viernes, 18 de junio de 2010

'Pues el tiempo no para', poema de José Saramago






José Saramago (1922-2010). Caricatura de Carlín





Pues el tiempo no para




Pues el tiempo no para, nada importa

que los días vividos aproximen

el vaso de agua amarga colocado

donde la sed de vida se exaspera.




No contemos los días que pasaron:

fue hoy cuando nacimos. Sólo ahora

la vida comenzó, y, lejos aún,

la muerte ha de cansarse en nuestra espera.





---oOo---


"Las miserias del mundo están ahí, y sólo hay dos modos de reaccionar ante ellas: o entender que uno no tiene la culpa y por tanto encogerse de hombros y decir que no está en sus manos remediarlo —y esto es cierto—, o bien asumir que, aun cuando no está en nuestras manos resolverlo, hay que comportarnos como si así lo fuera."



J.S.
En: Otros cuadernos.



4 comentarios:

Susan dijo...

Un post que revela que, tanto en prosa como en verso, José Saramago era un árbol con muchas ramas y profundas raíces.
Has escogido esas palabras que él decía nos llevaban al otro margen del río.
Sus cenizas descansarán debajo de un olivo en su querida isla de Lanzarote.
Un cariñoso saludo Lizardo, gracias.

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias, Susan. Llevaremos juntos este duelo...

Joselo Rondón de la Jara dijo...

Me sumo al duelo por la pérdida de quien nos dio a conocer el evangelio segun su protagonista.
Recuerdo un verano, en un pequeño balneario de Arequipa, en que mientras los domingos toda la cucufatería acudía a misa (entre otras cosas para exhibirse), yo me regocijaba con su herética lectura.
Dr. Cruzado, gracias por los oportunos posts.

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias, Joselo. Saludos.