jueves, 14 de enero de 2010

'Princesas Ana & Mía' en el DSM-V







El último número del International Journal of Eating Disorders ofrece un interesante racimo de artículos, todos ellos de acceso libre, acerca de la situación y perspectiva de los trastornos de conducta alimentaria en la inminente nueva edición de la Clasificación Norteamericana de los Trastornos Mentales, más conocida como DSM y programada para aparecer en el año 2012 en su quinta revisión (DSM-V).

El número cuenta en la apertura con una declaración institucional de la Academia de Transtornos de Conducta Alimentaria respecto al rol de la familia en este tipo de trastornos. La postura expresada es tajante: aunque el grupo familiar juega un rol trascendente en la génesis y mantenimiento de los trastornos de conducta alimentaria, el state of the art establece que la familia no es el factor primario ni exclusivo que subyace al riesgo de desarrollar las patologías de anorexia y bulimia.

Entre las novedades propuestas figuran el cuestionamiento como criterio diagnóstico de la amenorrea para los casos de anorexia nervosa -se postula que no sea necesario tal signo-, asimismo se relativizan las subtipificaciones actuales entre variedad purgativa y variedad restrictiva en anorexia y bulimia -actualmente se estipulan estos subtipos aunque las variedades mixtas y transiciones entre ambos son más la norma que la excepción-.

En otros de los artículos es consolador hallar que, haciendo alarde de sensatez, la revisión respecto a la consideración de la obesidad como trastorno mental desaconseja tal postura nosológica, asimismo la revisión concerniente al trastorno de atracones nocturnos desalienta la proliferación de semejante diagnóstico precario. En cambio el respectivo reporte encuentra que el diagnóstico por atracones (binge eating disorder) ofrece muestras de validez diagnóstica más dignas de consideración.

Lo que no está aprobado es, obviamente, la inclusión en el texto oficial diagnóstico del término 'Princesa Ana' o 'Princesa Mía' para designar a las personas anoréxicas o bulímicas. Mientras tanto, el crear conciencia pública y mayoritaria de que no se trata de 'estilos de vida' sino de severos desórdenes causantes de enorme sufrimiento y severos riesgos , sigue pendiente.

Enlace:

- International Journal of Eating Disorders. Special Section on DSM-V.

4 comentarios:

Karen Morrison dijo...

Interesante artículo, Lizardo.
Como alguien que vivió esto hace algún tiempo, quiero decirte que mcuhas de nosotros sabemos que esto no es un estilo de vida - aún las que lo llaman así - estoy segura porque lo pensé muchas veces, que el no comer por simple lógica te lleva a la muerte y eso te lo hace saber todos los sin sabores de la enfermedad: como el frío angustiante y demoledor que te indica que estás perdiendo músculo; el insomnio que no te deja dormir por el alerta constante del estómago q se muere de hambre o la amenorrea y demás consecuencias. Sin embargo esta enfermedad es tan paradójoica y traumática que la persona es capaz de mentirse a si misma diciendo que es un estilo de vida que la llevará a la perfección, aún cuando en el fondo sabe que nunca es suficiente, que nunca será perfecta. Es increíble que uno pueda ver y sentir los huesos, y hasta se asuste de ellos (como alguna vez paso conmigo) y quiera seguir en lo mismo.
y aún los que nos curamos sabemos que tenemos que tener el mayor cuidado posible, porque no se sabe cuando se volverá a caer, es como una adicción; nunca te curas, pero puedes alejarte lo más que puedes.
Lo bueno es que cada vez hay mayor información sobre esta enfermedad, sin embargo son muchas quienes la siguen padeciendo; y todavía son muchos también los idiotas que siguen pensando que esto es un capricho de niñas superficiales que no saben que hacer con su vida; cuando la única verdad es que es una enfermedad, así de simple. No hay derecho a tenerle lástima a los obesos y rabia a las anoréxicas. En los dos casos, ambos somos culpables, pero no buscamos esto a propósito.

Perdóname si me explayé.
Saludos
K-M-

Lizardo Cruzado dijo...

Mas bien gracias, Karen, por compartir tu experiencia con nosotros. Es una enfermedad paradójica y traumática como dices y sin apelar a 'culpables', es conveniente plantear responsabilidades individuales, familiares y sociales para lograr la superación de estos crueles males cada día más ostensibles.
Bienvenidos siempre tus comentarios.

Martin Arevalo Flores dijo...

En relación al comentario de Karen me parece muy interesante su aporta ya que no sólo habla como testigo, sino que se nota que se ha informado y eso le da una perspectiva mucho más amplia que los pacientes y los propios psiquiatras. Gracias por luchar contra el estigma que aún llevan algunas enfermedades mentales,

Anónimo dijo...

pues no sabes como te entiendo..yo sufri esto dos años..y cuando todo estaba bien cuando ya estoy "curada" alguien por ahi me dijo que estba engordando..despus otra persona..y otra..despues era oh estas ya gordita..y ahora e vuelto si he recaido y ahora no lo kiro dejar. soy anorexica y tengo problemas con la bulimia.