lunes, 22 de junio de 2009

Francis Farmer, la leyenda







Adorna a partir de hoy el logotipo de nuestra doméstica bitácora, la blonda, la ebúrnea, la mórbida imagen de la leyenda hollywoodense Francis Elena Farmer (1913-1970). Actriz que alcanzó esplendoroso estrellato en el mundo del celuloide y luego, en medio de una vorágine de abuso de alcohol y anfetaminas, con su carrera complicada por incidentes varios de inestabilidad emocional, descontrol de impulsos y severos raptos de ira, fue confinada a diversos sanatorios psiquiátricos.





La leyenda negra quiere que Francis Farmer haya sido víctima de su familia y sociedad intolerantes de su postura disidente y contestaria (en la escuela secundaria se hizo famosa por ganar un concurso con su ensayo "Muere Dios" y luego obtuvo una beca para viajar a Rusia, adonde partió en los terribles años del rampante anticomunismo); esa misma leyenda la reporta segregada por los estudios cinematográficos donde la condenaban a papeles trillados de huera rubilinda, y finalmente quebrada emocionalmente por éstas y otras desventuras: truculentos matices adicionales de tal saga la aseguran violada por los guardias del manicomio donde estuvo confinada, sometida a crueles castigos de toda laya y finalmente lobotomizada por el mismo Walter Freeman hasta quedar vegetalizada e inane, trágica coda de la maravillosa artista que fue.




Pero, de hecho, si bien Francis Farmer estuvo confinada en internamiento psiquiátrico por varias temporadas y recibió los tratamientos disponibles en la época (llámense electrochoque y coma insulínico), no acabó su carrera entonces sino que la continuó en la naciente TV norteamericana de los años 1950 con varios roles estelares, llegó a protagonizar algunas otras películas y reanudó su vida sentimental, familiar y social. Sus problemas con el alcohol no desaparecieron del todo pero mantuvo una vida productiva hasta su muerte en 1970 por una neoplasia esofágica, antes de cumplir 57 años. No dejó descendencia.




Según las categorías nosológicas de la época, se le adjudicó el diagnóstico ora de psicosis maniaco depresiva, ora de psicosis esquizofrénica. A la luz de las evidencias disponibles no se puede discernir con certeza hasta qué punto sus conductas eran solamente primarias (por alguna de las supuestas psicosis) o a la vez secundarias a sus problemas de consumo de drogas o a ciertos rasgos temperamentales suyos. Gran parte de su leyenda más ignominiosa se debe a algunas falsas 'auto' biografías noveladas -se afirma que un autor era prominente miembro de la cienciología- y en la que se basó hasta un exitoso biopic.



Ciertamente los 'escándalos' protagonizados en vida por Francis Farmer (episodios de violencia y agresión a terceros, conducir ebria y sin licencia de conducir, resistencia al arresto policial) hoy constituyen moneda corriente para los astros hollywoodenses y de otros ámbitos de la farándula. Nada del otro jueves, sin duda, pero en su época ella fue vista como una rebelde, inconformista, excéntrica, incapaz de alinearse con el american way of life.




Más allá de las anécdotas sombrías y las glamorosas fotos suyas, podemos vislumbrar a una mujer de vida psíquica hondamente afectada, en la encrucijada de distintos, dispares caminos para definirse como persona, como mujer y como artista. Su vida estuvo agobiada por padecimientos sin número que muchas veces no encontraron sosiego. Hoy no queda más que su leyenda y su resplandor.





ENLACES:

- Prolija biografía por Jeffrey Kauffman.

- Francis Farmer en Internet Media Database.

- Francis Farmer en HistoryLink.org

- Fotografías de Francis Farmer en Photobucket.

- Francis Farmer will have her revenge in Seattle, por Nirvana.