viernes, 16 de octubre de 2009

Una breve historia de la medicina





La raíz de la  mandrágora.

Circula anónimamente por internet una breve humorada que no podemos resistirnos a trascribir aquí. No será la Historia Universal de la Medicina de Laín Entralgo pero con su fácil jocundia brinda un apretado resumen cronológico de ciertos avatares del quehacer médico y la concepción de salud y enfermedad.


Historia de la medicina




500 AC: Coma esta raíz.


100 DC: Esta raíz es cosa de paganos. Rece esta oración a Dios, que está en el cielo.


1792 DC: Dios no está en el cielo. Quien reina es la razón, beba Ud. esta pócima.


1917 DC: Está pócima es para engañar a los oprimidos. Le sugiero que tome este comprimido.


1960 DC: Este comprimido es obsoleto y exótico. Llegó el momento de tomar un antibiótico.


2009 DC: El antibiótico lo hace débil e infeliz. Es artificial. He aquí un nuevo tratamiento: coma esta raíz.


---oOo---


Indudablemente hoy se halla en prominente auge la inclusión de novedosas terapias alternativas, insurgen puntos de vista holísticos que rescatan la ancestral sabiduría de la medicina folklórica y atesoran el entorno cultural y social del individuo y su comunidad, se atiende cada vez más a la autonomía y albedrío del usuario de los sistemas de salud en cuanto a sus valores y tradiciones. Una onda new age recorre la medicina. Se deconstruyen los conceptos establecidos. Se mira con sospecha al establishment médico, se mezquina su mérito, se presume su obsolescencia.

Trazar con meridiana precisión los linderos entre lo auténtico de una tradición histórica y la mistificación de una charlatanería no es empresa simple, sin embargo distinguir entre lo luminoso de una vigencia histórica y lo tenebroso de una prédica malsana y oscurantista se impone en esta encrucijada. Esclarecer la colisión de derechos y deberes cuando amenazan la vida de un individuo en nombre de una determinada fe, es tarea urgente. Así como evitar la confusión entre la tolerancia, el diálogo y apertura a la diversidad, imprescindibles en la vida colectiva, con la indolencia, la permisividad o la más escandalosa indiferencia.

Obviamente volver a las raíces no implica el prosaico sentido de la frase. (Eso queda para aprendices de mago como el joven Potter. O para el mismo rey del truco: Mandrake.)

He dicho.





22 comentarios:

sin pepas... dijo...

interesante, lizardo. eres médico y sé que te duele que la gente mire con recelo y presuma obsoleto tu ciencia, pero... la verdad es que muchas veces nos medican para sanarnos de una cosa y los efectos secundarios de la medicina terminan enfermándonos de otras cosas, sin contar que la mayoría de las veces no nos curan del mal que nos hizo acudir a la puerta del galeno en busca de alivio para mitigarlo. en resumen, en vez de tener uno, terminamos adicionando más enfermedades y nuestros gabinetes se llenan de frascos de pastillas que cuando acordamos, debemos pasarlos de a montón porque si lo hacemos de uno en uno se nos va el día en el intento

dices que "...volver a las raíces no implica el prosaico sentido de la frase"; si existe una comunión entre ambas, la ciencia y los recursos altenativos, la medicina folklórica como dices, ¿cuál es esa?

¿cómo se sanan nuestros hermanos de los andes, de la selva, en lugares en donde no existe un hospital en cientos de kilométros a la redonda? ¿no es acaso con las hierbas? ¿no es acaso con alternativas de fe?

y que conste que estoy preguntado a lizardo, el metiche de siempre que se abstenga

Anónimo dijo...

...Gracias por el swing de tus reflexiones. Sensibles y escritas con trato amable hacia el lenguaje. Realmente las disfruto mucho.
A.-

Lizardo dijo...

