miércoles, 3 de marzo de 2010

Por la risa, Condorito, por la risa







En estos días de dolor y lucha que atraviesa Chile, ¿cómo no recordar a ese inmenso símbolo popular del pueblo mapocho llamado Condorito? ¿Quién por estos pagos no ha tenido entre sus manos de infante codicioso alguna revista de Condorito o hasta los apetecibles y desternillantes Libros de Oro del mismo personaje inolvidable?

Condorito -diminutivo de cóndor, el ave tutelar de los andes sudamericanos que lo inspiró- fue creado a fines de la década de 1940 por René Ríos Boettiger (1911-2000), más conocido como Pepo, quien precisamente nació en Concepción, la ciudad chilena más azotada por el reciente sismo, y donde incluso cursó algunos años de medicina en la universidad local. Mas luego, afortunadamente para todos sus lectores, ganó su vocación artística y dio rienda suelta a su vena creadora y humorística.


René Ríos, "Pepo"

Condorito es un personaje acendrado en el imaginario de Latinoamérica: hombre de pueblo llano, pícaro pero gentil y de buen corazón, se busca la vida en su patria chica, Pelotillehue, villorrio amable donde pueden verse sin asombro cocodrilos mansos volteando las esquinas de corralones baldíos y sonámbulos diurnos que deambulan sin ser atropellados por los autos; donde su tabloide El Hocicón -diario pobre pero honrado- informa fidedignamente del cotidiano acontecer: la presencia de ovnis silenciosos y tímidos en el cielo o Napoleones de ojos en forma de espiral que desafían las leyes de la física en el manicomio local. Condorito habita ese Chile cercano y familiar, donde las bodegas ofrecen la bienvenida con el cartel 'Hoy no se fía, mañana sí'; donde la gente se desmaya con la onomatopeya 'plop' y la incertidumbre del chiste de la vida se afronta con un cariacontecido '¡Exijo una explicación!'. Para nuestra cosmovisión de niños, Chile era aquella amable querencia donde Yayita es la carnosa enamorada eterna  de Condorito y Don Chuma el compadre que no falla y Huevoduro el huaso amigo que no abandona y Pepe Cortisona el enemigo leal que tampoco abandona ni falla. Un espacio irreductible en el que Condorito trasciende la historieta para ser historia y donde se mantiene juvenil pese a sus sesenta años, resistiéndose a ser estatua o estampilla -aunque ya lo sea-, y persiste en su enorme papel irremplazable, humilde y otra vez enorme: darnos la risa nuestra de cada día.

Estatua de Condorito

Estampilla de Condorito

Condorito habita ya no sólo en Chile, no necesita alas para estar en todas partes, pero sin duda en alguno de aquellos pueblos abatidos de la costa y sierra chilenas se lo puede atisbar estos días, cuando pese a la desgracia, la esperanza y la fuerza de la vida renacen. El escudo chileno ostenta un lema taxativo: 'Por la razón o por la fuerza', pero Condorito supera a la escueta y dicotómica heráldica con su élan vital: es por la risa, ¿no, Condorito?, es por la risa...



Gracias por la risa, hermano del Mapocho.


Enlaces:


- Más historietas de Condorito aquí.

5 comentarios:

Susan dijo...

Gracias por presentarme a Condorito, no tenía el gusto de conocerle. Desde ahora voy a frecuentar a este "amigo" encantador.
Lizardo esta entrada me ha hecho sonreir y creo que la sonrisa me va a durar al menos toda la tarde :)
Es muy tiena y muy hermosa tu manera de enfocar los sucesos.
Un cariñoso saludo.

José Manuel Brea dijo...

Condorito, un tierno personaje para hacer más soportable el dolor de la comunidad a la que pertenece. Me uno a las expresiones de condolencia con el pueblo chileno. Un fuerte abrazo, caro Lizardo.

sin pepas... dijo...

condorito... verdad que es chileno el pelado... no sé por qué pensé que era argentino, quizá por el pesado de cortizona...¿o va con s?

Lizardo Cruzado dijo...

Mucho me place, Susan, que seas amiga de mis amigos y más me place tu sonrisa. Gracias por tu comentario.
José Manuel, amigo, todos tenemos el pensamiento en 'ese largo pétalo de mar y vino y nieve', como Neruda describió a su patria.
Con 's' de sin pepas, sin pepas, tal es el nombre del rival eterno de Condorito: Pepe Cortisona, más conocido como 'Saco de plomo'.
Gracias a Uds. por seguir el blog.

sin pepas... dijo...

ya aparecieron mis amigos

dice q la unica estufa q sirve de todo el pueblo es la de ellos y ahí están, cocinando para todos, con todos por ahi, pero el condorito sirvió para reanimar a la enana, ahora ya come