viernes, 31 de julio de 2009

Ayuda en línea para la depresión y el 'novedoso' Test de Rorschach





Sin duda hay múltiples recursos en línea que brindan información al público sobre problemas de salud mental, -muchas veces sin sustento fidedigno o que medran a costa de la desesperación de sus eventuales visitantes-, pero este enlace que ahora presentamos es particularmente ventajoso por ofrecer no sólo conocimientos sobre la omnipresente depresión sino a su vez terapia psicológica para ella, y además por proceder de un medio con idiosincrasia tan cercana a la nuestra -México lindo y querido- y por haber sido elaborado nada menos que por el Instituto Nacional de Psiquiatría "Ramón de la Fuente" de ese país y que es casi "gemelo" de nuestro Instituto Nacional de Salud Mental "Honorio Delgado - Hideyo Noguchi" -ellos nos ganan tres años en antigüedad y nosotros les ganamos en longitud de doce letras en el nombre, o sea, ¡estamos empatados!-.

Claro está, un enorme porcentaje de nuestra población carece de acceso no sólo a internet sino que está desprovista de cobertura de necesidades básicas, pero no podemos ignorar que la enorme difusión de la Internet hace a este recurso muy útil pues favorece acceso a elementos psicoterapéuticos de otro modo inimaginables para los pacientes que siquiera llegan a una atención médica. (Y, ¿por qué una página dedicada a la depresión en las mujeres? Fácil: porque las mujeres se deprimen más que los varones -como lo explica el enlace prestado por Docencia en Psiquiatría-).

Qué duda cabe que el meritorio esfuerzo de Ayuda para Depresión será pronto emulado y suuperado por nuestro instituto local, mientras tanto se puede usar el enlace original, el primero de su tipo en español y gratuito, sin distingos de nacionalidad del usuario -y que, como se aclara en el mismo enlace, también puede ser útil para varones-.




Lámina 4 del Test de Rorschach


Ninguna persona medianamente culta habrá dejado de reconocer en esas curiosas manchitas allá arriba a un famosísimo test usado en psicología y psiquiatría: el Test de Rorschach, que lleva el nombre de su inventor, el psiquiatra y psicoanalista suizo Hermann Rorschach. El test solía ser más famoso en la época de auge psicoanalítico y se basaba en el estudio de lo que el evaluado "veía" en las dichosas manchas -son un total de diez- pues de tal manera "proyectaba" rasgos de su personalidad.

Pues bien, si del Test de Rorschach se hablaba, se escuchaba, se comentaba, se rumoreaba, en realidad era desconocido para el común de mortales, y ahora que ha sido publicado en Wikipedia con las respuestas usuales para cada imagen, se ha desatado un pequeño escándalo: el presidente de la Sociedad Internacional de Rorschach y Métodos Proyectivos, Bruce L. Smith dijo que la divulgación de las respuestas más comunes perjudica la buena práctica de esta técnica pues se trata de un método que opera mostrando al individuo un estímulo nuevo, para ver su reacción. Esto es, cuanta más familiaridad tenga el paciente con ese material, más difícil es la tarea -para el que la aplica, obviamente.




Lámina 9 del test de Rorschach


El responsable de la gracia fue el médico canadiense James Heilman, quien apeló a la expiración de los derechos de autor en Estados Unidos setenta años luego de la muerte del creador y su pase consiguiente al dominio público (H. Rorschach falleció en 1922).

Ahora que también 'conozco' un poquito más al test de Rorschach, puedo añadir una opción de respuesta a la famosa lámina 1. Qué pelvis, murciélago ni cabeza de zorro ni niño muerto. Es Pikachú, -o en su defecto es Pichu, su pre-evolución-. Es clarísimo: dos Pikachús rampantes con su rabito escondido, ¿sí o no?




ENLACE:


- Más sobre el affaire del Test de Rorschach en DigiZen.

martes, 28 de julio de 2009

Mentiras de la industria farmacéutica




Recientemente nuestro dilecto amigo y colega Santiago Stucchi ha actualizado una de sus bitácoras con un interesante post intitulado: 'Lo que no dice la propaganda farmacéutica'. El Dr. Stucchi estila esporádicas pero enjundiosas actualizaciones -véase sino su bitácora Psiquiatría Histórica, en la que enriqueció paulatinamente una entrada hasta convertirla en libro-. Ahora él ha decidido abordar el espinoso tema de la industria farmacéutica y algunas de sus malas artes -que también ha de tener algunas buenas- en diversos campos de la medicina y del quehacer social en general.






Stucchi cita el valioso libro cuya carátula mostramos: 'The truth about the drug companies' de autoría de Marcia Angell, quien conoce cercanamente las entrañas del monstruo al haber sido editora jefe de una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo: The New England Journal of Medicine. (Hay también una traducción al castellano del libro en mención).

