viernes, 28 de febrero de 2014

James Norris tenía un nombre



James Norris, American seaman confined in Bedlam.  (US National Library of Medicine).

Lo hemos visto mudo y sin nombre en distintas ilustraciones de historia de la psiquiatría o de la antipsiquiatría. Lo hemos puesto en distintas presentaciones de Power Point en tantos auditorios a oscuras, con su profundo mirar pesaroso, con esos ojos no por resignados menos acusadores. Hasta lo imaginábamos producto de la imaginación antipsiquiátrica de algún ilustrador anónimo (craso error estúpido). Con esos tonos variantes del gris, con ese tubo que parece de calefacción a sus espaldas y ese raro turbante, la perspectiva mal hecha de los bloques pétreos en los muros y esa vestimenta holgada y engañosamente blanca, pero no, no era fantasiosa imagenería, ese hombre existió, ese prójimo existió y tuvo un nombre. 

Su nombre era James Norris (no William, como erróneamente ha sido identificado), y fue un marinero norteamericano que estuvo hospitalizado en Bedlam desde el año 1800, en el famoso asilo británico de tremenda recordación, y que captó la atención pública en 1814 cuando el parlamento británico supo de su caso pues había estado toda una década (¡10 años!) restringido por varios kilos de metal alrededor de su maltrecha humanidad. Fueron hasta seis los miembros del Parlamento británico que llegaron hasta su lado -el primero de ellos fue E. Wakefield- y tras sus gestiones llegó a ser liberado de sus pesados grilletes. Lamentablemente, dadas las penosas condiciones en que había vivido tantos años, Norris falleció tras pocas semanas, víctima de una enfermedad pulmonar, probablemente la tuberculosis, pero ya con una libertad escueta, apocada, tardía. Los visitantes de Bedlam pagaban un "penny" para verlo en el año de 1814, el último de su vida y de su carcelería, y 96 000 turistas pasaron indiferentes frente a él....

El boceto original fue pergeñado por G. Arnald y luego perfeccionado por G. Cruikshank. De hecho, la leyenda original del boceto reza: Cruikshank was hired to etch Norris’s portrait, including the inscription: Sketch from the Life in Bethlem, 7th June 1814, by G. Arnald, Esq., A.R.A. Etched by G. Cruikshank from the Original Drawing Exhibited to the Select Committee of the House of Commons on Madhouses, 1815.

Se llamaba James, tenía un nombre... 





________________________



ENLACES:

- James Norris - an insane american - en: The Curator's Choice.

- An insane American - en: Graphic Arts. 



Otras entradas relacionadas en este blog: