miércoles, 22 de agosto de 2012

¡Y nos llegó el PRISTIQ!



Hace pocos días una simpática dama representante de laboratorio farmacéutico nos entregó una sospechosa cajita:



Goloso como soy pensé, ajá, unos kekitos o unos sanguchitos cortesía de "Big Pharma"... Más aún si en la tapa se leía "Creado para ayudarlos a completar su obra maestra" bajo la foto de alguien tocándose el vientre -y quienes me conocen saben que una de mis obras maestras es precisamente mi abdomen-. Pero no, oh, sorpresa:



Eran muestras médicas del flamante antidepresivo (flamante para el Perú): succinato de desvenlafaxina,  PRISTIQ para los amigos.

Suspicazmente se puede pensar que estoy colgándome del PRISTIQ pues una gran porción del más de medio millón de visitas a este blog son de personas que caen desde Google hacia una antigua entrada de este blog escrita precisamente acerca de PRISTIQ. Los comentarios a aquella nota fueron de muy distinta índole: desde los que testimoniaban con el corazón en la mano su agradecimiento a la molécula a aquellos que despotricaban de ella. Fue sorprendente recibir también desde países extranjeros dudas e inquietudes sobre el tratamiento iniciado con PRISTIQ (como si no hubiese sido un psiquiatra el prescriptor o éste fuese inaccesible o, por desventura, afásico). Por supuesto, la tónica general de la entrada era que PRISTIQ no era un mal medicamento pero tampoco la panacea y que los prescriptores debían ser prudentes en su indicación pues a fin de cuentas se trataba sencillamente de un metabolito de la venlafaxina original y advertíamos contra los cantos de sirena de "Big Pharma" pues los tímpanos de algunos colegas son muy tiernos y vulnerables a ellos.

Claro, en el 2009 no se avizoraba aún su arribo por estas distantes tierras, ahora esta entrada es precisamente para saludar embelesados y entusiastas la llegada de PRISTIQ.

Un metanálisis reciente de Coleman y cols. aparecido en la prestigiosa revista CNS Spectrums informa que desvenlafaxina, como era previsible, presenta similar eficacia que venlafaxina y en cuestión de efectos secundarios su ventaja radica solamente en que presenta menor incidencia de náuseas.

Sin embargo en el editorial de la misma revista T. Schwartz rompe lanzas por la desvenlafaxina, revelando, acucioso, aquellos casos (una minoría de pacientes, en sus propias palabras) en los que sería de suma utilidad la desvenlafaxina por encima de venlafaxina:

1. En aquellos pacientes que sufren muchas náuseas con venlafaxina (y cita al inserto del producto, donde se menciona que son hasta el 8% de quienes la consumen).
2. Aquellos que se detectan mediante un análisis genético que son pobres metabolizadores a través de enzimas hepáticas 2D6, esto es, tienen pocas enzimas para convertir la venlafaxina en su metabolito activo: desvenlafaxina, y por tanto debieran recibir de frente la desvenlafaxina. Estas personas serían hasta el 10% de las personas de raza caucásica.
3. En un alarde de erudición farmacológica, Schwartz enarbola un dato de investigaciones in vitro: venlafaxina induce la expresión de una proteína trasportadora (el doble respecto a desvenlafaxina) que dificultaría de algún modo la llegada o permanencia de venlafaxina en el órgano blanco. Schwarz menciona que, hipotéticamente, hasta un 40% de caucásicos tendrían este rasgo, pero no ofrece datos sobre la supuesta significación clínica de este dato.

No cabe duda que sólo en base a estos criterios estrictos los colegas locales prescribirán al nuevo PRISTIQ. Sobre todo porque entre nosotros los caucásicos son un montón y las pruebas para tipificación de genes de citocromo son análisis de rutina.  ¿Y qué hago yo entonces con esta cajita de PRISTIQ?

_______________

ENLACES:

- Coleman KA, Xavier VY, Palmer TL, Meaney JV, Radalj LM, Canny LM. An indirect comparison of the efficacy and safety of desvenlafaxine and venlafaxine using placebo as the common comparator. CNS Spectr. 2012 Aug 13:1-11. 

- Schwartz TL. Metabolites: novel therapeutics or ‘‘me-too’’ drugs? Using desvenlafaxine as an example. CNS Spectr. 2012 Aug 2:1-4. [Epub ahead of print]. (Hay acceso libre al texto completo)


Otras entradas relacionadas en el blog:

'Nuevos' retoños de la risperidona: la paliperidona.

Asenapina: el inminente 'blockbuster'

Psiquiatras & 'Big Pharma': ¿Somos parte del problema o parte de la solución?


13 comentarios:

José Manuel Brea dijo...

Este es el gran problema de los últimos tiempos, la introducción en el mercado de “nuevos medicamentos” que no son tal, sino derivados o metabolitos de otros, que no aportan ventajas terapéuticas y que además son más caros. Con racionalidad, debemos de adoptar una actitud crítica y no dejarnos atrapar por débiles argumentos; o, a modo de paráfrasis de tu pensamiento, amigo Lizardo, evitar que nuestros tímpanos sucumban a farmacológicos cantos de sirena.
Un abrazo

Lizardo Cruzado dijo...

Insistiremos en ello, amigo José Manuel, pues no queda otra: Qui potest capere, capiat!
Un gran abrazo y gracias por tu visita.

Tony Chávez Uceda dijo...