El libro es recomendabilísimo por su abundante información y opiniones críticas y desmitificadoras de esta poderosa industria que está urgida de una profunda reforma. Su cuestionable actuar sigue generando disenso, crítica, polémica y humor negro como el de esta viñeta (y otras tomadas desde aquí):



sábado, 25 de julio de 2009

La 'adicción a internet' y el electrochoque










La llamada 'adicción a internet' emergió como término diagnóstico no oficial en los años postreros de la década de 1990. Situaciones en que jóvenes, adolescentes, y casi niños descuidaban sus estudios, permanecían fuera de casa por largas horas o encerrados en sus habitaciones ante sus monitores, que abandonaban sus contactos familiares y sociales y modificaban penosamente su conductas de manera insidiosamente psicopática, se fueron viendo cada vez con más frecuencia en diversas latitudes alrededor del mundo. Aunque se discute si la 'adicción a internet' constituya una 'enfermedad' en sí, o meramente sea manifestación de otros problemas subyacentes, o resulte un síndrome transitorio y difuso, es innegable que hay actualmente problemas relacionados al uso excesivo, descontrolado de la Internet en determinadas situaciones.

Recientemente una noticia resaltó como titular: en China se estaba usando la terapia electroconvulsiva como supuesto tratamiento contra la 'adicción a internet' -varios países de Asia tienen prevalencias altísimas de esta 'adicción' y en la misma China se ha llegado a afirmar que 10% de sus adolescentes padecerían tal problema-. Familias desesperadas acudían a una clínica privada con rígidas normas conductuales -transcribimos parte del texto aparecido en Times del Reino Unido, por su corresponsal en China. El personaje denominado Yang era el director de la susodicha clínica-:


"The boy or girl is made to write a confession and kneel in front of his or her parents.

Patients become “members of the alliance” once inside the clinic, according to a report in The China Daily, and are forbidden to speak about anything except their struggle to escape the addiction.

The clinic has 86 rules. The regulations prescribe electric shocks as punishment for “misdeeds” such as eating chocolate and locking the bathroom door. In an online article under his name, Yang says that his is a “sacred crusade” for the family. (...)
Yang denies this, saying the shocks are mild and harmless, intended to help teenagers to calm down slowly as they free themselves from their obsessions.

The parents sign a contract agreeing to the electric shock treatment and pay £600 a month in fees, more than three times the average urban monthly wage, usually for a minimum of three months.


In other measures, parents have forced some local authorities to shut down internet cafes and online games operators are supposed to install a “fatigue system” that blocks users under 18 from playing more than three hours a day.

A key reason for adult anxiety is that most parents have only one child in whom all their hopes are invested. Computer addiction wrecks their academic chances in China’s hyper-competitive exam system. " 

(...)

However, more orthodox physicians have started to criticise Yang’s authoritarian approach. Tao Ran, the founder of China’s first “internet addiction” clinic, has said children need love, care and attention from parents, friends and teachers.


“We should educate and lead these children instead of treating them as psycho-paths to be dosed with drugs and electric shocks,” added Tao Hongkai, a professor of education at Central China University."



Prestamente el Ministro de Salud de China declaró a la prensa que se prohibiría el uso de terapia electroconvulsiva para la 'adicción a internet'.

Hasta aquí es la anécdota, que podría quedarse en el estigma del electrochoque y la falta de escrúpulos de ciertos médicos chinos. Pero la anécdota grafica la situación desesperada de muchas familias ante un problema que avanza y no es sencillo de afrontarDesde la cabina pública donde redacto este post, oigo los gritos estentóreos de chiquillos que se insultan atroces mientras se 'matan' jugando GunBound. 

miércoles, 22 de julio de 2009

La manzana mordida de Alan Turing





Alan Turing (1912-1954)


Alan Mathison Turing fue un científico y matemático inglés. Posiblemente el más destacado de tal nacionalidad en todo el siglo XX.

Su trabajo en lógica de algoritmos fue precursor de la moderna informática y del desarrollo de las computadoras que hoy usamos todos.

Durante la II Guerra Mundial, Turing logró descifrar los códigos de encriptación de las comunicaciones germanas, lo cual redundó positivamente en los intereses de su patria y los aliados.

En el año 1952 fue convicto por "actos inmorales" (acts of gross indecency) luego de admitir haber sostenido relaciones sexuales con un varón de 19 años. Se adujo que, adicionalmente, su homosexualidad era un riesgo para la seguridad nacional por su trabajo en el sector defensa.

Se le condenó a 18 meses de prisión que fueron conmutados por una especie de castración química: recibiría inyecciones periódicas de hormonas estrogénicas para disminuir su libido.

Fue encontrado muerto el 7 de junio de 1954 y en su mesa de noche había una manzana mordida. Turing habría colocado cianuro en ella. Otros dicen que la inteligencia británica lo asesinó.

Recién en 1967 la homosexualidad fue despenalizada en el Reino Unido. Dejó entonces de ser un crimen y una 'enfermedad psiquiátrica tratable'. Trece años después de la muerte de Turing.

Corre la leyenda de que el logotipo de las renombradas computadoras Apple (aquella multicolor manzana mordida) sería un homenaje a Turing, precursor de la cibernética.




La manzana, el símbolo del pecado y del conocimiento, ya mordida, y atravesada por los colores del arco iris en libérrimo desorden. Toda una alegoría. Pero la versión oficial es que la manzana hace referencia a Newton.