Vayamos por partes. Debe distinguirse entre la medicina como técnica y arte y los sistemas de atención de salud con la serie de dificultades que cualquier sistema de semejantes dimensiones y ocupado de temas tan delicados y que implican interacción humana, acarrea. Sería obtuso negar beneficios de la ciencia aplicada a la medicina como las vacunas o los antibióticos. Pero evidentemente hay patologías distintas y donde la complejidad no se agota en lo biológico y donde tienen algún rol, que somos los primeros en reconocer, las terapias alternativas. Por ejemplo, una depresión reactiva y leve puede ir mejor sin ningún tratamiento farmacológico (con sólo psicoterapia o con alguna terapia alternativa) pero a una apendicitis o a una hemorragia cerebral no le vamos a aplicar acupuntura ni flores de Bach, obviamente. Lo que se trata es de discernir situaciones problemáticas: por ejemplo un niño al que se le niegan antibióticos que lo salvarían de la muerte por una alegada fe o charlatanes embaucadores que a sabiendas engañan a sus inocentes víctimas.
No se debe confundir tampoco la carencia de acceso a los servicios de salud con una virtud: un poblador andino podrá usar una yerba como cualquiera de los que tenemos ese acervo lo hacemos para calmar un cólico de gases pero si se trata de una meningitis y no tiene acceso a servicios, usará también una yerba pero no por virtud, sino por la injusta ausencia de servicios de salud -y la criatura con meningitis morirá o quedará discapacitada-.
Ciertamente, la medicina como toda profesión humanista y progresista debe ver en estas circunstancias de diáspora de pacientes, de descrédito de la Orden, un motivo de reflexión y de crítica: a lo mejor saturados de tecnología y sofisticación, envanecidos por ellas, muchos hemos olvidado que la esencia de la medicina no radica en una píldora y tampoco en una raíz medicinal: radica en el encuentro abierto y comprometido de dos seres humanos en el duro trance del sufrimiento y el dolor. A eso apuntaba cuando afirmo que volver a las raíces no debe ser una prosaica literalidad.
En diversas épocas de la historia la profesión médica ha sido objeto de una serie de sentimientos encontrados, como es esperable ante personas dedicadas a los ajetreos más extremos de la vida, la salud, la enfermedad, y la muerte. Por eso, cuando alguna vez afirmé en un post que el médico estudia para ser médico y el paciente no estudia para ser paciente, no se trata en absoluto de una arrogancia ni de un desaire, al contrario: es el señalamiento de la enorme responsabilidad que exige el haber escogido ser médico. Pacientes, todos, en algún momento lo hemos sido o lo seremos.
Gracias por sus comentarios y excusas por lo dilatado del mío.

Lizardo dijo...

Interesante punto de vista sobre terapias herbales:
http://brainblogger.com/2009/10/16/if-herbal-medicine-is-medicine-shouldnt-it-be-treated-as-such/

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Nadie en su sano juicio negaria los evidentes beneficios del la medicina, y de los avances médicos en casi todas las áreas. Ahora bien, y desde luego, en unas áreas mas que en otras. Concretamente en psiquiatria quizás en lo único que se ha avanzado es en un trato mas humano, cambiando unos procedimientos por otros, lo físico y mecánico, por lo químico. Ahora como medicina me parece un pobre avance, teniendo en cuenta que lo que es curar, no se cura nada. Las hipótesis explicativas que manejan son indemostrables y solo tienen cierta validez aparente, los diagnósticos en algunos casos destilan hasta la ideología de quien los hizo y describió, algunos procedimientos son directamente brutales, la iatrogénia está a la orden del día, se saltan principios científicos sin sonrrojo (si el niño hacia esto, y despues de medicarlo ya no, es que antes estaba enfermo...). Francamente un desastre.
Obviamente, mejor que exista la disciplina, porque aquí ocurre como en otras áreas, da escalofríos pensar en quien vendría a sustituirla (si son los psicologos, que Dios nos coja confesados, y ojo, soy psicologo), pero desde luego, urge un cambio, urge darle otro sentido y creo esencial empezar a cambiar precisamente su esencia médica, para dejar de hablar de depresiones reactivas, como si las endógenas (estas, esencialmente son aquellaas en las que el psiquiatra no sabe o no cree que hay motivos para que la persona reaccione así..) tuvieran entidad suficiente qeu justificara las hipótesis mas biologicistas, de la psiquiatria mas añeja e inmovilista.
Espero que no le moleste mi opinión, que es solo eso, y que me encantaria que fuera totalmente rebatida ya que no dejo de ser un potencial usuario de los servicios sanitarios.
De las hierbas no voy a decir nada, no me interesan en absoluto. Solo me preocupa que en la misa frase incluya las hierbas y la psicoterapia.
Un saludo.

