martes, 5 de mayo de 2009

Cero comentarios





Y sí, tal es la hipocondriasis en estos días de gripe porcina que uno angustiado va a visitar a los colegas.

(El punto es que no sé ahora si debo tranquilizarme o preocuparme más.)


Cortesía de El Trome.