viernes, 27 de noviembre de 2009

Breve aporte a la clasificación de las enfermedades mentales, por Borges






Expresión facial de Georgie si hubiese hojeado el DSM.


Husmeador del azar y el designio, escudriñador perenne del infinito y la eternidad, imaginador de laberintos sofocantes y estériles, Jorge Luis Borges habría sido sápido comentarista del propósito descomunal de la clasificación de las enfermedades mentales en sus distintas vertientes. Casi compuesta adrede respecto al tema, citamos esta magistral parrafada borgeana donde el autor ejemplifica, exalta y finalmente depreca cierta utópica e inabordable taxonomía:

"Esas ambigüedades, redundancias y deficiencias recuerdan las que el doctor Franz Kuhn atribuye a cierta enciclopedia china que se titula Emporio celestial de conocimientos benévolos. En sus remotas páginas está escrito que los animales se dividen en
(a) pertenecientes al Emperador,
(b) embalsamados,
(c) amaestrados,
(d) lechones,
(e) sirenas,
(f) fabulosos,
(g) perros sueltos,
(h) incluidos en esta clasificación,
(i) que se agitan como locos,
(j) innumerables,
(k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello,
(l) etcétera,
(m) que acaban de romper el jarrón,
(n) que de lejos parecen moscas."

Luego de alardear con eruditas referencias, conjeturar hallazgos, circunscribir desconciertos, Borges extiende luego de varios renglones una misericordiosa dádiva para los clasificadores de ayer y de hoy -y de siempre-:

"(...) notoriamente no hay clasificación del universo que no sea arbitraria y conjetural. La razón es muy simple: no sabemos qué cosa es el universo."

Y al parecer, análogamente, tampoco sabemos cabalmente qué es la enfermedad mental.

El texto de Borges remata citando sin piedad una frase de Chesterton abrumadora e inapelable.


____________


Referencia:

- Borges JL. El idioma analítico de John Wilkins. En: Otras inquisiciones. Alianza Editorial. Madrid, 1997.



ENLACE:

Borges JL. Otras inquisiciones. (Vía Scribd)

3 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Magnifico Borges, e ilustrativa y didactica entrada.
Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Lizardo, muy interesante la cita de Borges que ilustra lo arbitrario que suelen ser las clasificaciones. Me ha hecho recordar la clasificación que hizo José Casimiro Ulloa cuando se inauguró el Hospital de la Misericordia (conocido como Manicomio del Cercado)la cual fue la siguiente:

- Locos tranquilos y dementes
- Excitados periódicamente,
- Idiotas, epilépticos e inmundos
- Agitados, y
- Furiosos (en celdas)

A propósito, ¿cuando sale el DSM-V?

Saludos,

Ricardo Bustamante

Lizardo dijo...

Sin duda toda clasificación tiene inevitablemente algo de arbitraria. Veremos qué sorpresas nos trae el DSM en cuyo adviento nos hallamos. Y veremos también qué opina Borges.
Gracias por los comentarios.