miércoles, 10 de noviembre de 2010

Mi escena primaria








En la terminología psicoanalítica llámase "escena primaria" a la, real o imaginada, circunstancia en que el niño es testigo del coito de sus padres. Se reputa a esta visión usualmente como traumática y nuclear en el devenir del desarrollo del individuo. Siempre según la teoría psicoanalítica, el coito sería interpretado por el niño como una agresión del padre a la madre dentro de una relación sadomasoquista: a su vez, dicho suceso provocaría una excitación sexual en el niño que al mismo tiempo le inocularía un germen de angustia. Pero no cualquier angustia sino el mismísimo temor a ser castrado.

Por cierto, o no recuerdo a mis padres en semejante -para ellos- goloso trance o reprimida albergo mi escena primaria en los entresijos hipocampales. Sea como fuese, sublimadora como siempre la poesía a mí acude:



cuerpo anterior

El arco iris atraviesa a mi padre y a mi madre
Mientras duermen. No están desnudos
Ni los cubre pijama ni sábana alguna
Son más bien una nube
En forma de mujer y hombre entrelazados
Quizás el primer hombre y la primera mujer
Sobre la tierra. El arco iris me sorprende
Viendo correr lagartijas entre los intersticios
De sus huesos y mis huesos viendo crecer
Un algodón celeste entre sus cejas
Ya ni se miran ni se abrazan ni se mueven
El arco iris se los lleva nuevamente
Como se lleva mi pensamiento
Mi juventud y mis anteojos.





Por supuesto, la represión, ese piadoso olvido, es lo más probable. Habiendo transcurrido los primeros años de mi vida  arracimado con dos hermanos en la alcoba de mis padres, imposible sería no haber percibido ese resoplido ahogado que trata de no ser sino de parecer. Quizá mis propios somniloquios precipitaron la interrupción cautelosa, la abreviación del goce, la premura del disimulo. Pobre padre, pobre madre. Tras las largas jornadas diarias para que nada nos falte, extenuados y deseosos de no estarlo, mirando el reloj mientras su quisquilloso vástago no se dormía cual si intuyese edípicamente algo, calculando si valía ya la pena, si no era mejor aprovechar unos minutos más de sueño en vez de dedicarse a improvisar arcoíris desvaídos.

Tal vez inquieto por dichos repetidos simulacros de escena inconclusa y por mi frustrante incapacidad de espiar en vela, solía aventurarme en los armarios y la cómoda materna, escrutador de percudidas lencerías, de desvencijados portaligas, impotente y resignado voyeur de naftalina y de gaveta. Algo buscaba, algo sospechaba en su ira Edipo mientras los días de Layo y de Yocasta se consumían entre privaciones y discordias.

En aquellos procelosos merodeos accedí al cajoncillo con llave del velador de mi madre: entre papeles antiguos y revoltijo de envoltorios -¿qué escondían?-, encontré lo que sería mi escena primaria: una píldora -pero no la anticonceptiva-, aunque de hecho, había sí un disco giratorio que hablaba de cierto ritmo y que yo malentendí por un método para hacer rítmicos los movimientos -¿pero cuáles?-.

La píldora que hallé venía en un tubito metálico, liso y frío, duro de abrir y donde las pastillitas no tenían el confite colorado de otras que eran para la alergia y que yo lamía hasta que se acababa el dulce y escupía el resto. Éstas no, éstas eran amargas desde el principio. Su envase estaba rotulado con grandes letras que rezaban Ansiopaz.

Mamá tomaba estas pastillas. O sea que mamá ansiaba paz. Y esas pastillas le daban paz.

No ha sido fácil y no sé cuánto haya podido resolver mi complejo de Edipo enfrentado no a mi padre sino a un tubo de benzodiazepinas.


cuerpo enamorado


Miro mi sexo con ternura
Toco la punta de mi cuerpo enamorado
Y no soy yo que veo sino el otro
El mismo mono milenario
Que se refleja en el remanso y ríe
Amo el espejo en que contemplo
Mi espesa barba y mi tristeza
Mis pantalones grises y la lluvia
Miro mi sexo con ternura
Mi glande puro y mis testículos
Repletos de amargura
Y no soy yo que sufre sino el otro
El mismo mono milenario
Que se refleja en el espejo y llora




NB: Los poemas son de nuestro amado poeta Jorge Eduardo Eielson.



ENLACE:


- La escena primaria de nuestro flamante Premio Nobel Mario Vargas Llosa según su amigo psicoanalista Max Silva Tuesta: Vargas Llosa y la 'escena originaria'. LIBERABIT. 2007; 13: 79-88. (PDF)


Otras entradas relacionadas en el blog:

-Eielson.

9 comentarios:

Gustavo dijo...

Aplausos.

Karen Morrison dijo...

Los poemas me encantan!!! sobre todo el de "Cuerpo Enamorado"...sabes, me quedé pensando con el "ansiopaz", pero que nombre eh!! mi mamá también tomaba pastillas, y creo que todo esto me ha hecho llegar a una conclusión: me gustan las pastillas, y sin embargo, recuerdo que mi madre cada vez que peliaba con mi papá, se tomaba pastillas diciendo que se iba a matar... y sabes otra cosa, yo no ansío la paz con las pastillas, solo sigo simulando a mi madre y sus eternas desaveniencias. Dicen que de tal palo, tal astilla...

Por otro lado, cuando era pequeña yo no dejaba que mi mamá se le acercara a mi papá, yo en ese caso, prefería que mi mamá se quedara con las pastillas jajaja
¡irónico!

Me encantó tu post, me trajo muchos recuerdos.

un abrazo

K-M-

José Manuel Brea dijo...

Creo que la escena primaria se nos ha quedado, por vivida o por soñada. Y así seguimos inquietos, deseosos y acaso temerosos.

Francisco Doña dijo...

¡GENIAL, Dr. Cruzado!
No digo más. Como Gustavo, aplaudo.

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias. Pero si mi mamá se entera de que ando inventando semejantes cosas ni todos mis amigos bloggers juntos podrán salvarme del par de nalgadas que me espera. Ayayay.

Francisco Doña dijo...

Ya lo decía yo, Dr. Cruzado, su comentario de las 9:05 es la apostilla perfecta para una entrada genial.
Más aplausos.

Francisco Doña dijo...

Perdón, quise de decir de las 9:08. Me he retrasado tres minutos. Los que me estuve riendo...

BLUEEVANGELION dijo...

Por eso seguire diciendo y lo reafirmare hasta el ultimo dia de mi vida...k pena que no somos oviparos..mi Dios,cuantos traumas me hubiera ahorrado

jorge enrique llanos rivera dijo...

Es cierto, el que usted toque el tema me hace recordar las "travesuras" de curiosidad de niño, el esculcar las gavetas en búsqueda de algún indicio desconocido, el saber qué es lo que hay entre padre y madre, una cosa que intuimos, que queremos escuchar. Es grande el deseo de saber lo que hay entre padre y madre. ¿Podría usted explicarme la generación de la angustia y, el cómo, si subsiste en la edad adulta, se supera?
Igual me gustaría saber la recomendación terapéutica para que un niño exprese esta angustia y la resuelva.