Tony Chávez Uceda dijo...

Debo aunarme a algunas de las observaciones de Jesús Rodríguez con respecto a algunas de las deficiencias de la psiquiatría. Pero recordemos también que la psiquiatría es una de las especialidades más atacadas y vilipendiadas por aquellos que temen que se demuestre, finalmente, que no existe alma ni dioses, que solo existe la mente como acción de nuestras neuronas. También está el gran lobby de la industria farmacéutica, que aumenta el prejuicio contra la terapéutica psiquiátrica, casi conviertiéndola en una "búsqueda farmacológica de la felicidad". Y también tenemos la creciente apología de la ignorancia, alimentada por todos los grupos de poder, ya que un pueblo enfermo, temeroso e ignorante es más fácil de gobernar.
Pero la ignorancia y la mentira deben tener alguna conexión con el centro del placer en el cerebro. Nos encanta que nos engañen, nos encanta escuchar chapucerías, nos divierte el vulgo y la vulgaridad. Bueno, como diversión está bien, pero a la hora de tomar decisiones tan importantes como enfrentar una enfermedad, entonces realmente estamos poniendo en riesgo nuestra vida o integridad.
Cuando me tocó enfrentar al cáncer, pude ver de cerca la enorme capacidad del ser humano de llegar a lo más noble, y en otros casos, llegar a las peores bajezas. Vi a personas que luchaban por su vida, no con un tétrico lirismo, si no con una cuerda valentía, pero también vi a aquellos que se tomaban el macerado de 11 raíces y la dieta macrobiótica, y atribuían a estas pociones la cura de su enfermedad, y no a la quimioterapia que ocasionalmente cumplían. Vi a personas llenas de agradecimiento a los médicos y enfermeras, y vi a aquellos que achacaban todos y cada uno de los males y complicaciones a los "efectos colaterales" de los antineoplásicos, como si la enfermedad no existiese y al final todo fuese la culpa de los facultativos.
Admiro mucho el apelo de Lizardo a volver a las raíces de la medicina. La medicina tuvo la enorme virtud de darle algo de control al ser humano por su destino, frente al curanderismo y al delirio de la religión. Debemos simplemente contrarrestar el mercadeo de la anti-medicina con el mercadeo de la medicina. Contrarrestemos el mercadeo de la ignorancia y la brutalidad, con el mercadeo de la ilustración y la cultura. Sí, hablo de mercadeo porque hay quienes invierten millones para lo contrario.

sin pepas... dijo...

jesús, si las hierbas no te interesan en absoluto, ¿qué usas para curarte de los males que te aquejan? porque me imagino que no eres un super hombre que no se enferma de nada, ¿verdad? casi todas las medicinas de las farmacias provienen de alguna hierba, vegetal o fruta

lizardo, es cierto: no se estudia para paciente y personalmente, reconozco ser un completo desastre como tal. la medicina alternativa, como el uso de hierbas, aromaterapia, acupuntura, y sobretodo, una buena nutrición, me mantienen lejos de los hospitales y así quiero siempre estar. eso, claro, no quiere decir que no acudiré a ellos si se trata de algo grave como los casos que mencionaste

gracias por tus respuestas

Lizardo dijo...

