lunes, 25 de mayo de 2009

Santa Dympna, Virgen y Mártir, y los albores de la psiquiatría comunitaria








La tradición refiere que Dympna fue una princesa de Irlanda en el Siglo VII, hija de un rey pagano (Damon) y una dama cristiana (Odilla) que la dejó huérfana a edad temprana. La tradición también quiere que su padre, enloquecido por la viudez, haya reparado un día en su bella hija adolescente con libidinosos ojos. Atravesando el mar del Norte, acompañada de su confesor Gerebernus, santísimo varón, Dympna abandonó su tierra huyendo de los incestuosos impulsos paternos y recaló en lo que es hoy Bélgica, cerca de Amberes, en la villa de Gheel.

En el siglo XIII, alrededor de 1249, se escribió la primera historia de la santa, mandada por el obispo Guy de Cambrai y basada en la tradición oral enteramente. Existían en las afueras escarpadas de la aldea de Gheel dos tumbas conteniendo los esqueletos de dos personas, una mujer muy joven y un varón anciano. Llamaba la atención que se hallasen ambos decapitados. La leyenda quiere truculentamente que Damon, informado por sus esbirros, haya arribado hasta donde se ocultaba su hija y despechado ante la negativa de tornar ella a Irlanda, la acabase decapitando en un rapto de ira. Sus soldados descabezaron a Gerebernus pero rehusaron matar a la princesa.


Hase discutido la existencia histórica de la santa. Iterativos mitos sobre la furia incestuosa desatada hacia vírgenes cristianas recorren toda la edad media. Se ha pretendido identificar a Dympna con Davnet, otra santa perdida en la bruma de los tiempos del martirologio, irlandesa también, ratificando a Erin como tierra prolífica en santidades. No pasaría de borrosa y pintoresca narración la actual de no ser porque a partir del siglo XIII empezaron a peregrinar enfermos en busca de curación a la tumba de la santa: tal vez no por azar eran sobre todo epilépticos y enfermos mentales.

Inicialmente los enfermos pernoctaban en el interior de la iglesia dedicada a la santa en Gheel. Prontamente el cupo exiguo obligó a erigir en terreno adyacente la "Siecken Kammer", un ambiente donde los peregrinos transcurrían los nueve días de rigor para alcanzar el alivio de sus quebrantos por la merced de Santa Dympna. Al pasar los años era tanta la fe por las gracias concedidas que las caravanas de peregrinos engrosaron en modo tal que los orates llegaron a alojarse en casa de los mismos aldeanos. Y muchos permanecieron por siempre, sea para consolidar el milagro concedido, sea para esperar el milagro deseado.









Así se formaron, en tiempos tan remotos, los primordios de lo que podríamos llamar psiquiatría comunitaria. Centuria a centuria, la colonia fue tornándose numerosa. Los llamados "locos" eran primero observados para determinar la severidad de su mal o la peligrosidad de su conducta, y luego se destinaban a las familias según fuesen las características de cada hogar. Aunque hubo alguna época en que existió cierto dolo y hasta se subastaron orates en pos de las compensaciones monetarias que daban las familias adineradas por el cuidado de sus pacientes, la intervención estatal y eclesiástica ordenó el desenvolvimiento pacífico de la inusual y aleccionadora experiencia en Gheel: allí no había estigma ni rechazo pues los pacientes convivían en el seno comunitario por luengos siglos, dedicados al cultivo y la crianza de animales en un entorno natural y libre y desprejuiciado. Un interesante reportaje aparecido en The New York Times en 1875, atestigua tal prodigio, que se mantiene vital hasta hoy.

Actualmente existe un moderno hospital psiquiátrico en Gheel, heredero de la tradición poéticamente iniciada so la advocación de una adolescente santa y decapitada que podía curar a los desposeídos de su razón. Gheel es una ciudad de poco más de 30 000 almas y actualmente alberga a cerca de 500 pacientes que viven al cuidado de similar número de familias.

Las representaciones iconográficas de Santa Dympna la muestran con los atributos propios de su condición: diadema por haber sido princesa, el lirio por su virginidad, la espada con que fue decapitada, la Biblia con el trébol que representa a su tierra irlandesa y en una hoja del trébol el emblema de la tierra belga que la acogió. Ese pequeño demonio verde encadenado, sometido a sus pies, representa a la locura, que ella ha contribuído a domeñar.







Bajo su advocación de Santa Patrona y Protectora se acogen quienes sufren desórdenes nerviosos o neurológicos, enfermos mentales, epilépticos, dementes, lunáticos, orates, poseídos, así como asilos, manicomios y hospitales frenopáticos amén de psiquiatras y trabajadores de la salud mental. También protege a las víctimas de incesto y de violación, los sonámbulos, huérfanos, los fugitivos y las princesas. Su hálito legendario la destaca entre varios otros santos dedicados a los que padecen dolencias mentales, pues ella misma intercede por su progenitor enloquecido y condenado. La fiesta de Santa Dympna se celebra el 15 de mayo.