El arco iris es inspiración de la bandera de la comunidad gay además de leitmotiv de la conocidísima canción "(Somewhere) over the rainbow" . En la película "El mago de Oz", luego de que la tía increpa al personaje de Judy Garland (Dorothy) para que marche a un lugar en que cese de estar metiéndose en problemas, Dorothy se aleja y empieza a entonar la canción.

Una versión muy popular de "Over the rainbow" es la del hawaiano Israel Kamakawiwo'ole, quien la fusiona con el no menos célebre tema "What a wonderful world" estrenado por Louis Armstrong. Queremos compartir este cántico bello y candoroso que habla sobre lo que Alan Turing no pudo encontrar -y que sigue siendo una responsabilidad para todos nosotros-.






ENLACE:

- Portal en memoria de Alan Turing.






martes, 21 de julio de 2009

Estoy de 'vaca', me voy a Trujillo y un aviso radial


"Óyeme como quien oye llover:
ni atenta ni distraída."

Octavio Paz



(Foto: Andina)

Han empezado las lloviznas invernales en Lima: esa garúa que no se ve, que no suena, que no existe casi pero que cala los huesos hasta el más abrigado tuétano. Y 'disfruto' ahora unos días de vacaciones, esto es: extraño mis horarios, deploro carecer de la orientación temporal a la que me he (mal) acostumbrado, y si estoy de 'vaca' es porque asumo a plenitud mis proporciones corporales generosas -estoy hecho una vaca-, más que por estar en sí de 'vaca'ciones.

Me voy mañana a Trujillo, mi natal ciudad, donde quizá no me persiga este cielo color panza de burro. Salazar Bondy lo dijo ya magistralmente describiendo al firmamento de la capital, ese 'cielo sin cielo de la ciudad' -hablando de nuestra 'Lima la horrible'-. Y un correo de mi maestro -maestro en el verbo y en el juramento hipocrático- Don Ángel Gavidia, me hace recordar, involuntaria ironía, esos distritos formados por las tempranas barriadas que rodeaban a Trujillo, donde la gente dice: "Me voy a La Esperanza", "vengo del Porvenir", "vivo en El Milagro" "vengo de Las Delicias", nombres dados hace cincuenta años y que quizá ahora constatan honda ironía, acendrado y negro humor.

Mientras preparo el equipaje, escucho en la radio, tan cercana en medio de la húmeda atmósfera, propaganda de universidad privada que anuncia rimbombante su escuela de Medicina. El comercial dramatiza diálogo telefónico -así más o menos- de joven amante pareja donde el varón es galeno:

Ella: Amor, ¿no vas a venir?

Él: Tienes que entenderme...

Ella: Pero otra noche más...

Él: Así es mi trabajo.

Ella: Bueno... -resignada- Cúidate, te quiero.

-Asoma otra femenina voz meliflua-

Enfermera: Doctor, una emergencia...

Él: -brusco- Chau, Amor, te amo.

Irrumpe entonces un dramático crescendo orquestal. Y engoladísima voz en off proclama:

"Cuando amas lo que haces, dejas a los que quieres, por los que más te necesitan..."

-Y la voz en off celebra las excelencias de tal casa de estudios y de ser médico y bla, bla, bla...-

Escucho el silencio, oigo la garúa que no se oye, cierro el equipaje apresurado y sonrío ante el sofisma marketero. Médico, médico, oh apóstol trabajólico: ¿Acaso los que te quieren no son los que más te necesitan?



Llovizna de Lima (Fuente: Internet)

lunes, 20 de julio de 2009

Hölderlin







«El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando reflexiona,
y cuando el entusiasmo desaparece, ahí queda, como un hijo pródigo
a quien el poder echó de casa, contemplando los miserables
céntimos con que la compasión alivió su camino.»


«Como el canto del ruiseñor, entre las sombras, es en medio de
los más profundos sufrimientos donde suena divinamente
a nuestros oídos la canción de vida del mundo.»



Hölderlin, Hyperión.




JCF Hölderlin





EL CONSENSO PÚBLICO


¿No es más bella la vida de mi corazón
desde que amo? ¿Por qué me distinguíais más
cuando yo era más arrogante y arisco,
más locuaz y más vacío?


¡Ah! La muchedumbre prefiere lo que se cotiza,
las almas serviles sólo respetan lo violento.
Únicamente creen en lo divino
aquellos que también lo son.


(Versión de Federico Gorbea)




LAS PARCAS


Dadme un estío más, oh poderosas,
y un otoño, que avive mis canciones,
y así, mi corazón, del dulce juego
saciado, morirá gustosamente.

El alma, que en el mundo vuestra ley
divina no gozó, pene en el Orco;
mas si la gracia que ambiciono logra
mi corazón, si vives, poesía,

¡sé bien venido, mundo de las sombras!
Feliz estoy, así no me acompañen
los sones de mi lira, pues por fin
como los dioses vivo, y más no anhelo.


(Versión de Otto de Greif)






EDADES DE LA VIDA


¡Oh, urbes del Eufrates!
¡Oh, calles de Palmira!
¡Oh, bosques de columnas sobre el llanto desierto!
¿Qué sois?
De vuestras coronas,
al haber traspasado los límites
de aquellos que respiran,
por el humo de los dioses
y su fuego fuisteis despojadas;
pero sentado ahora bajo nubes (cada
cual reposando en su propia quietud)
bajo robles hospitalarios, en
la umbría donde pacen los corzos,
extrañas se me hacen y muertas
las almas venturosas.

(Versión de Nicolás Suescún)






CUANDO YO ERA NIÑO



Cuando yo era niño
un dios solía salvarme
del griterío y la cólera de los hombres;
entonces jugaba , tranquilo y bueno,
con las flores del bosquecillo
y las brisas del cielo
jugaban conmigo.


Y así como regocijas
el corazón de las plantas
cuando ante ti
extienden sus dulces brazos,
así alegrabas mi corazón,
¡padre Helios!, y, como Endimión,
era tu amado,
sagrada Luna.


¡Oh vosotros todos, leales,
amigos Dioses,
si supiéseis
cómo mi alma os ha querido!


En verdad, no os llamaba entonces
con nombres, y vosotros
nunca me nombrábais, igual que los hombres se llaman
como si se conocieran.


Y no obstante os conocía mejor
que nunca he conocido a los hombres;
comprendía el silencio del Éter;
jamás comprendí las humanas palabras.


Me educó lo armonioso
de la arboleda susurrante
y fui aprendiendo a amar entre las flores.


Yo crecí en brazos de los dioses.

(Versión de José Ma. Valverde)

MITAD DE LA VIDA


Con amarillas peras
y llena de rosas silvestres
asoma la tierra en el lago;
vosotros, cisnes benignos,
embebidos de besos
sumergís vuestra testa
en el agua sagrada y virgen.

¡Ay de mí! ¿Dónde buscar
durante el invierno las flores,
dónde el fulgor del sol
y las sombras del suelo?

Están los muros en pie
mudos y fríos, en el viento
rechinan las veletas.



(Versión de Luis Cernuda)






Rúbrica del lírida.



Johann Christian Friedrich Hölderlin
(1770-1843), poeta alemán de los más descollantes en los tiempos habidos, poeta de la poesía y poeta de los poetas, en palabras de Martin Heidegger, tuvo su vida quebrada por la locura. Se asume que padeció cuadros catatónicos, atribuibles a proceso esquizofrénico. Jaspers incluyó su caso en 'Genio y Locura' y sabiamente advirtió que los psiquiatras podían entender lo psiquiátrico del caso Hölderlin pero casi nada de lo poético, que es casi como no comprender en absoluto lo que tienen entre manos.

Hablar sobre locura y genialidad ha de implicar sin duda tocar el espinoso tema de la cordura, y tocarlo sin hincarse es recordar su paradójica etimología: cordura tiene la misma raíz etimológica que acorde y cordial (cor, cordis). El corazón, como dice Llopis, es el símbolo del mundo común o normal. (Léase Botella J. Etimología del Corazón. Rev Esp Cardiol 2004; 57(4): 327-30.)

Aunque es más frecuente asociar el temperamento artístico a la bipolaridad, dado que esquizofrenia y bipolaridad comparten numerosos genes, sin duda el de neurregulina 1 pudo poseerlo en sus genes nuestro Hölderlin. El vate germano también dijo (vate - vaticinio): 'El lenguaje es el bien más precioso y a la vez el más peligroso que se ha dado al hombre.' Y acertó en su videncia pues el desarrollo del lenguaje en la especie humana estaría asociado a la evolución de patologías como la esquizofrenia que padeció.

La Poesía de Hölderlin, límpida y destellante, es muchas veces críptica pero nunca transige con la medianía ni lo pedestre. Su trascendente eco nos llega desde su vesanía terrible y cruel pero que no pudo acallar su voz. El poeta, consciente de su sino, lo advirtió: 'Las olas del corazón no estallarían en tan bellas espumas ni se convertirían en espíritu si no chocaran con el destino, esa vieja roca muda.'



ENLACES:



- Poemas de la Locura (los versos inéditos de Hölderlin, que redactó durante su larga enfermedad), en Scribd.

- Segovia F. Hölderlin: locura y santidad. Fractal n° 18, julio-septiembre, 2000, año 4, volumen V, pp. 87-105.







La torre de Hölderlin en Tubinga, donde pasó los postreros años de su existencia terrenal.







domingo, 19 de julio de 2009

El nuevo capítulo sobre ética en el 'Textbook of Psychopharmacology' de Schatzberg & Nemeroff






La recientemente publicada cuarta edición del Textbook of Psychopharmacology (American Psychiatric Publishing, 2009), a cargo nuevamente de Alan Schatzberg y Charles Nemeroff, está engalanada esta vez con un breve capítulo intitulado 'Ethical considerations in psychopharmacological treatment and research'. Sus 16 páginas son de autoría de JG Hoop, JB Layde y LW Roberts, todos ellos sin conflictos de interés (en el año previo a la remisión del manuscrito final) quienes en uno de los primeros párrafos anotan reveladora y desenfadadamente: "The ethics of psychopharmacology is relatively uncharted territory..." (!)