Amigo Jesús: Agradezco su comentario pues permite enriquecer el post que era breve y relacionado a la medicina en general. Obviamente no seré yo quien se moleste, menos aún por la opinión de mis lectores. Lamenta Ud. que la psiquiatría no cure nada, permítame aunarme a Ud.: largo será el plañido pues deberemos seguir con la medicina en general que, con excepción de algunos problemas infecciosos y quirúrgicos, sigue sin curar ‘nada’: epilepsias, conectivopatías, autoinmunes, degenerativas, endocrinas, genéticas, ateroescleróticas, idiopáticas como diabetes e hipertensión esencial, neoplasias… Tampoco se curan las psicosis y sería mezquino borrar de un plumazo todo lo que, por mínimo que sea, se ha hecho desde la ciencia médica. Y yo no creo que Ud. incurra en tal mezquindad.
Acto seguido Ud. revisa las hipótesis explicativas que no han avanzado demasiado en los dos siglos de historia de la psiquiatría. Griesinger decía que el conocimiento de las enfermedades mentales se encontraba en el mismo estado que las enfermedades del pecho antes de Laënnec (inventor del estetoscopio: dos tubitos con un embudo). ¡Y Griesinger vivió hace más de un siglo! Seguramente estudiar y comprender el cerebro y la mente implica más que tubitos con un embudo. Pero eso no depende únicamente de los psiquiatras, puesto que la psiquiatría como la medicina, es aplicación de la ciencia: arte y técnica –hubiera sido como culpar a los ‘cardiólogos’ antes de Laennec y aún antes de Harvey, por no tener hipótesis satisfactorias sobre las dolencias cardiacas-. La ciencia madre de la medicina es la fisiología y, en el caso sobre todo de la psiquiatría, también la psicología. En la medida en que se conozca mejor el funcionamiento del cerebro y de la mente sin duda se ensayarán mejores hipótesis.
No es este el lugar para extenderme sobre errores y aberraciones históricas de la psiquiatría: la medicina como actividad humana y social ha tenido errores: sangrías, pus laudable, sanguijuelas, triacas, etc. La psiquiatría ha tenido fallos lamentables y los tiene. Aquí los hemos y seguiremos denunciando. Probablemente en algún momento la psiquiatría desaparecerá con tal nombre, el problema no es ése. No asumimos una fanática defensa de la psiquiatría sino su crítica. Por supuesto, Ud. no confundirá a la nosología con la nosotaxia: las enfermedades mentales existen –nosología- y no porque lo diga el abusivo DSM que es un intento de clasificarlas –nosotaxia-. Pero sin esa falible nosotaxia ni siquiera podríamos dialogar. Ud. alude a la mención que hicimos de la depresión ‘reactiva’: no es el mejor ejemplo pero lo usamos –ahora con las necesarias comillas- como ejemplo cercano y comprensible. Pudimos haber puesto trastorno somatomorfo por dolor o fibromialgia como ejemplos. La hipótesis unitaria de la depresión no es la mejor y endógeno y exógeno son maniqueos conceptos. La mayoría de casos se ubican entre ambos extremos. ¿Acaso hay alguien que no tenga problemas en su existencia para asumir ineluctablemente lo endógeno? ¿Acaso no hay personas que aún con severos estresores no se deprimen lo que relativiza lo exógeno? Pero este ejemplo Ud. no sólo lo critica por tal inexacta dicotomía: afirma que incluyo en la misma línea a hierbas y a psicoterapia lo cual es falso. Digo: “una depresión reactiva y leve puede ir mejor sin ningún tratamiento farmacológico (con sólo psicoterapia o con alguna terapia alternativa)…”, esto es, menciono dos ejemplos de diversas terapias. Ud. dice que las hierbas no le interesan y es su derecho. Pero a mí la farmacoterapia y la psicoterapia me interesan como a multitud de psiquiatras –y también me interesan otras terapias adicionalmente-: no asumirá Ud. que la psicoterapia es feudo de los psicólogos solamente, no lo creo capaz de tal aserto.
Finalmente, excusándome por mi dilatada intervención que debe ser entendida por el interés que la suya ha merecido, le diré que no trato de rebatir su opinión sino de hallar puntos de concierto en tanto profesionales de la salud mental como somos. Un abrazo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Por supuesto. Y lo que ha dicho usted que yo no he dicho, pues eso no lo he dicho.
