lunes, 30 de septiembre de 2013

El manicomio "Víctor Larco Herrera" entre 1932 y 1947







Anverso y reverso de la medalla conmemorativa de la fundación del Asilo Colonia de la Magdalena (1918), luego el actual Hospital Víctor Larco Herrera. (Fuente)











Don Honorio Delgado en las postrimerias de su periplo vital. (Foto Caretas)



_____________________________


Aunque el autor del libro de donde transcribimos el texto (Ruiz- Zevallos A. Psiquiatras y locos. Entre la modernización contra los andes y el nuevo proyecto de modernidad. Perú: 1850-1930. Lima: Instituto Pasado & Presente; 1994.) aclara que sus opiniones no coinciden con las del texto incluido en su publicación, su sabor oral merece ser tenido en cuenta, por cuanto el respectivo escriba, Pedro Arbulú, vivió y convivió varios años en el hospital Víctor Larco Herrera, en los años señalados. 

No contamos con una biografía acabalada de Honorio Delgado, convertido ahora en figura totémica de la psiquiatría peruana y, de hecho, tampoco contamos con una historia de la psiquiatría peruana en cuanto a ideas y corrientes y retratada en el proceso social de donde emerge, sino solamente con un pequeño manojo de hagiografías, sahumadas por cada parroquial camarilla de acólitos. Por ello, si la historia es la urdimbre en que se teje la psiquiatría, está pendiente y es urgente discernir nuestra trama: mientras tanto, los psiquiatras del Perú estaremos resignados a la situación en que nos hallamos.




Un paciente asilado camina rumbo a la entrada del Hospital Larco Herrera (Fuente).




Otras entradas relacionadas en este blog: