota respecto a la creación de este poema.


_________________
N.B. Desconocemos a quién pertenece la traducción castellana de los versos.

7 comentarios:

Susan dijo...

No me extraña el estado en que se encontraba Peter Graves, en su casa de Mallorca y con Ava como invitada... vivo a orillas del Mediterráneo.

Gerardo Diego escribió este soneto:
INSOMNIO

Tú y tu desnudo sueño. No lo sabes.
Duermes. No. No lo sabes. Yo en desvelo,
y tú, inocente, duermes bajo el cielo.
Tú por tu sueño, y por el mar las naves.

En cárceles de espacio, aéreas llaves
te me encierran, recluyen, roban. Hielo,
cristal de aire en mil hojas. No. No hay vuelo
que alce hasta ti las alas de mis aves.

Saber que duermes tú, cierta, segura
- cauce fiel de abandono, línea pura -,
tan cerca de mis brazos maniatados.

Qué pavorosa esclavitud de isleño,
yo, insomne, loco, en los acantilados,
las naves por el mar, tú por tu sueño.

Un saludo cariñoso Lizardo y gracias por tus entradas.

Karen Morrison dijo...

Mi querido, Lizardo:

Yo sufro de insomnio desde hace algunos años (no muchos jaja), pero ya antes hacía esfuerzos por quedarme despierta para poder escribir por las madrugadas, porque es la mejor hora para hacerlo; y me dio buenos resultados, yo sentía que por las madrugadas podía ocuparme solo de mí y no preocuparme por nadie; al principio fue difícil porque si me moría de sueño, pero compensaba con café (así empezé por tomar tanto café) o trataba de hacer algo de ejercicio por las noches con tal de que las madrugadas fueran solo mías; claro que en la mañana yo era una zombie y en el colegio dormía todo el día; pero no importaba, había un gusto por quedarme en las madrugadas; no siempre escribía porque había veces en las que no podía y me limitaba a leer y si no ver películas o qué se yo...

Pero cuando se volvió una enfermedad (aunque no me parece que lo sea...), y por múltiples causas (depre, TCA y demás cosas), cuando el médico me mandaba a dormir temprano ya no podía, por más quería, por más que reemplazaba el café con la leche, por más clonazepan, no podía y me llegó a artar, aunque tampoco escribía y eso también me alteraba; podía pasarme un día entero despierta; y en uno de esos días me quede despierta hasta las 5:30am y tenía encima 5 tazas de café en toda, y el cuadruple de mi dosis de pastillas de dormir (lo extraño es que a pesar de ello no dormí, muy por el contrario seguía aún más despierta) de repente entiendes eso porque eres psiquiatra jaja yo no me lo explico... y bueno, aquél día prendi mi computadora a esa hora y me puse a escribir y agradesco esa madrugada porque hice un cuento, que un año más tarde, se publicó en en una revista...

Pero después de eso seguí con el insomnio y la sequía de todos mis deberes, extrañaba eso... y ahora como trabajo tengo que dormir temprano, pero siempre termino acostándome a la 1 y hay veces que me quedo hasta las 2:00am, lo que me parece temprano aún, con tal de dormir 4 horas estoy tranquila; y eso que tomo café y fumo, aunque ya lo voy dejando o al menos tratando...

Aunque la semana pasada, me vi dos películas por la noche y cuando me fijé la hora, eran las 4:00am, me alegré porque no tenía sueño y entonces me levanté de la cama y me puse a escribir, terminé como casi las 6:00am creo, y tampoco es que escribí gran cosa, pero me sentí contenta porque por fin era capaz de pasar un día despierta; aunque cabe resaltar, que a las 9:00am caí en un sueño feroz y no me levanté hasta la noche creo jaja

Perdona que me explayé jaja, es que este es un tema que me gusta; para mi el insomnio significa todo: momentos malos, momentos buenísimos, pero no puedo decir que odie tenerlo (ahora me controlo más), pero no se que hubiese hecho si no lo tuviera, no sería yo, me faltaría algo; no escribiría nada jajaja, no sé, a veces lo extraño, pero tengo obligaciones, y a pesar de que odio las obligaciones, no tengo más que hacer, bueno... para eso están los fines de semana.

Bueno, te mando un beso grande...
Cdt.

K-M-

Karen Morrison dijo...

Lizardo, te mando algo:

PARA DORMIR:
Mentalizarse desde el momento en que se entra a la habitación. Sambullirse en un mar de pensamiento sonámbulos y estúpidos que permitan que nos relajemos. Abrir las sábanas, colchas y edredones de par en par, que todo esté armonioso y tranquilo. Una vez ahí, estirados, miremos la punta de nuestros pies de par en par, abordemos cada dedo como un delincuento infringiendo la ley, y empezemos a debatir acerca de sus defectos; a estas alturas nuestros ojos deben estar aturdidos y quemantes. Por fin cerrarlos, y contar... (no vaquitas, nunca vaquitas. Ellas nos desvelan porque nos hacen pensar en su suerte y nos hace sentir culpables por ser tan ladrones y quitarles su leche), contemos hojas de papel (ningún ser vivo, porque no es factible) pero no pensemos en los árboles que mueren a causa de ello.

A estas alturas ya debemos estar en la fase rem, si nos da la paralizis conocida y parece que alguien nos toca, no nos apresuremos a respirar a toda costa, porque así uno siente que está al borde la muerte y puede experimentar un suicidio imaginario. Pasada esta fase tengamos pesadillas, esto nos ayudara a experimentar la idea de la vida en su máxima expresión. POR FAVOR, por NINGÚN motivo soñemos con animales porque tal vez nos enteraremos todo lo que ellos piensan de nosotros. Y por último, ahoguemonos en sueños que es la única manera de levantarnos al día siguiente pensando que aún podemos estar vivos.

PD: Es una tontería jajaj... pero bueno... tenía que ver con el tema, algún retasito que encontré por ahí...

BESOS!!

K-M-

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias, Susan. Efectivamente esa noche en vela para Robert Graves debe haber sido una experiencia muy notable, al punto que la eternizó en verso. La circunstancia y el entorno y su genio: ¡cómo no loar ese elegido insomnio!
Un cariñoso saludo.

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias por tus comentarios, Karen. Desde luego hay tipos y tipos de insomnio. El más frecuente, producido por una mala higiene del sueño, no es el mismo que el insomnio que acompaña a la depresión y que es una tortura más entre las que atenazan a los que la sufren. Por otro lado, la noche ha sido compañera inveterada de creadores y poetas y veo que has sabido sacar provecho de esa circunstancia vital con tu vena literaria.
Muchas gracias por compartir tu escritura con nosotros. Un cariñoso saludo.

Jennifer dijo...

Hola:
Tu blog ha sido un bello descubrimiento.
Este poema y tus reflexiones me han encantado. Tienes razon, hay mucha diferencia entre no dormir y el insomnio. Creo que el problema radica en las expectativas.

Un saludo desde el Rincon de la Psicologia

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias, Jennifer, había conocido de tu blog tan bien estructurado hace algún tiempo pero le había perdido el rastro. Me alegra retomarlo. Efectivamente un aspecto descuidadísimo en el afronte del insomnio primario es la higiene del sueño y en ese punto, cómo negarlo, muchos facultativos recurren a veces al fácil expediente de los comprimidos sin siquiera explorar las circunstancias que producen el insomnio y rodean al insomne.
Gracias por tu visita. Permíteme añadir tu bitácora a mi 'blogroll'.