En cuanto a las hierbas y demás, reitero, en el campo es donde único me interesan, y por suerte, no se quien es mi médico de cabecera (digo por suerte, por lo obvio que implica no conocerlo).
En cuanto a lo que menciona sobre la psiquiatría, básicamente de acuerdo, aunque con matices.
No se usted, pero a mi me da la impresión que en cuanto a comprensión y solución, no se ha avanzado NADA. En una diabetes muchísimo, hay diferentes tipos de insulinas y ya estamos hablando de regerar los islotes. Eso es avance, eso es tener una buena hipótesis y una buena teoría sobre como se enferma, y que lo provoca.
¿Que tenemos en psiquiatría? Modelos ratoniles del enfermar?. Me temo que si. Y siguen empeñados en que mente=cerebro.
Ojo, cuidadín, que no pretendo meter en el mismo saco a toda la psiquiatría. Pero me temo que si a la dominante. De hecho a quienes mas admiración como profesional profeso, son psiquiatras en su mayoría, pero desde luego, de estos que lo reducen a las neuronas, a la fisiología, y a los DSM. ¿Como que no se puede hablar sin utilizar una nosología?. Habrá que hablar mas,y mejor. Hablar de la vida de la persona, de su contexto y de como és, para explicar lo que le pasa, y no quedarnos en que tiene fibromialgia.
En cuanto a la fracesita "con solo psicoterapia" pues ya implica algo, y "alguna terapia alternativa" pues implica otro algo. Por supuesto que los psicologos no somos los únicos en poder hacer psicoterapia, la hacen hasta los homeópatas, que luego atribuyen las mejorías a las hierbas del campo. Aplaudo y admiro a los psiquiatras que hacen psicoterapia, pudiendo no hacerla. Y lo digo con toda franqueza y le aseguro que absoluta admiración. Yo no tengo la alternativa de no hacerla, de hecho es lo único que puedo hacer. Un psiquiatra podría no hacerla y cuando la hace, esta escogiendo el camino mas complicado y menos económico. Pero estará usted de acuerdo que no es lo mas frecuente, desgracidamente.
De resto, un placer poder conversar con Usted, y muy agradecido, se lo aseguro, por la molestia que se ha tomado en contestar.
Un abrazo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Por supuesto. Y lo que ha dicho usted que yo no he dicho, pues eso no lo he dicho.
En cuanto a las hierbas y demás, reitero, en el campo es donde único me interesan, y por suerte, no se quien es mi médico de cabecera (digo por suerte, por lo obvio que implica no conocerlo).
En cuanto a lo que menciona sobre la psiquiatría, básicamente de acuerdo, aunque con matices.
No se usted, pero a mi me da la impresión que en cuanto a comprensión y solución, no se ha avanzado NADA. En una diabetes muchísimo, hay diferentes tipos de insulinas y ya estamos hablando de regerar los islotes. Eso es avance, eso es tener una buena hipótesis y una buena teoría sobre como se enferma, y que lo provoca.
¿Que tenemos en psiquiatría? Modelos ratoniles del enfermar?. Me temo que si. Y siguen empeñados en que mente=cerebro.
Ojo, cuidadín, que no pretendo meter en el mismo saco a toda la psiquiatría. Pero me temo que si a la dominante. De hecho a quienes mas admiración como profesional profeso, son psiquiatras en su mayoría, pero desde luego, de estos que lo reducen a las neuronas, a la fisiología, y a los DSM. ¿Como que no se puede hablar sin utilizar una nosología?. Habrá que hablar mas,y mejor. Hablar de la vida de la persona, de su contexto y de como és, para explicar lo que le pasa, y no quedarnos en que tiene fibromialgia.
En cuanto a la fracesita "con solo psicoterapia" pues ya implica algo, y "alguna terapia alternativa" pues implica otro algo. Por supuesto que los psicologos no somos los únicos en poder hacer psicoterapia, la hacen hasta los homeópatas, que luego atribuyen las mejorías a las hierbas del campo. Aplaudo y admiro a los psiquiatras que hacen psicoterapia, pudiendo no hacerla. Y lo digo con toda franqueza y le aseguro que absoluta admiración. Yo no tengo la alternativa de no hacerla, de hecho es lo único que puedo hacer. Un psiquiatra podría no hacerla y cuando la hace, esta escogiendo el camino mas complicado y menos económico. Pero estará usted de acuerdo que no es lo mas frecuente, desgracidamente.
De resto, un placer poder conversar con Usted, y muy agradecido, se lo aseguro, por la molestia que se ha tomado en contestar.
Un abrazo.