El espacio concedido a los conflictos de interés con la industria farmacéutica es más bien exiguo: ni llega a una página completa y cita únicamente dos artículos del New York Times (del 3 y 27 de junio del 2007). Los autores hacen malabares para atravesar semejante territorio minado y en llamas, cuidándose de no encender los descomunales rabos de paja de los editores Schatzberg y Nemeroff. Quizá ello explica la brevedad e inocuidad del acápite. Advierten, eso sí, que la prominente atención mediática de los años recientes enfocada en los conflictos de interés probablemente continuará, y nos invitan sensatamente a cuidarnos.

Saludable y oportuna actitud la de Schatzberg y Nemeroff, ya que no abiertamente contrita, y auguramos que en venideras ediciones del Textbook of Psychopharmacology no será el capítulo de ética el último del libro sino uno de los primeros.

ENLACES:


- Schatzberg & Nemeroff, Textbook of Psychopharmacology, 4th. ed. Descargar... (No se pasen pues, ni que este blog fuese librería pirata, ¡y menos en un post que habla sobre ética!).

- American Psychiatric Association. The Principles of Medical Ethics. (Descarga autorizada desde el Portal APA).


Adiós al Maestro Dr. Juan Cabrera






Dr. Juan Cabrera Valencia (1942-2009)




Muchas veces la rotación neurológica de los residentes de primer año de psiquiatría puede constituirse en una experiencia poco fructífera: neuropatías periféricas y accidentes vasculares por doquier y el lindero elusivo entre la mente y el cerebro siempre escabulléndose, casi esfumado.

Gracias al Dr. Juan Cabrera Valencia, neurólogo de fuste, nuestra rotación fue más que esa rutina. Aunada a su vasta formación neurológica, su viva curiosidad y plena apertura hacia los temas psiquiátricos, además de su temperamento afable y bonhomía, convertían la rotación con su persona en una experiencia aleccionadora y amena, francamente imborrable. A su vera, la convivencia enriquecedora entre psiquiatría y neurología era una positiva realidad.

Descanse, Maestro. Gracias por su magisterio.


ENLACES:

- In Memoriam Juan Cabrera Valencia, por el Dr. Darwin Vizcarra.



sábado, 18 de julio de 2009

"La psiquiatría -cuando glorifica la coerción como cura- es la vergüenza de la medicina": Thomas Szasz








Thomas Szasz (Budapest, 1920) tiene una larga fama como uno de los más activos miembros del movimiento llamado antipsiquiátrico. De hecho, participa activamente y fue cofundador de la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos (Citizens Commission on Human Rights) auspiciada por la Iglesia de la Cienciología.


Szasz es Profesor Emérito de Psiquiatría en Syracuse University - New York, miembro vitalicio de la Sociedad Psicoanalítica de Norteamérica y becario de la Asociación Psiquiátrica de los Estados Unidos. Es decir, Szasz es un prominente y reconocido colega psiquiatra, pero el acápite de la Psiquiatría y la Antipsiquiatría es usualmente soslayado en la formación psiquiátrica como si fuese tabú o como si fuese el tema llanamente acabado y pretérito.


Circulan en la web recientes y vigorosos textos de Szasz respecto a la coerción psiquiátrica y a la sustancia de su identidad como instrumento social. En uno de los parágrafos citados, Szasz enuncia la incendiaria frase que encabeza el post. La psiquiatría, a fin de cuentas, ha sido la única especialidad capaz de engendrar movimientos saludablemente cuestionadores en su propio seno: no hay anti-dermatología ni anti-gastroenterología, por ejemplo. Lo que debamos entender por antipsiquiatría depende en buena cuenta de lo que hagamos que sea la psiquiatría. Por tanto, Szasz debe seguir siendo leído, conocido y reconocido:



ENLACES:



- El Portal de Szasz en la Internet.

- The myth of Thomas Szasz, en Mind Hacks.

- Sobre la antipsiquiatría, en el blog del Dr. Stucchi, quien promete actualización pronta e incursión en procelosos terrenos.

viernes, 17 de julio de 2009

Oskar Panizza: psiquiatra, literato y paciente psiquiátrico







Aunque actualmente el nombre de Leopold Hermann Oskar Panizza (1853-1921) no evoque ningún recuerdo en el común de literatos o médicos, en su momento llegó a ser un prometedor y joven psiquiatra de élite además de interesante y prolífico literato: lamentablemente sus días culminaron confinados en un manicomio víctima de cruel padecimiento que observó primero en otros para sufrirlo al fin en carne y mente propia.

Panizza nació en un pueblo de Baviera tres años antes que Freud y Kraepelin. Desde su infancia manifestó un temperamento voluble y una innata genialidad. Por el lado paterno tenía parientes excéntricos, irascibles e impulsivos y por la rama materna varios casos de locura establecida. Su padre falleció cuando él tenía 2 años y la relación con su madre fue muy estrecha pero jalonada por numerosos disturbios.

