sábado, 14 de marzo de 2009

Marilyn Monroe y publicidad psicofarmacológica





Por supuesto M.M. es mi ícono y ella inspiró el único poema que al parecer he escrito. Por eso, tras los avisos de clorpromazina, he recordado esta ingeniosa publicidad reciente de divalproato asociado a la imagen de M.M. por su condición de DI-VA. Y es producto peruano, además.


El divalproato es un estabilizador de ánimo y de la impulsividad además de antiepiléptico. Quizá podría haber ayudado más a M.M que la interminable prescripción de barbitúricos que le propinaba su psiquiatra y psicoanalista Ralph Greenson. Incluso, en alarde de pensamiento contrafáctico, una sobredosis no la habría fulminado.


Pero el valproato también llegó tarde a la vida de M.M. Su utilidad clínica empezó a descubrirse recién al año siguiente de su muerte.

2 comentarios:

Tony Chávez Uceda dijo...

Una cosa lamentable es que se entienda que diva tiene más relación con poses y supuesta belleza caprichosa, que con el bel canto. Sería increíble que el Divalproato, luego de su ingestión, pudiese lograr que la fémina en cuestión fuera capaz de entonar sin un error los salvajes intervalos de la reina de la noche en la "Fluta Mágica de Mozar": La venganza infernal bulle en mi corazón..."

http://www.youtube.com/watch?v=02yf6RHIQjQ

Ah, sería orgásmico, una competencia para el viagra...

Por otro lado amigo mío, no creo que el poema de Marilyn sea lo único que hayas escrito, es más, en mi obra inédita aun, Diálogos con un joven Poeta, voy a pedir tu autorización para usar algunos de tus poemas, que serán los únicos que citará el notable protagonista, Godofredo Hoffman Benitez.

Un abrazo.

Tony

Lizardo dijo...

Godofredo Hoffman Benítez, inmejorable nombre para un héroe literario, no cabe duda. Espero noticias prontas. Gracias.