Cis/trans, levo/dextro, des/hidro, estas manipulaciones bioquímicas ya existían desde los tiempos de Pasteur, pero siguen siendo novedosas aun en nuestros tiempo. ¿Por qué será?

Lizardo Cruzado dijo...

Misterios de Big Pharma, amigo mío, je, je.

Anónimo dijo...

Tengo 1 semana que deje PRISTIQ, al principio de mi tratamiento lo amé pero poco a poco me convenci de dejarlo pues me da terror depender de algun medicamento y ya lo estaba experimentando ya que al no tomarlo por 1 o dos días me sentia morir, perdia el equilibrio y de mas situaciones que me imposibilitaban para desarollarme plenamente.

Tengo una semana y el segundo día fue horrible no pude levantarme de la cama, pero hoy ya al noveno dia de no tomarlo me siento bien, solo "algo de nausea" pero soportable y cada vez que me acuerdo de la pastilla y que no la tomé realizo alguna actividad para olvidarlo......

Después de que varias personas incluyendo a mi psicologo me recomendaran dejarlo ya que quién me lo receto fue "mi antigua dermatologa" tan solo porque presente llanto facil al momento en que me dio un diagnostico donde posiblemente tenia varios padecimientos y que debia realizarme 7 estudios de laboratorio, me asuste ya que solo hiba a que solucionara mi ligero problema de acné.
Ese hecho los hizo dudar ahora estooy convencida de que hice bien en dejarlo, lo consumi durante 11 meses y suplire ese medicamento con voluntad y actividad fisica.

Lizardo Cruzado dijo...

Muy claro tu testimonio, amigo anónimo, fíjate que la colega dermatóloga que te atendió se apresuró a recetar un antidepresivo sin evaluar adecuadamente el cuadro o derivarlo (lo primero es que ella te angustió en demasía y en vez de tranquilizarte te propinó Pristiq). Ponte bien y gracias por tu comentario).

Omar dijo...

He estado tomando pristiq por un par de meses y he comenzado a empezar a odiar la situación de confiar mi estado anímico a una pastillita, me ha echo sentir como un yonki y cada vez estoy más convencido de dejarlo y luchar contra este demonio de la depresión con fuerza de voluntad y mucha actividad, espero no equivocarme.

Anónimo dijo...

Me dieron muestras de pristiq para una semana... y tuve que suspender el uso porque no puedo comprarlo. Es muy caro para mí =l
Me fue bien con Efexor cuando estaba afiliado con el seguro pero no me lo quisieron recetar cuando me derivaron al Rebagliati por un supuesto "comité" que no dejaba recetarlo, nunca termine de entender eso, en fin.

Lizardo Cruzado dijo...

En ESSALUD reservan ciertos medicamentos solamente para casos que no han respondido a los fármacos de primera línea, probablemente ese fue el asunto que Ud. menciona. Actualmente hay varias copias alternativas de venlafaxina en el mercado pero Ud. con su médico tomarán la mejor decisión sobre el tratamiento que le convenga.

Anónimo dijo...

Mi mejor amigo empezó a tomarlo hace unas semanas, finalmente se suicidó, no bastó todo el cuidado y atención que se le puso. Creo que al recetarlo se debería hablar directamente con su circulo intimo y poner las cartas sobre la mesa. Se nos ha ido una persona irrepetible.

Lizardo Cruzado dijo...

Es lamentable perder a un amigo que se suicida. La evaluación constante del riesgo suicida es imprescindible en los casos de depresión.
Paz en su tumba.

Anónimo dijo...

Hace un año de la última entrada en este Blog, por lo que no sé si estoy fuera de onda, aunque espero que a alguien le resulte útil mi experiencia. En España el pristiq lo cubre la Seguridad Social, por lo que no es un problema económico. Tengo depresión mayor diagnosticada y, tras un año de tomar prozac, que me producía intensas pesadillas, muy vívidas, el psiquiatra me lo cambió por pristiq. Al principio apenas noté nada, pero poco a poco fui mejorando y hasta hace unos días me iba de maravilla. El lunes se me olvidó tomar una pastilla y, sólo por eso, he tenido un bajón. Tras lidiar durante años contra la depresión "a pelo", esto es, sin medicación alguna, me temo que no podré prescindir de unos o de otros. Leo de una persona a la que la dermatóloga le recetó pristiq para el acné, otros que lo toman para adelgazar... creo que estas cosas deben tomarse con seriedad por los profesionales que las recetan y sólo debería hacerlo un psiquiatra. Yo apenas he tenido efectos secundarios salvo algún dolor de cabeza y sólo tengo pesadillas cuando tomo una copa de vino en la cena, así que para mi ha sido una buena solución. Lo único que me preocupa es esa pastilla que se me olvidó y el bajó siguiente.

Anónimo dijo...

En diciembre asistí a un psiquiatra convencida que estaba en una fuerte depresión, me dio Pristiq y Rivotril, ambos sigo tomándolos y ahora me recomendó me realice un perfil tiroideo y lo haré, pero vine a escribir mi experiencia porque se que quienes están aquí saben de lo que hablo y tengo mucho temor de que me descubran y descubran cosas. En mi primera cita me dijo que el tratamiento sería de seis meses o sea estamos hablando que en junio termino y estoy decidida a hacerlo así pero se que en este momento necesito mucha fuerza para hacer ejercicio y para buscar mis propios métodos para salir adelante. Mi vida no puede depender de una pastilla ni de un doctor.