jueves, 11 de marzo de 2010

Últimas noticias de la esquizofrenia









No, no se trata de los últimos hallazgos de la psiquiatría biológica ni de la prometedora presentación de un novísimo antipsicótico. Tampoco de un replanteamiento de los servicios de atención hospitalaria y comunitaria o de un halagüeño programa de inclusión social para los que sufren este mal. Los que presentamos aquí son titulares noticiosos recientes donde se emplea de manera laxa, reveladora de concepciones populares acendradas, el término tan estigmatizado  como estigmatizante: esquizofrenia.


La Fundación Unidad + Diversidad entregó hoy un requerimiento notarial en la sede del Partido Popular por "incumplir" su programa electoral en lo referente a la libertad lingüística e instó a su presidente, Mariano Rajoy, a que abandone la "esquizofrenia política que le hace exigir esta libertad en las comunidades autónomas donde no gobierna y que no cumple en las que sí gobierna", según informó el presidente de la fundación, Juan De Dios Dávila.

Comentario: Aquí podemos ver que se emplea el término 'esquizofrenia' para designar una alegada hipocresía, un artero doblez de la conducta, una astucia o malicia en la manera de obrar que no se condice con lo que se piensa. Tal si la esquizofrenia consistiese en ello: una taimada mentira que se mantiene a sabiendas, una onerosa capacidad de engañar y sorprender al prójimo.



Comentario: Indudablemente es digna de ser apoyada la defensa de los derechos de los animales pero, aducir que todos tenemos también una especie de esquizofrenia, como si este término fuese una especie de epíteto acusatorio, no contribuye a sensibilizarnos respecto a la problemática de los toros pero sí a ahondar la concepción injusta que pulula sobre esta enfermedad: la esquizofrenia así se presenta como la coexistencia consentida de una dualidad de pensamiento y sentimiento, taimada y malévola disociación de pensar y actuar.


- Esquizofrenia y saltimbanquis políticos. Argentina, 11 de marzo 2010.

Comentario: Si se lee la información completa, aunque no se repite el vocablo esquizofrenia, se apreciará la misma atmósfera de mendacidad, de doble cara, de fingimiento. Tal parece que se quiere hacer sinónimo de esquizofrenia a las peores costumbres de tantos políticos y politicastros, dejando de lado la real significación de este padecimiento que los políticos no conocen sino en tal espuria acepción -si se dan por enterados-.



En apenas dos semanas, la moral de muchos ha ganado enteros porque España ha conseguido colocar deuda por 12.500 millones con cierta holgura. El problema es que lo ha hecho pagando una prima de casi el 10%. Menuda esquizofrenia. (...) Extraordinario el giro que pueden dar las cosas en cuestión de días. Y peligroso para los mercados también, porque la esquizofrenia es el peor enemigo de una buena inversión.

Comentario:  Hasta en los rediles económicos el vocablo esquizofrenia adopta peregrinos significados. Aún escudriñando el texto de la noticia de marras no acertamos a columbrar a cuento de qué viene a aparecer el nombre de esta psicosis en un texto de finanzas. Socorrido estereotipo es la esquizofrenia, al parecer pretenciosamente culto, pero que no impide adivinar la basta concepción prevaleciente: la enajenación a la que hay que señalar con el dedo bien extendido. Y que no es sólo locura incomprensible y vergonzosa sino, ahora ya lo sabemos, 'el peor enemigo de una buena inversión'.

- País esquizofrénico o kachiãi. Paraguay, 20 de febrero 2010.

Mientras las autoridades muestren actitudes contradictorias e incoherentes, como país nos costará que nos tomen en serio.

Comentario: Huelgan comentarios. La misma proclividad a asimilar las peores características de políticos y politicastros a una enfermedad mental, aunque estos políticos sí saben lo que hacen y qué bien, además de que ellos no han sufrido ninguno de los dolores y torturas de la enfermedad, y ni qué se diga del estigma. No basta entonces con la indiferencia o abierto rechazo hacia la enfermedad mental, hay que amontonar la hez de nosotros mismos allí, en los políticos que elegimos, mientras atisbamos el vuelo armonioso de las moscas y sus arabescos en el aire.


- Vivo una esquizofrenia entre la ficción y la realidad. Entrevista al escritor J.M. Merino. 10 de marzo 2010. España.

- ¿Atrapa mucho el mundo de los sueños, de la literatura? ¿Cuando va imaginando una historia es capaz de vivir la realidad, se entera del color de los semáforos?

- La verdad es que cultivo una sana esquizofrenia, la mitad del cerebro la tengo en la realidad cotidiana y la otra mitad en la novela o en el cuento. Puedo estar charlando con los amigos, tomando una copa, pero hay una parte del cerebro que le sigue dando vueltas al libro que me ronda.

Comentario: El puntillazo final. Una sana esquizofrenia. El cerebro escindido, la doble personalidad, la mente descuartizada... Etcétera.

---oOo---


 Obviamente no se trata de mirar la paja en el ojo ajeno sino la viga en el propio. Estos titulares sólo retratan una malsana percepción social que aflora sin escrúpulo a nuestros teclados y nuestros labios, perpetuando el estigma contra la esquizofrenia y, en general, contra la enfermedad mental. Quien no haya empleado nunca alguna de estas poco felices frases, que escriba la primera entrada en  su blog.

Seguiremos informando...

3 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Haslam (2000) planteaba que precisamente es la perspectiva esencialista del modelo médico de los trastornos mentales como clases naturales y la creencia derivada de ello, es decir, la creencia sobre la esencia biológica, fomenta la visión de la enfermedad mental como de naturaleza indómita e incontrolable. Bajo su punto de vista, la psiquiatria biologicista, tiene mas peso a la hora de explicar el estigma, que la sociedad en la que se contextualiza y en la que influye.
A mi modo de ver, también.
Si se le dice a la gente que haces lo que haces, porque quieres lucrarte y tienes pocos principios, no hay estigma, hay consecuencias. Si les dices que es debido a una enfermedad biológica, el resultado lógico es el estigma, y el rechazo (aún de espaldas a los hechos que indican que es mas inseguro y peligros estar rodeado de "cuerdos").
Un saludo, Lizardo. Muy interesante la entrada, como siempre.

Lizardo Cruzado dijo...

Sin duda un modelo biomecánico excluyente y maniqueo es inadecuado y tiene parte de responsabilidad al respecto. El estigma es un fenómeno complejo y sin duda ya existía antes de la psiquiatría biologicista pero eso no exime de que cada actor involucrado -la sociedad es un análogo del escenario- examine su rol en la perpetuación o su falla en el combate del estigma.
Muchas gracias, Jesús. Saludos.

Tony Chávez Uceda dijo...

Unas perlas más de nuestros amigos periodistas (diaristas como diría Gonzáles Prada). Al menos entre tanto desacierto, se ve una actitud menos prejuiciosa con las dolencias mentales. Diantre, de me escarapela el cuerpo al recordar como eran plasmadas las ciencias de la mente en el celuloide de los 70 a 80s.