Aunque inicialmente estudió música, se decantó finalmente por la medicina aunque sin dejar sus costumbres noctívagas y liberales: contrajo la sífilis en sus años universitarios y una goma sifilítica en la tibia derecha lo incordió hasta sus ultimos días como recuerdo de ello. Se especializó en París y también fue discípulo de Von Gudden -el maestro de Kraepelin-y condiscípulo de este último.





Panizza abandonó precozmente la psiquiatría, en medio de un cuadro que hoy podría catalogarse como un episodio depresivo con síntomas psicóticos, y partió a Londres para estudiar literatura. Sus escritos, al inicio ignorados por el público masivo, abordaron pronto temas controversiales como la prostitución -afirmaba que la prostitución era natural y necesaria y, de hecho, sus únicos contactos sexuales fueron prostitutas- y la masturbación. Los problemas con la censura eclesiástica no se hicieron esperar, sobre todo cuando luego de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción en 1893 por Pío IX, publicó una obra satírica en que solicitaba que dicha condición se hiciese extensiva a todos los papas...

Su obra más perturbadora, Das Liebeskonzil (El concilio del amor) apareció en 1894: en ella recrea el Concilio Vaticano I, en plena época del renacimiento, y presenta a Jesús como un sujeto cuasi oligofrénico y torturado por su fijación edípica y a María como una especie de ninfómana, todo en el marco de las licenciosas costumbres de la época. La obra fue secuestrada y destruida y Panizza dio con sus huesos en prisión.

Desde entonces se inició el proceso de agravamiento de Panizza: deambuló entre Suiza y Francia tratando de huir de sus delusiones persecutorias y alucinaciones -el líder de su comunidad paranoide era nada menos que el Káiser Guillermo II-, tuvo un intento suicida frustro y finalmente fue confinado al sanatorio de Bayreuth donde murió el 28 de setiembre de 1921, víctima de apoplejía.








El caso de Panizza fue comentado en la octava edición del "Lehrbuch der Psychiatrie" de Kraepelin, sustentando el lugar nosológico de la parafrenia como psicosis intermedia entre la paranoia y la esquizofrenia. Otros autores posteriormente han resaltado a Panizza como precursor de la corriente antipsiquiátrica por su cerrada defensa de las libertades individuales y de la persona ante la autoridad -célebre fue su ensayo 'Psychopathia Criminalis' que subtituló "Instrucciones para dilucidar psiquiátricamente y determinar científicamente las enfermedades mentales reconocidas como necesarias por la corte. Para médicos, profanos, juristas, custodios, oficiales administrativos, ministros, etc."- Mas aun al margen de tales circunstancias, Panizza fue un hombre que conoció la cárcel y el manicomio, que vivió intensamente y, torturado por su propio destino, traspuso esa delgada, delicuescente línea que separa la cordura y la locura.


George Grosz, "Dedicado al poeta Oskar Panizza", óleo, 140 x 110 cm., 1918, Staatsgalerie, Stuttgart. (Más conocida como "El entierro del poeta Oskar Panizza" aunque se pintó antes de la muerte de aquél).



ENLACES:


- Pérez-Rincón H. La dramática vida de un psiquiatra escritor. Jano 2007; 1658: 52-55.

- Muller JL. Oskar Panizza, M.D. (1853-1921): the patient behind Emil Kraepelin's concept of paraphrenias. Am J Psychiatry 2000; 157: 114.

- Brown PDG. Oskar Panizza, his life and works. Lang P. New York  Berne, 1983. Accesible en: http://www2.newpaltz.edu/~brownp/panizza/OP-lifeandworks.htm

jueves, 16 de julio de 2009

Phineas Gage, el hombre que cambió de personalidad




Phineas Gage solía ser un obrero de ferrocarriles en los Estados Unidos antes de la guerra civil y era reconocido por todos como un hombre sensato, honrado, trabajador y confiable. Es decir, un tipo serio, un pata 'tranquilo' -que es el término local para definir al prójimo que no hace gala de tendencias psicópáticas-. Pero el día de la gracia del Señor del 13 de setiembre de 1848, mientras apisonaba pólvora y arena en el interior de un agujero con una barra de hierro, la pólvora estalló y el barreno le atravesó el lado izquierdo de la cara, destruyó el ojo ipsilateral y emergió en la cúspide del hueso frontal para acabar a varias yardas de distancia por el ímpetu de la explosión.



Lo inusual del caso es que el buen Phineas no sólo sobrevivió a semejante traumatismo -luego de superar incluso infecciones cerebrales en la era preantibiótica- sino que se convirtió en un nuevo Mister Gage: si antes sensato y sosegado, ahora irreflexivo y tempestuoso; si antaño discreto y considerado, hogaño irrespetuoso, caprichoso y soez. En palabras de los médicos de su tiempo "el equilibrio entre las facultades de su inteligencia y sus propensiones animales, se había perdido". Así sobrevivió once años hasta que falleció en un status convulsivo.



