lunes, 14 de diciembre de 2009

Derrocando el imperio médico


'Sólo despojándose de sus vestiduras imperiales y mostrando su
interés real por el individuo, podrá la profesión médica contribuir
eficazmente a mejorar las condiciones de salud.'
Halfdan Mahler




El caduceo de Mercurio, dios griego del Comercio, que suele reemplazar penosamente a la vara de Asclepio.


Este artículo podría formar parte de nuestra sección Presencia del Pasado si no fuese porque la mayoría de sus conceptos son irreductiblemente actuales. Pese a que la elaboración del artículo data de hace 30 años, su pertinencia y hasta la urgencia de su cuestionamiento y su clamor son del todo vigentes. Halfdan Mahler, quien fue director general de la Organización Mundial de la Salud por tres lustros, y bajo cuya dirección se proclamó la recordada Declaración de Alma Ata, aquí enfoca no sólo la inadecuación e insuficiencia de los sistemas de salud para atender a la demanda de la población sino el rol que nos cabe a los médicos, en el plano individual y colectivo, ante tal panorama crítico -lo que es aún más perentorio en países como el Perú y en nuestra América-.

DERROCANDO EL IMPERIO MÉDICO




Enlaces relacionados en este blog:

- Los médicos y la industria farmacéutica.

- Psiquiatría y liberación.

1 comentario:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Me he quedado sin palabras.....¿Que ocurre si reducimos el área y aplicamos el escrito a la psicología o a la psiquiatría?. ¿No tenemos acaso que tener en primer lugar en cuenta, cuando tenemos un paciente delante, el efecto iatrogénico, que solo estar donde está, va a suponer para el/ella (especialmente en el caso de los niños)?.
Evidentemente, si apelamos a la gente, a su propia capacidad para solucionar los problemas, perderemos poder, y eso al fin y al cabo, es de lo que se trata en muchos casos, y a eso, las instituciones y los colegios le tienen pánico.
Saludos.