viernes, 31 de julio de 2009

Ayuda en línea para la depresión y el 'novedoso' Test de Rorschach





Sin duda hay múltiples recursos en línea que brindan información al público sobre problemas de salud mental, -muchas veces sin sustento fidedigno o que medran a costa de la desesperación de sus eventuales visitantes-, pero este enlace que ahora presentamos es particularmente ventajoso por ofrecer no sólo conocimientos sobre la omnipresente depresión sino a su vez terapia psicológica para ella, y además por proceder de un medio con idiosincrasia tan cercana a la nuestra -México lindo y querido- y por haber sido elaborado nada menos que por el Instituto Nacional de Psiquiatría "Ramón de la Fuente" de ese país y que es casi "gemelo" de nuestro Instituto Nacional de Salud Mental "Honorio Delgado - Hideyo Noguchi" -ellos nos ganan tres años en antigüedad y nosotros les ganamos en longitud de doce letras en el nombre, o sea, ¡estamos empatados!-.

Claro está, un enorme porcentaje de nuestra población carece de acceso no sólo a internet sino que está desprovista de cobertura de necesidades básicas, pero no podemos ignorar que la enorme difusión de la Internet hace a este recurso muy útil pues favorece acceso a elementos psicoterapéuticos de otro modo inimaginables para los pacientes que siquiera llegan a una atención médica. (Y, ¿por qué una página dedicada a la depresión en las mujeres? Fácil: porque las mujeres se deprimen más que los varones -como lo explica el enlace prestado por Docencia en Psiquiatría-).

Qué duda cabe que el meritorio esfuerzo de Ayuda para Depresión será pronto emulado y suuperado por nuestro instituto local, mientras tanto se puede usar el enlace original, el primero de su tipo en español y gratuito, sin distingos de nacionalidad del usuario -y que, como se aclara en el mismo enlace, también puede ser útil para varones-.




Lámina 4 del Test de Rorschach


Ninguna persona medianamente culta habrá dejado de reconocer en esas curiosas manchitas allá arriba a un famosísimo test usado en psicología y psiquiatría: el Test de Rorschach, que lleva el nombre de su inventor, el psiquiatra y psicoanalista suizo Hermann Rorschach. El test solía ser más famoso en la época de auge psicoanalítico y se basaba en el estudio de lo que el evaluado "veía" en las dichosas manchas -son un total de diez- pues de tal manera "proyectaba" rasgos de su personalidad.

Pues bien, si del Test de Rorschach se hablaba, se escuchaba, se comentaba, se rumoreaba, en realidad era desconocido para el común de mortales, y ahora que ha sido publicado en Wikipedia con las respuestas usuales para cada imagen, se ha desatado un pequeño escándalo: el presidente de la Sociedad Internacional de Rorschach y Métodos Proyectivos, Bruce L. Smith dijo que la divulgación de las respuestas más comunes perjudica la buena práctica de esta técnica pues se trata de un método que opera mostrando al individuo un estímulo nuevo, para ver su reacción. Esto es, cuanta más familiaridad tenga el paciente con ese material, más difícil es la tarea -para el que la aplica, obviamente.




Lámina 9 del test de Rorschach


El responsable de la gracia fue el médico canadiense James Heilman, quien apeló a la expiración de los derechos de autor en Estados Unidos setenta años luego de la muerte del creador y su pase consiguiente al dominio público (H. Rorschach falleció en 1922).

Ahora que también 'conozco' un poquito más al test de Rorschach, puedo añadir una opción de respuesta a la famosa lámina 1. Qué pelvis, murciélago ni cabeza de zorro ni niño muerto. Es Pikachú, -o en su defecto es Pichu, su pre-evolución-. Es clarísimo: dos Pikachús rampantes con su rabito escondido, ¿sí o no?




ENLACE:


- Más sobre el affaire del Test de Rorschach en DigiZen.

5 comentarios:

sin pepas... dijo...

jajajaja pikachú... hey, sin soplar en el examen es la cosa... pikachú... me gusta esa forma de interpretar la figura

Lizardo dijo...

¿Sí o no?

sin pepas... dijo...

Tony Chávez Uceda dijo...

O mejor dicho, dos pikachus siameses braquiópagos...
Hum, bella posibilidad la del siamés braquiópago, te imaginas, firmar cheques falsos, y no poder culparlos ya que comparten el mismo brazo.

Lizardo dijo...

Desopilante posibilidad la de los Pikachús siameses braquiópagos, este Rorschach se pasaba de vueltas, ¿no?