domingo, 8 de agosto de 2010

Una frase para la garúa








Es que la garúa, de hecho, no se ve. Se siente. Y se representa, claro está. Ahora que en Lima acatamos el dictamen del invierno y atisbamos la garúa por doquier, abro más acá una ventana, el atardecer suscribo, tomo nota de su insospechado origen :


"...el molino del cielo... que cierne su harina de agua..."



(La frase es de Saramago, en La caverna.)







Otras entradas relacionadas en el blog:

- Estoy de 'vaca', me voy a Trujillo y un aviso radial