domingo, 15 de diciembre de 2013

¿Cuál es la diferencia entre pacientes y psiquiatras?










-¿Cuál es la diferencia entre pacientes y psiquiatras?

- Que los pacientes a veces mejoran.




TERAPIA DE PAREJA


Una pareja acude a terapia de pareja luego de 15 años de matrimonio: el terapeuta pregunta cuál es el problema y entonces la señora se embarca en una prolija descripción de cada riña y discordia sucedidas en los 15 años de matrimonio, con lujo de detalles, y su relato se explaya interminablemente...

De pronto, el terapeuta se levanta de su sillón, rodea su escritorio, toma entre sus brazos a la mujer y la besa intensa y apasionadamente. La mujer, obviamente, queda totalmente atónita.

El terapeuta voltea hacia el esposo y le dice: ¿Ve?, eso es lo que su esposa necesita, y al menos tres veces a la semana: ¿se podrá eso?

El esposo piensa un instante y replica: ok, los martes y jueves la voy a traer a su consulta, pero los sábados no puedo porque yo juego fulbito.




UNA PACIENTE


Una mujer joven acude al psiquiatra y plantea su problema:

- Doctor, ayúdeme, cada vez que tengo una cita con un hombre, acabo teniendo relaciones sexuales con él y luego me siento culpable y deprimida por muchos días...

-Entiendo -dice asintiendo comprensivamente el psiquiatra- lo que Ud. desea es encontrar una fórmula para disminuir su impulsividad y así resolver este problema.

-¡No, doctor, usted no entiende! -replica la mujer- lo que yo quiero es que me ayude para no sentirme culpable ni deprimida después.




PSICOANÁLISIS Y GÉNERO


- ¿Porqué el psicoanálisis es más prologado en las mujeres que en los varones?

- Porque cuando en el curso del análisis se tiene que ir a la época infantil, los varones todavía siguen allí.




MEMORIA


Dos ancianos amigos están conversando animadamente y uno pregunta al otro:

- Franz, ¿qué tal esa clínica de Alzheimer adonde fuiste el otro día?

- ¡Una maravilla, oye... Me han enseñado lo último de las técnicas psicológicas para la memoria: visualización, asociación... realmente hacen la diferencia para mí!

- Qué bien -replica el amigo-, pero dime: ¿cuál es el nombre de esa clínica?

Franz se queda en blanco... Piensa y piensa pero no logra recordar... Luego una sonrisa ilumina su rostro y pregunta: ¿Cómo se llama esa flor bien bonita y con espinas?

- ¿Te refieres a la rosa?

- ¡Ajá, eso es! -se alegra Franz y voltea hacia su esposa-: Rosa, ¿cómo es que se llamaba esa bendita clínica?




PSI


- ¿En qué se diferencia un psiquiatra de un psicólogo?

- En que cuando al psiquiatra le cuentas que odias a tu madre te dice: ¿Y a qué cree que se deba eso?, en cambio el psicólogo te dice: Muchas gracias por compartir eso conmigo...




EN EL PRINCIPIO


El terapeuta dice al paciente:

- Para tener una mejor comprensión de su problema comencemos por el principio, lo más antiguo que pueda recordar....

- Claro, Doc -responde el paciente- en el principio yo creé los cielos y la tierra...




OTRA DIFERENCIA


- ¿Cómo se puede diferenciar, dentro de un pabellón, al personal respecto a los pacientes?

 - Los pacientes son esos que no tienen llaves.




VARIANTE PARA EL DSM


- ¡Doctor, ayúdeme, padezco un serio caso de COT!

- Oiga, ¿y qué es eso de COT?

- Lo mismo que el TOC pero en orden alfabético.....




Y OTRA DIFERENCIA


- ¿Cómo puede diferenciarse dentro de un manicomio a los pacientes de los psiquiatras?

- En que no todos los pacientes se creen Dios....





________________________________


NB: Del ilimitado acervo de humor relacionado con la psiquiatría -que no es lo mismo que el humor psiquiátrico, muchas veces involuntario-, valga esta brevísima compilación; a fin de cuentas, hoy es domingo, ¿no?



Otras entradas relacionadas en este blog:









2 comentarios:

José Manuel Brea Feijoo dijo...

No hay nada mejor que el humor para sobrellevar tanto inconveniente, amigo Lizardo. Y aquí te dejo un chiste que he encontrado por ahí, EL LOCO Y EL PARAGUAS:

En un manicomio el doctor entra en un cuarto de baño y ve a un loco duchándose con paraguas. En esto el doctor le pregunta al loco:
-Pero ¿qué está haciendo?
Y el loco responde:
-¡Es que no tengo toalla!

Lizardo Cruzado dijo...

Jaja, muy bueno el chiste, amigo José Manuel, sin duda, el mejor remedio es la risa. Un abrazo fraterno y jovial ;-)