viernes, 12 de junio de 2009

No es locura, señor; es pobreza.





Martín Chambi, "Niño mendigo", c. 1930.



"Le contaron al gobernante de un país que todas las mañanas un hombre, al parecer loco, llegaba arrastrando sus andrajos hasta el borde de un basural en las afueras de la ciudad, instalaba ahí un fogón de piedras y se ponía a preparar sus alimentos en una olla; que en realidad la olla siempre estaba vacía y que después el hombre fingía verter parte de los imaginarios alimentos en un plato y simulaba comer. El gobernante, transpirando de sospechas, decidió ver al hombre.
A la mañana siguiente, luego de observar oculto y a cierta distancia lo que hacía el hombre hasta el instante en que se llevaba la primera cucharada a la boca, el gobernante salió de su escondrijo y se acercó, seguido por el silencio de su numerosa comitiva.

-Soy el que gobierna este país- le dijo al hombre.
Sentado al pie del humilde fogón, el hombre levantó la mirada y observó al gobernante, pero no dijo nada. En seguida cogió la olla y otro plato, simuló verter en éste un poco del supuesto contenido de la olla y añadió una cuchara.

-Sírvase, señor- le ofreció el plato al gobernante.
Convencido de que el hombre estaba loco, el gobernante hizo una mueca de enojo y resueltamente comentó:

-Esto es una locura- y se alejó de prisa.

Y no pudo oír que el hombre decía, con voz fatigada y triste:

-No es locura, señor; es pobreza."


en Historias para reunir a los hombres, Editorial Extramuros, Lima, 1988.






Dr. Javier Mariátegui Chiappe


Nota de redacción:
Con ocasión del aniversario del INSM conmemorado en fecha reciente, pretendemos reseñar de somero modo el libro "Salud Mental y Realidad Nacional" del Dr. Javier Mariátegui Chiappe, director fundador del Instituto, y que condensa la memoria de aquellos fecundos años iniciales de labor denodada. Pero cómo empezar sin transcribir aparte el contundente pórtico escogido por Don Javier para su obra. Qui potest capere, capiat!


2 comentarios:

Ivo dijo...

Despues de leer tu post, en especial la nota sobre Javier Mariátegui, me puse a bucear en mi biblioteca y logré dar finalmente con un par de libros: Juan Francisco Valega y la Lima de su tiempo, del propio Mariátegui; y Un Hospital Psiquiátrico Peruano, del antropólogo americano William W. Stein.

Yo también soy antropólogo y en unaépoca me acerqué mucho al tema de los "asilos" (a lo Goffman. Finalmente no aterricé las propuestas pero me quedó el interés. ¿Conoces el libro de Stein?

De su texto se desprenden ideas muy interesantes como para retomar o emprender nuevas investigaciones, el terreno de las ciencias sociales y salud mental me parece muy fértil: roles al interior de la institución, imágenes de la psiquiatría pruana, conceptos sobre enfermedad mental, etc, pueden y deben ser nuevamente abordados por la antropología.

¿Que opinas?

Lizardo dijo...

Mira qué casualidad, Ivo, poseo ambos textos aunque el de Stein no lo he revisado sino someramente, sobre todo las entrevistas a los psiquiatras de aquellos años y sus penuarias de subsistencia.
Concuerdo plenamente con tu idea de que la psiquiatría y en general, las humanidades, se enriquecerían con un trabajo interdisciplinario. Lástima que la predominante biologización de la psiquiatría, en cuanto tiene esto de reduccionista y excluyente, empobrece el diálogo que podría ser fructifero.
Revisaré el libro de Stein para un futuro post. Gracias por tu comentario.