sábado, 26 de septiembre de 2009

Las monomanías de Esquirol & los monómanos de Géricault





Jean Etienne Dominique Esquirol (1772-1840) fue el más conspicuo discípulo de Philippe Pinel. A partír de la 'manie sans delire' de su maestro acuñó el término 'monomanie': Esquirol concebía bajo este término a una afección cerebral crónica, sin fiebre, caracterizada por la afectación parcial de una de las capacidades mentales: el intelecto o el ánimo o la voluntad. El término esquiroliano no duró empero mucho, como nos lo recuerda Berríos en su monumental The history of mental symptoms, pues fue abolido en 1854 en una Reunión de la Societé Médico-Psychologique parisina. Empero, las 'idées fixes' (ideas fijas) como núcleo de las monomanías, esto es, impulsos intensos, irrefrenables, que avasallaban la conciencia empujándola a la acción irreflexiva y compulsiva, se mantuvieron como númenes psicopatológicos por luengo tiempo.

Pero en ese interín, Étienne-Jean Georget (1795-1828), discípulo predilecto de Esquirol, enriqueció el término monomanía e incluso hizo plasmar en el lienzo para fines didácticos los rostros de varios pacientes afectados supuestamente de tipos varios de monomanía. Para tal fin escogió a un contemporáneo suyo: el pintor Théodore Géricault (1791-1824) quien inmortalizó a diez individuos afectados de tal padecimiento.

Se conoce que el mismo Gericault habría padecido de un cuadro depresivo con sintomatología psicótica durante su edad juvenil más temprana y por rama materna familiares suyos tuvieron asimismo padecimientos psiquiátricos. Tal vez ello lo animó más a aceptar el encargo de Georget. Se sabe que fueron diez las pinturas ejecutadas pero han perdurado cinco hasta nuestros días:


Monomanie del'envie (Monomanía de la envidia)





Monomanie du vol (Monomanía de robo - Cleptomanía)







Monomanie du jeu (Monomanía de juego - Ludopatía)
 



Monomanie du commandement militaire (Monomanía de creerse militar)





Monomanie du vol des enfants (Monomanía del robo de niños)


Ante estos mudos testimonios de orates de aquel tiempo, ante la intensidad o vacuidad de sus miradas, uno puede preguntarse si Monomanie de l'envie no representa a una paranoide, una parafrénica o una esquizofrénica (a esta paciente solían llamarla 'la Hiena'); o si Monomanie du jeu no retrata acaso a una paciente parkinsoniana incidentalmente ludópata (apréciese su facies de máscara, inexpresiva y la muleta que porta). Se ha afirmado también que Monomanie du commandement militaire retrataría a un paciente obsesivo compulsivo aunque podría ser también un portador de delusiones de grandeza, de rango militar elevado (de hecho se afirma que la caricatura delusiva de los psicóticos que se "creen" Napoleón se habría originado en esta época de la psiquiatría francesa). El irónico, distante, casi sardónico caballero de Monomanie du vol (llamado El cleptómano) ¿sería un psicópata de monta o un irreductible ladronzuelo? Y el caballero circunspecto, tenebroso, de Monomanie du vol des enfants... ¿sería por desventura un pedófilo?

No lo sabremos a ciencia cierta. Géricault falleció muy joven luego de una vida bastante liberal, (llegó a concebir un hijo con la esposa de su tío carnal y la criatura fue dada en adopción), víctima de la ruptura de un absceso tuberculoso espinal luego de caer del caballo. Los óleos de los monómanos los había pintado en los dos años antes su muerte. Georget, quien las encargó, no lo sobrevivió tampoco mucho tiempo. Pero de esas monomanías han sobrevivido términos que incluso tienen implicancia médico legal hasta nuestros días: la cleptomanía, la piromanía, la ninfomanía... Y esos rostros que nos contemplan o evaden nuestra mirada desde hace luengos siglos.

Referencias:

Bynum B. Discarded diagnoses: monomania. Lancet 2003; 362: 1425.

Torpy JM. The madwoman. JAMA 2008; 300: 769.

Harris JC. The obssesion of envy (Monomanie de l'envy) Arch Gen Psychiatr 2003; 60: 764-765.

Healy DG. Did Géricault's 'Woman obssesed with gambling' have Parkinson's disease? Mov Disorders 2007; 8: 1069-1070.

3 comentarios:

Tony Chávez Uceda dijo...

Hum, algunas de esas facies las vi varias veces en el consejo de Facultad, en la FCCMM de la UNT, sobre todo la monomanía envidiosa.

sin pepas... dijo...

ánimo lizardo, ahorita llega la musa... y si no llega, igual sigo entrando y sigo leyéndote

espero que estés bien

Lizardo dijo...

Gracias, colega sin pepas, de hecho ahora vengo recargado. Un saludo.