martes, 31 de diciembre de 2013

La gratitud y el cambio de año








La necesidad humana de señalar hitos en el discurrir del tiempo es común a  todas las civilizaciones desde el principio de nuestra historia. También es común, y así lo corrobora la existencia de palabras equivalentes en todas las lenguas, la costumbre de dar las gracias, de agradecer y de reconocer los dones recibidos. Es pertinente aludir a ambas circunstancias ante este fin y comienzo de año.

J.A. Marina, en su Diccionario de los Sentimientos, hilvana garbosamente estas ideas sobre la gratitud que cito textualmente:

“Los hechos buenos dirigidos a un sujeto provocan gratitud. Este sentimiento es, sin embargo, más complejo de lo que parece,  y merece una cuidadosa atención.

Alguien que tiene la capacidad o los bienes necesarios concede, sin obligación de hacerlo y sin pretender nada a cambio, algo a otra persona. Es la intención del donador lo que transforma una acción o un bien entregado en regalo o don. El receptor puede captar y valorar esa intención, reconocerla como gracia, y experimentar gratitud, un sentimiento positivo hacia el donador, un cierto amor que le impulsa a querer corresponder.

Gratitud es el sentimiento de recibir ese don no merecido, y percibir que el otro es causa de nuestra alegría.  Por eso la gratitud hace bueno a quien la siente: porque reconoce que existe el bien y que hay personas que lo hacen.  Es un ‘amor recíproco’, dice Spinoza. Es ‘trocar benevolencia por benevolencia’.

La gratitud es un sentimiento sometido a alzas y bajas, como las mareas y las cotizaciones de Bolsa. Puede significar el sentimiento debido ante la generosidad –quien no es agradecido no es bien nacido- o puede aparecer como una especie de sumisión confortable y de servilismo aprovechado. Las épocas desconfiadas critican la gratitud porque piensan que no puede haber una acción hecha desinteresadamente y merecedora por ello de agradecimiento. Si todo el mundo va siempre a lo suyo, la gratitud se convierte en un sentimiento de inocentes o crédulos.

La ingratitud no es, por tanto, un sentimiento sino la carencia del sentimiento adecuado.

La gratitud es un sentimiento basado en el recuerdo. Hace que nos alegremos de lo ocurrido. El re del reconocimiento es el mismo re del recuerdo, palabra que procede de cor, ‘corazón’. Reconocer es aunar en nuestro corazón la alegría recibida y la causa de esa alegría.”

Tras este largo introito, hago propicia esta fecha y estas palabras para agradecer efusivamente a Uds., lectores y lectoras amables de esta bitácora, su preferencia, sus visitas y su presencia amical a lo largo de este año 2013 y anticipadamente les agradezco, pues anhelo mantener la amistad y la camaradería de tod@s Uds. en este nuevo año, 2014.

Epicuro recomendaba a sus seguidores que para vivir bien el presente era imprescindible el recuerdo gozoso de lo pasado. Ahora que sideralmente nos encontramos en el mismo lugar que hace un año, pero con un año más de recuerdos y vivencias, les reitero a tod@s Uds. mi aprecio, mi simpatía y estima cordial.

¡Gracias por el 2013! ¡Feliz año 2014!




________________________________


NB: Con un saludo al dilecto colega José Manuel Brea por su amable dardo de fin de año.


PS: Epicuro tenía razón y he aquí, en esta época descreída, la evidencia de los beneficios tangibles de  la gratitud. Este librito en PDF, a publicarse en el 2014, lo demuestra: Watkins PC. Gratitude and the GoodLife. Dordrecht: Springer; 2014.


Otras entradas relacionadas en este blog:

Tres poemas de Su Tung-P'o

- Para empezar el año...

- Primera entrada del año



4 comentarios:

José Manuel Brea Feijoo dijo...

Mi gratitud y mis mejores deseos, querido Lizardo, ya desde 2014. Y que nuestro entusiasmo no decaiga.
Un abrazo.

Tamires Carvalho dijo...

Adoro ler suas postagens porque geralmente me fazem ter vontade de ser uma pessoa melhor.
Nesse texto, especificamente, você fala sobre algo em que acredito, que é o fato de que a gratidão e a ação pelo bem do outro são as melhores formas de nos dirigirmos, rumo ao sucesso e a plena felicidade.
Me sinto honrada de ter a oportunidade de ler suas palavras, mesmo estando tão distante.
Feliz Ano Novo!

Lizardo Cruzado dijo...

Mi gratitud nuevamente a ti, José Manuel, y que todo lo tuyo y de tu gente vaya mejor en este 2014. Un gran abrazo.

Lizardo Cruzado dijo...

Muchas gracias por sus palabras, estimada amiga, y ojalá este blog le siga resultando grato. Un cordial saludo.