De hecho la historia de Phineas es bastante conocida y constituyó un hito importante en la localización de las funciones mentales en el cerebro. En su época pasó bastante desapercibida, empero, pues no se concebía al control moral como relacionado con el tejido nervioso. Sin embargo, hablando a grosso modo, es el lóbulo frontal el que nos permite someter nuestros impulsos, planificar nuestra conducta, postergar un deseo por otro deseo y no ser unos animalitos que copulan en los salones de clase a la primera mirada de arrechura cómplice o que arremeten contra el profesor o el colega a la primera broma pesada o humillante.


¿Y el largo introito? Por nada, se acaba de encontrar una foto que durante mucho tiempo era creída -por sus dueños anticuarios- la de un cazador de ballenas con su arpón. No, era Phineas Gage -su rostro vivo nos era hasta hoy prácticamente ignoto- posando con la barra de metal que atravesó su cráneo como un misil, con la fue enterrado por petición suya y que lo inmortalizó.






ENLACES:


- La noticia original en Los Angeles Times, rebotada por los infalibles blogs Neurophilosophy y Advances in the History of Psychology.

- Artículo original (reimpreso) del primer médico que estudió el caso Phineas Gage: Harlow JM. Passage of an iron rod through the head. J Neuropsychiatry Clin Neurosci 1999; 11: 280-2.

- MacMillan M. Phineas Gage: unraveling the myth. The Psychologist 2008; 21: 828-831.


- Muci-Mendoza R. El accidente de Phineas Gage: su legado a la neurobiología. Gac Méd Caracas 2007; 115: 17-28.

- Phineas Gage information page en Deakin University.

miércoles, 15 de julio de 2009

Dr. Martín Nizama en Magaly TV









Recientemente se ha producido un sonado caso de homicidio en la farándula local peruana: el conocido peluquero Marco Antonio fue masacrado a golpes y estrangulado en su propia casa. La rápida acción policial ha permitido ya la captura de uno de los asesinos, quien fue pareja sentimental del malogrado maquillador, y ha confesado su cruel vesanía. Aparentemente el móvil habría sido el robo -el homicida no tiene trabajo conocido y sería consumidor de drogas- aunque la suma de lo hurtado, dividida entre el criminal y sus dos cómplices, no excede los 1500 dólares para cada uno.

Magaly TV, el principal programa de espectáculos de la televisión peruana, cuya conductora Magaly Medina purgó carcelería recientemente por delito de difamación y calumnia y es la vehemente abanderada de la prensa amarilla, está brindando amplia cobertura al sonado caso que concita el interés pleno de la atención pública nacional. En ese contexto anoche fue entrevistado el Dr. Martín Nizama Valladolid en los estudios del programa para dilucidar aspectos relativos a la psique del asesino y del asesinado.




El Dr. Martín Nizama es Profesor Principal del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad Peruana Cayetano Heredia además de ex director del Instituto Nacional de Salud Mental donde es prominente estudioso del fenómeno adictivo a la vez que dirige el modelo familiar - enfoque ecológico de las adicciones. Sus publicaciones son múltiples tanto en artículos como libros y goza de unánime reconocimiento en los círculos científicos y académicos.




Saludamos la presencia de destacadísimos voceros de la psiquiatría peruana en los medios de comunicación, así como la positiva conquista de espacios valiosos en la televisión por parte de los psiquiatras nacionales para el diálogo inteligente, productivo y enriquecedor. Gracias a la magia de la Internet, la entrevista de Magaly Medina al Dr. Nizama puede perennizarse más allá de la efímera emisión televisiva como testimonio de lucidez impecable y fructífero intercambio entre la íntegra y reputada periodista de farándula y el desapasionado, sabio estudioso de la retorcida mente humana.

Lástima que el tiempo sea tirano en la televisión y no se pudiera explayar la cháchara prodigiosa en brillantez, derrochadora en erudición, aturdidora en arabescos verbales y, en suma, compendio aventajado de lo mejor de la psiquiatría peruana en una palestra acorde con su majestad y señorío.


ENLACE:

- Y el Dr. Nizama tenía su blog.

martes, 14 de julio de 2009

El caso Kitty Genovese o sobre la indiferencia







Kitty Genovese (1935-1964)



El 13 de mayo de 1964 Catherine Susan Genovese (a quien llamaban 'Kitty'), mujer ítalo-americana de 28 años de edad, fue asesinada a puñaladas en una oscura calle de los suburbios neoyorquinos en horas de la madrugada, ante la mirada de 38 testigos que desde sus ventanas, atónitos e indiferentes, contemplaron dos ataques distintos y sucesivos de su matador sin comunicarse con la policía sino cuando fue ya irremediablemente tarde.

El caso de Kitty Genovese fue enarbolado en su época como paradigma de los efectos deshumanizadores de la vida urbana: dureza e insensibilidad, displicencia y apatía, indiferencia y distanciamiento ante una tragedia cercana que sólo originaba curiosidad y expectación sin mayor involucramiento. Es decir, la cuestión no es que nadie hubiera avisado a pesar de que 38 personas la oyeron gritar mientras la tasajeaban inerme, sino que precisamente nadie llamó porque 38 personas la oyeron gritar en esos terribles momentos. En psicología social se ha acuñado el llamado 'Síndrome Genovese', refiriéndose de tal modo a la indiferencia de las personas ante la carencia de una figura de autoridad que coordine sus actos, al punto que el individuo asume que "otro lo hará" y se inhibe de un papel activo, prefiriendo escabullirse, mimetizarse, ocultarse, en vez de la necesaria protesta, el imprescindible reclamo, el perentorio clamor.