Lizardo dijo...

Amigo Jesús:
Celebro la existencia de matices porque sino, no estaríamos dialogando y sería aburrido y monocorde todo. No diré demasiado pero sin duda Ud. se decidió por la psicología y yo por la psiquiatría porque nuestro campo de estudios no es el páncreas ni se parece al páncreas, ¿verdad? Pésame como a Ud. que existan tantos psiquiatras reduccionistas "mente=cerebro". Pero tampoco se puede eliminar el "cerebro" de esa ecuación: el relieve que se dé a cada componente ya es cuestión de las diversas tendencias que en cada rama del conocimiento hay que saber tolerar y valorar. Por supuesto, no se trata de física ni de matemática y la ecuación es una metáfora, no un axioma.
Lo que decía es que para hablar de nosología debe haber un mínimo de nosotaxia, no que no se pueda hablar de nada sin el DSM, claro está.
Temo haberlo incordiado con lo que Ud. llama 'frasecita' y donde Ud. ve 'algos' que yo no veo. Yo destaco la existencia de cuadros que pueden mejorar con sólo psicoterapia, hay otros cuadros que se pueden beneficiar de terapias 'alternativas', hay cuadros que se benefician de combinaciones de terapias y problemas que requieren sólo terapias biológicas y 'problemas' que tal vez sólo requieran nada, hacer nada. Pero más que cuadros y patologías hay seres humanos que requieren en diversas circunstancias uno u otro tipo o combinación de afrontes y en buena hora que, con conocimiento de causa, las personas puedan escoger.
Me congratulo mucho de poder dialogar con Ud. Jesús, y soy yo quien le agradezco.

Lizardo dijo...

