lunes, 13 de julio de 2009

Sí, Señores: la Prevención Cuaternaria





Todos conocemos casi de paporreta los famosos niveles de prevención: entendiendo que la prevención es "el acto de impedir que algo suceda", los niveles clásicos de prevención vendrían a ser los siguientes: la prevención primaria, que evita por completo que se produzca la enfermedad porque elimina sus causas; la prevención secundaria, que detecta precozmente la enfermedad cuando es asintomática aún y un tratamiento precoz puede detener su progresión, y finalmente la prevención terciaria, que se refiere a las actividades clínicas que previenen un deterioro adicional o disminuyen las complicaciones después de que una enfermedad se ha declarado por sí misma. Estos conceptos pueden hallarse en cualquier texto básico de epidemiología como los que se usan en el pregrado de los estudios médicos (aquí he citado el clásico texto de Robert Fletcher.)

Pues bien, actualmente hase acuñado el concepto de Prevención Cuaternaria, sí Señores, prevención cuaternaria: la que vendría a ser ni más ni menos que "el conjunto de medidas adoptadas para identificar pacientes en riesgo de un exceso de medicalización, y para protegerles de actos médicos invasivos, y adicionalmente sugerirles intervenciones que sean éticamente aceptables."

Esta definición viene desde el campo de la medicina de familia -lamentablemente tan paupérrimamente desarrollado en nuestro medio donde el non plus ultra sigue siendo la archi-super-especialización en ojo derecho o mano izquierda u otros campos así de imprescindibles- y específicamente del Dr. Marc Jamoulle, médico de familia él, y catedrático de la Universidad de Lovaina. No, no se crea que lo de prevención cuaternaria es epónimo de aquellos que vivimos en la época cuaternaria.

En esta época de "disease mongering" y medicalización de la vida cotidiana, precisamente es loable e impostergable que las reservas morales de la profesión médica asuman la defensa de los mejores intereses de los pacientes. No podemos resistirnos al cambio radical de paradigma en la profesión médica y su relación con el paciente y la sociedad como un todo. No podemos ni debemos.

ENLACE:

- Gracias al ameno, inteligente y muy recomendable Blog Primum Non Nocere del colega hispano Rafael Bravo, de quien hemos obtenido la información que ahora presentamos.

5 comentarios:

Miguel Pizzanelli dijo...

http://docpatient.net/mj/P4_brasilia_2011.pdf

Miguel Pizzanelli dijo...

http://docpatient.net/mj/P4_brasilia_2011.pdf

Miguel Pizzanelli dijo...

https://www.facebook.com/PrevencionCuaternaria

Miguel Pizzanelli dijo...

https://www.facebook.com/PrevencionCuaternaria

Lizardo Cruzado dijo...

Muchas gracias por los enlaces, el de Facebook es un valioso repositorio sobre el tema. Cordiales saludos.