sábado, 17 de abril de 2010

Pío Nono y el pionono









El papa Pío IX y los piononos.


Había siempre supuesto que el apetecible bizcochuelo relleno y llamado 'pionono' tenía alguna secreta pero cordial relación con el papa Pío IX -pontífice recordable sobre todo por su largo reinado de 32 años (1846-1878) y por haber haber instituído el dogma de la infabilidad papal y de la Inmaculada Concepción de la Virgen María- pero no me había planteado más profundamente tal interrogante. Ahora, un interesante artículo en Mayo Clinic Proceedings sobre la supuesta epilepsia parcial compleja del sucesor de Pedro, me ha traído nuevamente a la memoria el apetecible manjar de mis años infantiles.

La página pionono.com nos informa que Ceferino Isla González estableció en el año de gracia de 1897 un negocio de pastelería en la Calle Real de la ciudad de Santa Fe, Granada, en la región española de Andalucía. Al parecer, Ceferino era gran devoto de la Virgen y quiso rendir pleitesía al pontífice que había proclamado en 1858 el dogma de la mariana concepción sin mácula. Así, decidió elaborar un cilindro de esponjosa masa que rellenó con manjar dulce y coronó con crema dándole forma de la tiara papal. Tal fue su sencillo y sentido homenaje a Pío IX desde su oficio de pastelero. El postre inevitablemente se denominó 'pionono' -que es la pronunciación italiana de 'Pío noveno'-.

El resto es historia apetecible y atesorada, asaz de añorada. Pío IX fue beatificado en Roma el 3 de setiembre del año 2000.



Restos mortales de Pío IX en la Basílica de San Lorenzo: el artículo plantea la hipótesis de su conservación gracias al uso en vida de bromuros contra la pontificia epilepsia.




ENLACE:

-  Sirven JI,  Drazkowski JF,  Noe KH. Seizures Among Public Figures: Lessons Learned From the Epilepsy of Pope Pius IX. Mayo Clinic Proceedings 2007;  82 (12): 1535-1540



7 comentarios:

sin pepas... dijo...

me tincó que ibas a postear esta historia, nomás por desgano no te escribí diciendo que no, que no lo hicieras, pero me imaginé que no me irías a hacer caso

es que ese benedicto me da tanto coraje... y por culpa de este otro me salen con que son infalibles... ay... y ahora si digo algo en contra dizque soy el diablo... ya tengo cuernos y cola entonces porque de infalibles esos, nada

Francisco Doña dijo...

Bueno... Pues a mí me ha encantado este "post", Lizardo, y el artículo de Sirven, Drazkowski y Noe, me ha parecido interesantísimo.
No voy a entrar en el debate religioso, pero me declaro creyente convencido, católico. En esta ocasión prefiero centrarme en la cuestión gastronómica: Aunque se elaboran en muchas pastelerías, al menos en Andalucía, doy fe que los piononos de Santa Fe son los mejores, en concreto los de Casa Isla (y no me pagan por la publicidad). He tenido la fortuna de disfrutarlos en múltiples ocasiones y, siempre que puedo, cuando voy a Granada o vienen amigos de allí, "paladeo" algunos.
¡Lástima que mi incipiente diabetes (y, sobre todo, el estricto control de mi santa esposa) me impidan ABUSAR!

Un afectuoso abrazo.

Lizardo Cruzado dijo...

Por supuesto, Dr. Doña, yo heme relamido mientras admiraba las imágenes de los manjares de Casa Ysla: se aprecia que el pionono original allá es distinto al que se estila en estos pagos -más mazacotudo y contundente, como puede verse en la foto del post-. Así también devendría yo en diabético -y velozmente-...
Un atento saludo y gracias por su comentario.

Susan dijo...

Una entrada encantadora Lizardo. Fíjate que los piononos se hacen en Andalucía, aquí al lado, y todavía no los he probado.
Se agradece tu generosidad al endulzar la amargura que nos produce a los católicos este asunto terrible que todos sabemos. Espero que el Papa sepa reconducir la situación y que nadie quede impune ante la justicia por abusar de los menores.

Un cariñoso saludo, ¡qué hambre! Me voy a tomar algún dulce de media mañana.

Lizardo Cruzado dijo...

Es realmente imperdonable, Susan, lo que mencionas: no haber degustado piononos hallándote tan cerca de ellos. Confío que el desaguisado a la memoria de Pío Nono sea pronto reparado.
Te diré que también se me ha abierto el apetito: debo apurarme, es hora ya de mi tercer desayuno ;)
Un saludo cariñoso para ti.

Anónimo dijo...

Estimado Lizardo:

Despertaron mis ganas de "romper" la dieta con un delicioso postrecito. Creo que ahora deberían incluir a otro postre para los amigos de la plaza San Pedro: El Tiramisú.

Saludos

Gregorio

Anónimo dijo...

En qué se diferencian del brazo gitano...bizcocho esponjoso, relleno de dulce, lustrado de crema...? De cualquier modo me encantan...Lo demás...lo dejo a los doctos doctores...