jueves, 2 de julio de 2009

La Noche









Era mentira que uno enloqueciera

Y terminase arrancando chispas sin pedernal

Con la mano crispada

O que el pecador se consumiera

Acariciando soledades

En su palma repleta de pelos

Era mentira

Pues tras tantas lunas

La masturbación

No ha agrandado ni

Empequeñecido

Mi tristeza

Sólo a veces me

Despierta en

La oscuridad

La certidumbre de unas

Manchas azules

Que dejé afuera

Y aún resplandecen

En la noche.



Un inédito mío. Sabrán Uds. disculpar la sequía bloggeril. Ecce homo.







2 comentarios:

sin pepas... dijo...

gracias lizardo... como dice la canción: "no pares, sigue, sigue, no pares..." creando digo, no dándole a la manuela...

Lizardo dijo...

Ja, ja, ja. Gracias: valga la aclaración.