domingo, 5 de agosto de 2012

Volver







Ay maldita sea me gustaría estar
muerta –absolutamente no existente-
ausente de aquí – de
todas partes pero cómo lo haría
Siempre hay puentes – el puente de Brooklyn
Pero me encanta ese puente (todo se ve hermoso desde su altura
y el aire es tan limpio) al caminar parece
tranquilo a pesar de tantísimos
coches que van como locos por la parte de abajo. Así que
tendrá que ser algún otro puente
uno feo y sin vistas - salvo que
me gustan especialmente todos los puentes - tienen
algo y además
nunca he visto un puente feo.


* * *


Tras un año de análisis

Socorro, socorro.
Socorro.
Siento que la vida se me acerca
cuando lo único que quiero
es morir.


* * *


Sobre las batas de hospital

Mi trasero
desnudo
queda expuesto
al aire
en cuanto me distraigo
atenta
varios
conciertos de Häendel
conciertos de Vivaldi
Benny Goodman


(Textos de Marilyn Monroe. Fragmentos. 
Seix Barral, 2010. Trad. R. Buenaventura)


***

Hoy desperté a las 6 am. absolutamente convencido de que era lunes y apurándome ya para una nueva pero repetida jornada laboral. A los pocos segundos sin embargo advertí con alborozado asombro que acababa de ganar un día en mi vida: era domingo en realidad cuando yo habíame resignado ya al lunes.

Fausto ha sido este minúsculo estupor mío para empezar el día: al punto que me ha decidido a dar el paso y volver. 

Vuelvo por una mujer. Y en este caso, por una que murió hace 50 años y cuyos versos transcribimos arriba. A ella se podrían aplicar estas frases de C. Lispector: "Escribir: salva el alma presa, salva a la persona que se siente inútil, salva el día que se vive y que nunca se entiende a menos que se escriba. Escribir es buscar entender, es buscar reproducir lo irreproducible, y sentir hasta las últimas consecuencias el sentimiento que permanecería vago y sofocante. Escribir es también bendecir una vida que no fue bendecida."

He procrastinado en este tiempo. Se procrastina porque se posterga o porque nos consuela creer que postergamos algo para lo que tal vez ya no haya capacidad ni ganas. Así que mejor procrastinar aquí, ¿no?

Además, si durante la ausencia el blog sigue siendo visitado y suman los seguidores: ¡qué ganas de volver, qué ganas!

Por supuesto -no podría ser de otro modo- habrá más de lo mismo: humor involuntario, redescubrimiento semanal de la pólvora, aspaviento, disfuerzo, matracazo y pocas nueces, eso sí, muy pocas.

Entonces, como decíamos ayer...


__________________

Imagen: Se afirma que la imagen tomada por C. Beaton en 1956 era la fotografía preferida por M.M.


Otras entradas relacionadas en el blog:

- Marilyn Monroe desde el manicomio






14 comentarios:

Betty M. dijo...

Estoy muy contenta, Lizardo.
De verdad, me has alegrado el domingo. Qué bueno que tomaste esta decisión.
Seguidora nuevamente.

Un abrazo,

Karen Noriega (K-M-)

Blog salud mental dijo...

Lizardooooo ¡¡viejo amigo!!!
Tras este largo silencio me decía mi compañera Esther esta mañana en el trabajo que habías "regresado"... y ha sido de lo mejor que me ha pasado esta mañana.

;)

Sólo una duda el "desdeelmanicomio.com" ¿también es tuyo?

Un afectuoso saludo,

César

José Manuel Brea dijo...

Acabo de comprobar este ansiado retorno, amigo Lizardo,felizmente como en un inesperado día de asueto. Y de la mano de la mítica Marilyn...
¡Un fuerte abrazo!

Lizardo Cruzado dijo...

Querida Betty:

Gracias por tu cálida bienvenida. Uno nunca se va de donde es.

Cariñosos saludos.

Lizardo Cruzado dijo...

Amigo César:

Qué gusto conversar contigo nuevamente por este medio. Gracias por tu espontáneo alborozo. Tú sabes que a Saltando Muros y a los amigos del blog siempre los he sentido cercanos en la distancia. Y ahora me permito enviarles y enviarte un abrazo de vuelta. Aquí heme:

LC

Lizardo Cruzado dijo...

Mi querido José Manuel:

Tanto tiempo, amigo mío: fuiste tú el primer amigo blogosférico que desde Iberia recaló en este extraviado blog. Recibir tu saludo al volver me da algarabía y me augura un bienaventurado retornelo.

Un gran abrazo:

LC

Francisco Doña dijo...

Hacía tiempo, no demasiado, pero tiempo hacía desde que, por unas cosas u otras, yo tampoco me detenía lo necesario en cualquiera de los cuatro blogs que en mi insensatez mantengo abiertos. Hasta hoy en que ya no podía aguantar más y tenía que publicar algo, casi lo que fuera, y me decidí por hacer un homenaje a los médicos olvidados aprovechándome de un retrato del padre de Charles Darwin...

Con ilusión me puse manos al teclado hasta poder concluir, medio satisfecho, mi obrita.

Pero entonces, entonces sí que se me alegró el día porque encontré alborozado que ese enlace conservado con añoranza, que permanecía quieto en la parte de abajo de mi lista de blogs, había cobrado vida y ocupaba un puesto destacado en la cabecera de la lista... ¡Qué alegría Lizardo, amigo! ¡BIENHALLADO!

Aquí quedo a la espera de las nuevas entradas, como la que ya nos has regalado...

Gracias por volver Lizardo, y un fuerte abrazo.

Lizardo Cruzado dijo...

Recordado colega y dilecto amigo, Dr. Francisco Doña:

Mucho me distingue el saludo suyo y me compromete. Por goces del espíritu como éste es que volvemos: permítame corresponderle con otro fraternal y emotivo abrazo.

Tony Chávez Uceda dijo...

Que alegría mi estimado amigo, que estés de vuelta para poder disfrutar de tu vasta erudición y tu amplio saber en el campo de la psiquiatría. Yo también estaré de regreso muy pronto.

Lizardo Cruzado dijo...

Mi querido y recordado amigo Tony:
Qué alegría reencontrarme con tu presencia virtual por aquí. Aguardamos también prontas noticias tuyas en la blogósfera.
Un gran abrazo fraternal para ti, por nuestra amistad y por el recuerdo grato de nuestros años de pregrado.

Oscar Martínez Azumendi dijo...

¡Estimado Lizardo!

Me uno la alegría general por el reencuentro inesperado. De vez en cuando me preguntaba inquieto por los motivos del silencio... "procrastinación", una vieja novia. ¡Una satisfacción saberlo!

Un abrazo,

Lizardo Cruzado dijo...

Mi querido Dr. Martínez:

Nuevamente recibir saludos animosos y tonificantes como el suyo, que agradezco muy cordialmente, es otro de los poderosos motivos que me han empujado a volver. Esperamos estar no a la altura de su magistral Psiquifotos, obvio, pero al menos sí a la previa de este humilde blog.
Muy agradecido por su visita.

sin pepas dijo...

juas juas juas, mira pues! regresaste loco! que felicidad! me hiciste acordar del tinterillo con tu (h)eme aqui, y ahora que llegaron los de siempre con sus doctores, dilectos, vasta erudicion, amplio saber y otras hierbas, me he dado un engorde de risa que ni la amenaza del regreso del miope me dejaran bajar

ya era hora que dejaras la vagancia. no es que te extrañara mucho, pero se agradece el regreso

Anónimo dijo...

q bueno