martes, 19 de octubre de 2010

Más sobre los psicoenemigos de Batman





La sensual Harley Quinn, cómplice de El Guasón (o Joker) y de profesión... psiquiatra. (arkham)


Ruborizado me hallo por haber cedido nuevamente a la liviandad: la módica tijera trae la noticia y me limito, inerme y casquivano, a resonarla.

Ya en una anterior entrada titulada 'Los enemigos de Batman son psiquiatras' comentábamos tal constatación.  Ahora, el psiquiatra Daniel Debowy en convención de cómics celebrada en Nueva York recientemente, ha insistido en que mucho del éxito de Batman se debería a su sesgo antipsiquiátrico con el que la mayoría de lectores resultaría identificado. El panorama descrito en la ficción, con tantos psiquiatras y psicólogos que no sólo se ven impotentes para controlar a los psicópatas villanos sino que acaban convertidos ellos mismos en amargados enemigos del Hombre-Murciélago, devendría así deleitoso para el lector promedio, según Debowy.

Amparado en la erudita referencia histórica, el conferencista recuerda la década de 1950 cuando las historietas fueron satanizadas como responsables de la rebeldía sin causa de los adolescentes de ese entonces, circunstancia en la que  hubieron muchas vocingleras opiniones de psiquiatras en apoyo de semejante dictamen. Aparentemente, en las décadas posteriores, los historietistas se habrían cobrado la revancha cebándose con la profesión psiquiátrica y otras relacionadas.

Debowy evoca el fenómeno de la puerta giratoria al describir Arkham Asylum, el manicomio de Ciudad Gótica, donde son encarcelados los psicópatas malhechores capturados por Batman pero de donde al poco tiempo fugan para cometer nuevas fechorías hasta que son recapturados por Batman quien los confina en Arkham Asylum (y así capítulo tras capítulo). Es interesante encontrar en el análisis somero que se conglomera a malhechores con pacientes psiquiátricos como si fuesen una indisoluble identidad. Huelga decirlo, esto no es cierto.

Recordamos mucho que en aquella nuestra primera entrada al respecto, nuestro dilecto colega Jesús Castro ofrecía una explicación plausible sobre porqué precisamente eran psiquiatras los enemigos de Batman, aquí la trascribimos: "Hombre....evidentemente los psicólogos y psiquiatras solo pueden ser enemigos de un individuo con semejante delirio de grandiosidad, que se enfunda un traje de cuero negro cada día (y no para bailar), tiene un amigo muy pero que muy "especial" (Robin) y se esconde en un "armario" para no revelar su personalidad. Fijo que le tocan quince diagnósticos distintos. En un mundo donde psiquiatras y psicólogos tomaran las decisiones, Batman no existiría, sería reconducido hacia la norma y la conducta ajustada."

Sin duda, revisando la historia de la psiquiatría y el rol que juega y ha jugado en el contexto social, hallaremos sobrados elementos para entender esta desfavorable caracterización.

Debowy, psiquiatra al fin y tratando de hacer el quite,  terminó su charla resaltando el caso de Batman como un paradigma de resiliencia.


ENLACE:




10 comentarios:

Francisco Doña dijo...

Nunca me ha gustado Batman, Dr. Cruzado. Siempre he sido partidario de los psiquiatras.

Un cordial y afectuoso abrazo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Interesante el personaje de Harley. Cumple con el tópico de que un psiquiatra o psicólogo estudió lo que estudió para tratar de autosanarse, y como se ve impotente para hacerlo.
Saludos.

Jose Valdecasas dijo...

