jueves, 21 de mayo de 2009

El paradigma SOTERIA y Loren Mosher



Loren Mosher M.D.
(1933-2004)

Loren Richard Mosher fue un psiquiatra norteamericano que consagró su carrera profesional a la búsqueda de tratamientos más efectivos y menos coercitivos para las personas esquizofrénicas. Esto lo condenó a ser catalogado como un outsider y marginado del establishment psiquiátrico.

Pero Mosher, de hecho, no era era un profesional chalado o advenedizo: fue médico graduado con honores de Harvard y se desempeñó entre 1968 y 1980 como jefe del Centro de Estudios para la Esquizofrenia del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) de los Estados Unidos. Además fundó y fue el primer editor de la revista Schizophrenia Bulletin. En 1998 fue muy sonada su renuncia a la Asociación Psiquiátrica Americana -a la que apostrofó como "Asociación Psicofarmacológica Americana"- y acusó de haberse prácticamente vendido a la industria farmacéutica. Denunció además el modelo mecánico-cerebral de la enfermedad mental que conllevaba a la profesión psiquiátrica a estar absorta en investigación psicofarmacológica sin dedicar un centavo a investigación de otra índole. (Imprescindible leer su carta de renuncia aquí.)

A inicios de los años 1970, Mosher estableció en la ciudad de San Francisco un innovador centro de tratamiento para la esquizofrenia al que bautizó con el vocablo griego SOTERIA (que significa salvación o liberación). Mosher asumía que el ambiente hospitalario restrictivo y el sobreuso de fármacos podían conspirar contra una mejor recuperación de los pacientes psicóticos por lo que, aplicando principios de comunidad terapéutica, intervenciones ambientales y psicosociales, y circunscribiendo el uso de neurolépticos a dosis bajas y sólo con autorización del paciente, obtuvo resultados promisorios y dignos de ser tenidos en cuenta.

El centro pionero SOTERIA cerró en 1983 por falta de fondos. Actualmente, sin embargo, se revaloran los postulados de Mosher y existen diversos centros asistenciales y académicos en varias partes del mundo que plasman tales ideales en la práctica. (De hecho, desde 1984 se abrió otro centro en Berna, a cargo de Luc Ciompi).

Glosando un fragmento del obituario de Mosher en el British Medical Journal: "Si hay alguna medición que trasciende los argumentos estadísticos en el trabajo de Mosher, son precisamente las encuestas de satisfacción de los pacientes que simple y llanamente se sienten mejor tratados que en los hospitales. Y si la mente es algo tiene valor más allá de su capacidad para funcionar hábilmente y proveer a su poseedor de trabajo y vida independiente, entonces el sentirse bien, lograr que los pacientes se sientan bien, es una meta tan buena -y tan ética- como cualquier otra."



ENLACES:


- Calton T, Ferriter N, Huband M, Spandler H. A systematic review of the soteria paradigm for the treatment of people diagnosed with schizophrenia. Schizophr Bull 2008; 34: 181-192.




- Bola JR, Mosher LR. Predicting drug-free treatment response in acute psychosis from the Soteria Project. Schizophr Bull 2002; 28: 559-575.

- Carpenter WT, Buchanan RW. Commentary on the Soteria Project: misguided therapeutics. Schizophr Bull 2002; 28: 577-581.

- Bola JR, Mosher LR. Clashing ideologies or scientific discourse? Schizophr Bull 2002; 28: 583-588. (Respuesta de los autores al comentario anterior)

- Web de Luc Ciompi.



5 comentarios:

Gustavo dijo...

Muy interesante en general todas la entradas últimas, uno aprende cosas nuevas y ese rebuscar en el pasado reciente es muy instructivo. Esta entrada me recordó un reportaje sobre el tratamiento menos bio y más psicosocial de la esquizofrenia en el 3er mundo y sus (supuestos) mayores beneficios:
http://vedantam.com/culture2-06-2005.html
un saludo

sin pepas dijo...

"...el sentirse bien, lograr que los pacientes se sientan bien, es una meta tan buena -y tan ética- como cualquier otra." Yo diría que mejor que cualquier otra.

Los pacientes de enfermedades mentales son siempre discriminados; el solo hecho de saber que álguien -alguna vez- estuvo internado en un sanatorio mental, no, qué va, el solo hecho de recibir ayuda siquiátrica, convierte a estas personas en víctimas de gente ignorante que a veces sin querer, ayuda a lastimar a quienes claman por ayuda a la sociedad en la que desesperadamente quieren pertenecer.

Lograr que enfermos mentales se sientan bien dentro de su clínica, es un logro que me imagino a Loren Mosher lo llenó de gran orgullo. No muchos podrán ostentarlo. ¡Qué bien que hay otros que lo imitan!

Lizardo dijo...

Muchas gracias por el interesante enlace y los comentarios.

Anónimo dijo...

Las drogas psiquiatricas destrozan la salud del ser humano .

pepe dijo...

Hola, se sabe como quedó la comunidad original? Actualmente queda algún centro de este tipo en California llevado por los sucesores de Mosher?