jueves, 15 de enero de 2009

¡Un pletismógrafo para el Instituto, sííí!





Un ya clásico texto de Henry Adams y colaboradores reportaba que los varones homofóbicos tenían mayor probabilidad de ser excitados por imágenes de pornografía gay que los varones no homofóbicos. El estudio se realizó proyectando tres tipos de videos explícitos sobre relaciones coitales (entre heterosexuales, entre lesbianas y entre gays), a personas de sexo masculino y midiendo simultáneamente su grado de erección mediante un pletismógrafo. Se aplicó también una escala de homofobia a los participantes en el estudio.

El resultado arrojó que los varones homofóbicos tenían significativamente mayor probabilidad de mostrar excitación sexual ante los videos de pornografía gay y que no eran conscientes de ello o negaban francamente tal hecho.

El presente estudio posteriormente ha sido citado -con innumerables atingencias y produciendo desde luego prolongadas controversias- como una evidencia de apoyo a la teoría freudiana de la homosexualidad latente.

Aprovechando el shock de inversiones del gobierno y en aras de implementar la Unidad de Trastornos Sexuales en ese crisol de trabajo clínico e investigación científica que es nuestro instituto, deberíamos solicitar la compra de ese dichoso aparatito llamado pletismógrafo. Mientras nos vamos capacitando en su uso podríamos replicar el estudio de H. Adams y pasaríamos momentos la mar de divertidos en esas horas muertas entre el mediodía y la hora de salida después de las 3 de la tarde en que no hay nada que hacer (aunque también se podría aprovechar la hora del desayuno hasta las 9:30 o 10 am en que se inicia la atención de pacientes, aunque la oleada de testosterona del amanecer sería un potencial e incómodo confusor).

A ver, colegas, vamos apuntándonos. Y no empujen en la cola...


Información recabada de este muy recomendable enlace.