jueves, 27 de septiembre de 2012

La Arequipa de Honorio Delgado: 1892-1915






Habiéndose conmemorado ayer los 120 años del natalicio de Honorio Delgado, y laborando yo en el Instituto Nacional de Salud Mental que ostenta precisamente el nombre del egregio psiquiatra, no podía pasar por alto la memoria de este evento.

Y es que suele soslayarse que Honorio Delgado, si bien accedió a la plena universalidad por la trascendencia de su pensamiento y obra y la estatura de su magisterio académico y moral, fue de nacionalidad arequipeña y no peruana. 

En nuestro instituto labora una selecta congregación de colegas que ostentan asimismo pasaporte arequipeño y podemos dar fe de su ostensible orgullo por el terruño que los vio nacer.

¿Quién no conoce Arequipa en el Perú? Físicamente uno puede no haber viajado allí pero su nombre no es ajeno para nadie y su nombradía alcanza a todos. 





Arequipa, ubicada a 1000 km al sur de Lima y a una altitud de 2335 m.s.n.m. ha sido ponderada por la hermosura de relicario de su campiña, la enormidad de su tierra agreste, la imponente presencia del cinturón de altos volcanes coronados de nieve que la circunda, y esto, adunado a la violencia de sus terremotos, la rebeldía de sus gentes ante el reto geográfico y las características particulares de su desarrollo socioeconómico, han labrado el carácter de los arequipeños quienes extienden su altivez de modo casi congénito a todos los retos de la vida. Arequipa, cargada de tesoros artísticos e historia, ennoblecida por cédulas reales de España durante la colonia y distinguida por su indómita actitud durante la época republicana, ha recibido justificadamente el título de "Ciudad Caudillo".

Y en esta ciudad vio la luz Honorio Delgado hace 120 años. Su discípulo Javier Mariátegui evoca acerca del vínculo de Honorio con su lar natal: "la añoranza del paisaje, de su campiña, lo acompañó siempre. Huía de Lima en busca de claridad, de algo que asemejara siquiera al cielo arequipeño (...) Sentía un entrañable amor al terruño, evocación nostálgica consistente y un ansia permanente de retorno en busca de la atmósfera espiritual característica de su ciudad."

Del inhallable opúsculo editado por Mariátegui, Quiroz, León, Rey de  Castro y Alarcón: Tiempo, sabiduría, plenitud. Estudios sobre la vida y la obra de Honorio Delgado, impreso por la Universidad Peruana Cayetano Heredia en 1996, extraemos el ensayo "La Arequipa de Honorio Delgado Espinoza: 1892-1915", de autoría de Eusebio Quiroz Paz Soldán.




Tras la lectura del  texto, donde se comenta e ilustra la acendrada influencia de Arequipa en los años formativos tempranos de Honorio Delgado, queda más clara aquella frase que un día escuchamos a una dilecta colega arequipeña: "No en vano se nace al pie de un volcán..."


La Arequipa de Honorio Delgado


NB. Las imágenes de Arequipa antigua circulan en internet sin créditos precisos aunque la tercera se atribuye a Martín Chambi.
_____________



 ENLACE:

 - El interesante y recomendable blog: Diálogos con Honorio Delgado.


Otras entradas relacionadas en el blog:

 - Entradas sobre Honorio Delgado en Desde el manicomio.


6 comentarios:

xoselbrea dijo...

Melodioso nombre el de la elevada Arequipa. Supongo que impresionante enclave y hermosísimo casco urbano.
Arequipeños saludos, amigo Lizardo.

Lizardo Cruzado dijo...

Desde luego, mi estimado amigo, la leyenda afirma que el sonoro y dulce nombre de la ciudad proviene del quechua ari-quepay, "sí, quedaos", palabras con las que el emperador inca Mayta Cápac dio permiso a algunas de sus mesnadas a establecer una colonia en aquel fascinante lugar.
Una ciudad que realmente no se termina de conocer...
Gracias por tu visita.

Gustavo Pérez Domínguez dijo...

Querida ciudad de Arequipa (a pesar de las plagas de ticos); sobre todo excelente sentido de la fiesta: alegría, canto, nostalgias, pisco, y una hospitalidad extraordinaria. Y qué extraño (y envidiable) es ese nacionalismo intensísimo pero pacífico y hasta humorístico de los arequipeños visto desde España...
Un saludo

Lizardo Cruzado dijo...

Mi estimado Gustavo:
Qué gusto recibir tu visita nuevamente. Mira, desde tan lejos tú ya has visitado Arequipa y yo iré recién a fin de año, pero sé que habrá valido la espera.
Sí pues, yo de niño vi unos billetes impresos en Arequipa, supuestamente su "moneda": los "characatos de oro". Y es que ellos ya son independientes...
Un abrazo para ti.

Tony Chávez Uceda dijo...

Amigo tenemos que coordinar por email tu visita a ese precioso lugar. Yo solo estuve una vez, y casi dije Are quipay, Si yo me quedo!!

Lizardo Cruzado dijo...

Ire a fin de año a la Blanca Ciudad y espero no quedarme, je, je, mi querido Tony, y tú ¿cuando dejas África para visitarnos? Nuestro común amigo, el barman Jorge Silva, aguarda anhelosamente tu visita.