sin pepas:
Cuando digo que no se estudia para ser paciente no digo que los pacientes sean ignorantes sino que ser paciente es una condición humana que no se beneficia de conocimiento libresco ni hay academia para ello. Nadie escoge ser paciente pero sí se escoge dedicarse al cuidado de las personas enfermas: esto último es una gran responsabilidad. Por tanto, se puede y se debe exigir y esperar de quienes han escogido ser profesionales de la salud y se han preparado para ello. No es el médico o la enfermera quien deba esperar o exigir cosas del paciente, quien además se halla en el trance desasosegante de la enfermedad.
Tony:
Valoro siempre el testimonio de tu vivencia con la enfermedad y que te ha permitido conocer y conocerte más. Coincido en que necesitamos hacer buena medicina y permitir que más gente acceda a ella y la conozca. Ars longa, vita brevis.
Saludos.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Ok. Reconozco estar mas que harto del típico psiquiatra que plantea que "bueno te tomas la medicación, y luego haces psicoterapia con tal psicologo, que total por unas charlitas no te va a pasar nada". Le pido disculpas por la evidente impertinencia.
Las terapias alternativas para mi, ni mentarlas. Quiero decir que todavia estamos discutiendo el valor terapeutico de los antidepresivos, ya que es complicado afinar los estudios para saber si las mejorias cuando se dan, son atribuibles al principio activo del medicamento, a factores comunes, a placebo, a factores inespecíficos....Y eso que queda claro que si me tomo un bote de Xerozat, lo voy a pasar muy mal. Si me tomo uno de Flores de Bach, hasta me alimenta... ¿me habla de plantas o de terapias alternativas?. Si además estamos tambien con el mismo lio para saber si son las tecnicas que empleamos en psicoterapia las que provocan el cambio (cuando lo hay) y no los factores que antes mencíoné, en mi vida se me ocurriria remitir a nadie del gremio de los altenativos ni para compartir un parchís. Ahora bien, si el paciente cree que su mal consiste en que le han echado un mal de ojo, no tengo problema en remitirlo a su budú de cabecera o lo que sea (aquí son curanderos).
Por supuesto que el cerebro entra en la ecuación, y que cada cosa tiene su "peso". Sin cabeza no se puede estar deprimido desde luego. Y sin cuerdas vocales no se puede cantar. Ahora bien, expliquemos un Aria mirando unas cuerdas vocales. Expliquemos la Odisea mirando cada letra. Por tanto expliquemos la mente mirando la neurona. Me parece que en esto podemos estar de acuerdo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Y por supuesto que hay problemas que se solucionan mejor con unas terapias y otros con otras. ¿Me puede explicar entonces como es posible que existan tan brutales índices de personas medicadas durante décadas con tranquilizantes?. ¿Ha tenido algo que ver el hecho de que las cosas no estan tan equilibradas en la realidad?¿es o no es un reflejo del disparate absoluto al que se ha llegado medicalizando la vida y sus problemas el que existan cada vez mas clinicas psiquiatricas especializadas en curar la adicción a los mismos psicofarmacos que ellos mismo prescribieron?.¿Es o no es un desequilibrio increible de que en España se pasara de vender una tonelada de anfetamínicos a siete toneladas en menos de diez años, muchas de esas toneladas dedicadas a tratar la hiperactividad?.
Lo que está pasando es gravísimo, veo gente a la que han chantajeando amenazando con quitar niños de colegios si no los medican. ¿Tengo o no tengo motivo para estar, como lo diría, preocupado?. Cuando le planteo a un padre o a una madre, que lo que le pasa al niño, tiene que ver sobre todo con lo que pasa en casa, con que nadie le pone ni le ha puesto límites, y esos padres acceden a los miles de artículos que "venden" la hiperactividad, ¿que hago?. Lo que hago ahora es recordarles que soy un modestísimo y simple psicólogo, y que todas esas opiniones, aún siendo solo tales, son de gente mucho mas preparada que yo, cosa absolutamente cierta. ¿Que cree que va a hacer un padre o una madre? ¿y cuando les recetan compuestos hormonales para que dejan de hacerse pis en la cama?.
Y el problema, es que como dice usted, no hablamos del páncreas,donde hay una buena teoría que explica su funcionamiento. Aquí hablamos de teorías que están cogiditas con pinzas, saltándose unos cuantos principios científicos. ¿O me equivoco?.
Si ya en general la gente suele estar deseando acogerse a la solución mas sencilla, y que además les exculpe, ¿no cree que la psiquiatria tendría que moderar el discurso y ser mucho mas crítica de lo que es?¿no cree que tendría que hablarse mucho mas del abuso que se está haciendo de "la esplicación biológica"?. ¿No cree que ese uso y abuso está llevando a que exista un porcentaje de personas que realmente han enfermado debido a la iatrogénia?, personas que hubieran tenido un proceso normal si no se hubiera hecho nada, como bien dice usted.
La psiquiatria, y en menor medida la psicologia, tienen un gran poder, y por tanto una gran responsabilidad, y deberían de hablar mucho mas de estas cuestiones, y no solo en revistas científicas. Esto que digo debería de ser vox populi. Pero no lo es. Por corporativismo, por estupidez, por interés, no lo es. Y está teniendo consecuencias funestas.
Una vez mas, muy agradecido.
Un abrazo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Y por supuesto que hay problemas que se solucionan mejor con unas terapias y otros con otras. ¿Me puede explicar entonces como es posible que existan tan brutales índices de personas medicadas durante décadas con tranquilizantes?. ¿Ha tenido algo que ver el hecho de que las cosas no estan tan equilibradas en la realidad?¿es o no es un reflejo del disparate absoluto al que se ha llegado medicalizando la vida y sus problemas el que existan cada vez mas clinicas psiquiatricas especializadas en curar la adicción a los mismos psicofarmacos que ellos mismo prescribieron?.¿Es o no es un desequilibrio increible de que en España se pasara de vender una tonelada de anfetamínicos a siete toneladas en menos de diez años, muchas de esas toneladas dedicadas a tratar la hiperactividad?.
Lo que está pasando es gravísimo, veo gente a la que han chantajeando amenazando con quitar niños de colegios si no los medican. ¿Tengo o no tengo motivo para estar, como lo diría, preocupado?. Cuando le planteo a un padre o a una madre, que lo que le pasa al niño, tiene que ver sobre todo con lo que pasa en casa, con que nadie le pone ni le ha puesto límites, y esos padres acceden a los miles de artículos que "venden" la hiperactividad, ¿que hago?. Lo que hago ahora es recordarles que soy un modestísimo y simple psicólogo, y que todas esas opiniones, aún siendo solo tales, son de gente mucho mas preparada que yo, cosa absolutamente cierta. ¿Que cree que va a hacer un padre o una madre? ¿y cuando les recetan compuestos hormonales para que dejan de hacerse pis en la cama?.
Y el problema, es que como dice usted, no hablamos del páncreas,donde hay una buena teoría que explica su funcionamiento. Aquí hablamos de teorías que están cogiditas con pinzas, saltándose unos cuantos principios científicos. ¿O me equivoco?.
Si ya en general la gente suele estar deseando acogerse a la solución mas sencilla, y que además les exculpe, ¿no cree que la psiquiatria tendría que moderar el discurso y ser mucho mas crítica de lo que es?¿no cree que tendría que hablarse mucho mas del abuso que se está haciendo de "la esplicación biológica"?. ¿No cree que ese uso y abuso está llevando a que exista un porcentaje de personas que realmente han enfermado debido a la iatrogénia?, personas que hubieran tenido un proceso normal si no se hubiera hecho nada, como bien dice usted.
La psiquiatria, y en menor medida la psicologia, tienen un gran poder, y por tanto una gran responsabilidad, y deberían de hablar mucho mas de estas cuestiones, y no solo en revistas científicas. Esto que digo debería de ser vox populi. Pero no lo es. Por corporativismo, por estupidez, por interés, no lo es. Y está teniendo consecuencias funestas.
Una vez mas, muy agradecido.
Un abrazo.

Lizardo dijo...

Impresionantes y recientes revisiones sobre algunas de las así llamadas terapias alternativas:

http://pacotraver.wordpress.com/2009/10/19/medicina-energetica-2/

Y otro amplio y desmitificador sobre el efecto placebo:

http://www.wired.com/medtech/drugs/magazine/17-09/ff_placebo_effect?currentPage=all

Muy recomendables.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

El primer enlace ya lo habia leido y francamente, dado el objeto y objetivo del blog de Paco Traver, no creo que tenga nada que ver en la discusión.
El otro link me lo miro.
En cuanto al resto, se sobre entiende que hay acuerdo, por aquello de que "el que calla, otorga" :-).
Un saludo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Pues también conocía ese link.
En cualquier caso un placer...

Lizardo dijo...

http://www.theness.com/neurologicablog/?p=1095

Este otro enlace sobre homeopatìa, reciente y adobado, tambièn merece visita.

sin pepas... dijo...

gracias por los links, lizardo, muy interesante. por otro lado, quisiera decirte que sí agradezco a la ciencia médica por los beneficios que me brindan, pero busco por otros lados porque no me agrada que me atiborren de cosas que me perjudican otros órganos. afortunadamente hay alternativas y no creo que eso deba ser motivo de ofensa para ningún galeno

gracias por la comprensión

jesús creo que resultó poeta

Lizardo dijo...

Amigo Jesús:
Ha establecido Ud. su postura, gracias por compartirla. Varias situaciones, como puede ver, nos merecen similares atingencias. Otros aspectos han sido tocados en otras entradas del blog y seguirán siendo aludidas en mejor amplitud y enjundia que en esta escueta entrada.
Gracias nuevamente.

Lizardo dijo...

sin pepas:
A tu elegido apelativo honras y saludo tu postura ante las dolencias y achaques comunes.
Sea esclarecido que por 'pepas' te refieres a las pastillas, grageas, comprimidos, tabletas y otros adminículos farmacéuticos. No es que te definas como un fruto blandengue y sin semillas.
Craso error sería asimilar fármacos a profesión médica aunque penosamente muchos de los médicos así lo hacen. Como decía, volver a la raíz, no implica comer raíces simplemente, pues la esencia de la medicina no es el medicamento. Esa será la esencia de la respetable ciencia farmacéutica pero no de carrera médica.
Bienvenida la crítica, pues. Saludos.