El caso Batman es psicopatológicamente muy interesante. Irreal, pero muy interesante (aunque eso mismo le ocurre a Alonso Quijano, por ejemplo). Sobre todo en las historietas principales del personaje a partir de los años 80 (con la refundación que supuso "The Dark Knight Reurns" del entonces genial Frank Miller), se ha hecho hincapié en la vertiente de Batman como "enfermo mental", como la imagen en espejo de sus retorcidos enemigos ("sólo que escoje evitar los crímenes en vez de perpetrarlos"). Es decir, la imagen del "loco" en estos cómics se iguala con el psicópata, pero no sólo con él, porque el héroe, al fin y al cabo, no es más que otro "loco", todo un compendio de psicopatología: duelos no resueltos, tendencia a la violencia, obsesividad, culpa, aislamiento, conductas suicidas diferidas...
Como dijo el Joker, tras una de sus enésimas batallas con Batman en Arkham Asylum, tras ser derrotado, señalando a la entrada del manicomio: "Recuerda, que si las cosas te van mal ahí fuera... aquí siempre habrá un lugar para ti".
Perdona la extensión, Lizardo, pero es que el tema me atrae mucho (pecados de juventud no resueltos).
Un saludo.

Lizardo Cruzado dijo...

Debo admitir, Dr. Doña, que yo tampoco he sido partidario de Batman y desconozco casi todo sobre él. Quizá he preferido más llanos e insulsos superhéroes. Respecto a los psiquiatras, agradezco su simpatía para con el gremio. Como soy parte implicada, no puedo sino reconocer su gentil gesto.
Un muy afectuoso saludo y gracias nuevamente.

Lizardo Cruzado dijo...

Sin duda, Jesús, que son muy interesantes los personajes de Batman, sobre todo los villanos y las villanas como ésta. Un cordial saludo.

Lizardo Cruzado dijo...

Te agradezco mucho, Jose, el versado comentario. Como decía antes, mi ignorancia sobre Batman es más bien supina pero sin duda es un personaje rico y complejo y en su historia los extremos se encuentran. Toda una mitología y una épica psicopatológicas, eh. Un muy cordial saludo y gracias nuevamente.

montse dijo...

Hola Dr.Lizardo: No es cierto que los villanos, crueles, sin escrúpulos e insensibles, que cometen toda una serie de maldades en todo tipo de cómics con un Superhéroe que viene a salvaguardar al mundo, desde un punto de vista de diagnóstico psiquiatrico ,veraz, serio y pertinente se les pueda llamar locos. Estos cómics potencian la estigmatización hacia los enfermos mentales en general, que en ningún caso se corresponden a esa manera de ser en la realidad ( sino más bien lo contrario). La mayoria de actos violentos que acaecen (Y hablo en la sociedad en la que nos encontramos no falta de exacrables delitos),son cometidos por personas que no están diagnosticadas de ninguna enfermedad mental.Pero la ficción a veces desvirtua y terjiversa la realidad a su gusto. Es un espejo que deforma y acrecienta una imagen errónea y así la lanza a los ciudadanos del mundo como cierta.
Queria añadir que soy adicta a su blog.Me parece muy interesante cuanto en el se expone.

Lizardo Cruzado dijo...

Hola Montse:
Te agradezco por lo de tu 'adicción' al blog. Créeme que me he ruborizado.
De acuerdo estoy contigo, muchas veces en productos como las historietas pasan de contrabando situaciones estigmatizantes pero no les damos importancia, cuando en realidad por allí asoma a los niños sus tentáculos el estigma que luego les va inyectando sus prejuicios.
Quizá por allí sería un buen lugar -de los muchos- para empezar la lucha contra este problema. Muchas gracias por tu comentario.

Santiago Stucchi Portocarrero dijo...

El español Jesús Ramos Brieva le dedicó todo un libro al enmascarado de Ciudad Gótica ("Batman visto por un psiquiatra"):

http://www.mediafire.com/?heu9w1i30231i7p

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Batman/mal/cabeza/elpepiespmad/20100717elpmad_18/Tes

Batisaludos.

Lizardo Cruzado dijo...

Ah, ya ve: otro apasionante tema de conversación tenemos para la Peña de los Martes. Gracias por las referencias que revisaremos como corresponde. Cálidos batisaludos.