ORACIÓN
Padre, nuestro Dios, que bondadosamente elegiste a Santa Dympna como Patrona de aquellos afligidos con problemas mentales y nerviosos. Ella es nuestra inspiración y un símbolo de caridad a los muchos que ruegan por su intercesión. Que a través de las oraciones de esta joven pura y mártir, puedan nuestros sufrimientos encontrar alivio y consuelo, especialmente por los que te pedimos (mencione aquellos por los cuales quiere pedir). Te suplicamos Padre, escuches las plegarias a nuestro nombre de Santa Dympna. Dale a aquellos por los que rezamos, paciencia en el sufrimiento y resignación con Tu voluntad. Llénalos con esperanza y dales el alivio y sanación que ellos tanto desean. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, quien sufrió su propia agonía en el huerto. Amén.




12 comentarios:

Tony Chávez Uceda dijo...

También se le puede rezar en caso de trastornos de la personalidad?

Lizardo dijo...

Perspicaz y aguda interrogante, amigo mío: su respuesta no está a mi limitado alcance. Consultaré con algún psiquiatra eclesial, de esos que por estos lares pululan.

sin pepas dijo...

tony, ¿no consideras que transtornos de la personalidad son también problemas mentales? reza a Santa Dympna nomás, chances are, te escucha

EnriqueMazzoni dijo...

Claro qeu puedes rezarle, ninguna oraciòn puede hacer mal. Se dice protectora de los qeu acusan problemas mentales, emocionales o nerviosos. Rezar es siempre productivo. Que la Santa nos conceda nuestra peticiòn. Bendiciones.

Juan Carlos Enmanuel Martín Rojas dijo...

Desde que comenzó mi enfermedad mental hace 18 años, tengo 3 diagnósticos: Esquizofrenia Paranoide con Síndrome Místico Religioso ; Trastorno Bipolar con síntomas psicóticos y el último: Trastorno Esquizoafectivo: Santa Dympna saname con tu Intercesión ante Dios: GRACIAS... Ilumina a mi psiquiatra...

Anónimo dijo...

Santa Difna ruega a Dios por mi que ya no puedo con esta enfermedad

Laura Britos dijo...

Mi hijo mayor, Sebastián tiene 29 años, a los 2 años se le diagnosticó epilepcia y se le trató para ella, pero en el 1er. desarrollo, Sebas comenzó con descontrol de impulsos y desde allí hasta ahora a tenido 3 internaciones importantes. No vive con la familia, tampoco es vida la que lleva, toma 20 medicamentos diarios, cada vez que me ve me agrede, necesito el apoyo de ustedes y Santa Dimpna. Gracias, Laura Britos y Sebastián Rafael Britos.

Sandra dijo...

Gracias por la información. La verdad es que con el estado de nuestra sociedad y nuestras leyes, no nos queda otra que recurrir a los Santos. No se como se manejará eso en su país, pero aquí en Venezzuela la policía no se mete a menos que el enfermo mental haya matado a alguien. Digo, en caso que algún familiar quiera internarlo para que reciba su medicación.

Luego los vecinos se quejan con los familiares con reclamos del tipo "por-qué-no-amarras-a-tu-loca", como si se tratase de un animal rabioso.

Comenzaré a rezarle a Santa Dimpna con la mayor devoción para que sane a mi hermana, y en lo que me haga el milagro, se los comunico.

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias por seguir el blog, Sandra, y ofrecernos el testimonio de tu fe. Saludos afectuosos.

Anónimo dijo...

Mi nombre es Fabiana. Te pido Santa difna que me cures mis problemas mentales, mis depresiones, mis miedos. mis desordenes mentales. Te pido con todo mi corazon que me cures.

Anónimo dijo...

SANTA DIFNA YO TE PIDO POR MI ESPOSA YA QUE ELLA SUFRE DE ANGUSTIA, DEPRESION, ANSIEDAD, STRESS Y A VECES CREO QUE SE ME VA A VOLVER LOCA.

TAMBIEN TE PIDO POR MI HIJA QUE DESDE LOS CINCO AÑOS FUE DIAGNOSTICADA CON EPILEPSIA.

TE AGRADEZCO DE TODO CORAZON TODO LO QUE PUEDAS HACER POR MI ESPOSA Y MI HIJA QUE PARA MI SON MIS NIÑAS.

SALUDOS Y BIENESTAR PARA TODOS DESDE MEXICO.

EDUARDO CERVANTES

Anónimo dijo...

Santa Dympna te ruego intercedas ante Dios por la salud de Carolina, para que mejore en el trato con su esposo, hijos y flia..Que no deje su medicación. Gracias Amén