Winston Moseley, el asesino, y su víctima.



Aunque posteriormente se han desvirtuado varios hechos del caso Kitty Genovese tal como fueron publicados inicialmente por la prensa -la cifra de 38 testigos impasibles no fue real, por ejemplo-, la truculencia de su desolador asesinato así como la pálida respuesta del grupo social que la rodeaba, se han mantenido vigentes hasta hoy como un mal ejemplo de lo que podemos eventualmente llegar a ser los seres que nos autodenominamos humanos. Casos semejantes o más dramáticos e indignantes por la cercanía espacial y temporal y por la magnitud, se asoman a nuestra experiencia cotidiana, en nuestras propias narices como se dice -seguramente aludiendo a lo fácil que es rascarse desaprensivamente el apéndice nasal de paso que se espanta a la distractora mosquita baladí -:


Tumba de Kitty Genovese.

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a
los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a
buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme,
nadie quedaba
para protestar ya.

Ah, y este poema no era de Bertolt Brecht como todos solíamos creer sino de Martin Niemöller (1892-1984) y, de hecho, no era un poema.





lunes, 13 de julio de 2009

ELECTROSHOCK












Osea, en un electroshock hay harta poesía
Yo no computo aún por qué nadie le ha escrito un
poema al electroshock
Al principio, claro, es una mierda, pero todo
principio es una mierda
la primera vez que lo haces, por ejemplo,
cuando eres hembrague
o la primera vez que te zambulles desde el
trampolín de una piscina
Inclusive, piensa en el infierno: al principio debe
ser insoportable
ese incendio eterno que jamás te consume para que
tu dolor sea infinito
pero luego tiene que ser bacán moverte
indestructible en todas esas llamas
sorprendentes,
lenguas de fuego de textura incógnita igual que un
baño de cristales rojos
Y, si lo piensas bien, en el fondo el infierno debe
de ser lo más placentero del mundo
Entonces, yo te digo que un electroshock es tan
placentero como el mismo infierno
El primer momento es espantoso: sentir cómo te
están separando tus huesos hasta hacerte
perder tu forma humana
o cómo te destruye poco a poco por dentro una
fuerza sin cara
Pero luego detienes tu consciencia una vez que ya
estás dentro de la cosa
Primero es como si una serie de telones que nunca
habían sido levantados
se empezarán a alzar en tu cerebro, igual que en
un teatro que al mismo tiempo fuera muchos
otros teatros sucesivos
-si bien estos telones no son rojos, sino de un
azul furiosamente rojo,
y su tacto no es el del terciopelo, sino helado y
marítimo, como el de una malagua de
ultratumba-
Entonces te comienza a parecer que los límites de
tu caja craneana son los límites del Cielo y
de la Tierra
y tus ojos se estiran sin romperse hasta llegar al
borde superior de todo el universo conocido
-o sea, hasta la punta de tu frente-
Ta que en ese momento tienes omnipotencia,
omnipresencia, todas esas huevadas
teológicas
Si dices fiat lux, te apuesto a que la luz se
hace
Y eso hice yo, pues, Adán, entre otras muchas
cosas -tú, por ejemplo-





Montserrat Álvarez, de Zona Dark, 1991.






ADVERTENCIA: Este es un poema de la laureada poeta y paisana Monchi. No es un libelo pro ni anti electrochoque. No narra una experiencia personal ni pretende ser un texto documental. La parafernalia visual es imaginación alusiva a los versos, de ningún modo una versión fidedigna de la terapia electroconvulsiva, de tan mala fama en un gran segmento de la opinión pública aunque se utiliza sólo en casos muy graves y resulta menos riesgosa que un parto normal y corriente.

Sí, Señores: la Prevención Cuaternaria





Todos conocemos casi de paporreta los famosos niveles de prevención: entendiendo que la prevención es "el acto de impedir que algo suceda", los niveles clásicos de prevención vendrían a ser los siguientes: la prevención primaria, que evita por completo que se produzca la enfermedad porque elimina sus causas; la prevención secundaria, que detecta precozmente la enfermedad cuando es asintomática aún y un tratamiento precoz puede detener su progresión, y finalmente la prevención terciaria, que se refiere a las actividades clínicas que previenen un deterioro adicional o disminuyen las complicaciones después de que una enfermedad se ha declarado por sí misma. Estos conceptos pueden hallarse en cualquier texto básico de epidemiología como los que se usan en el pregrado de los estudios médicos (aquí he citado el clásico texto de Robert Fletcher.)

Pues bien, actualmente hase acuñado el concepto de Prevención Cuaternaria, sí Señores, prevención cuaternaria: la que vendría a ser ni más ni menos que "el conjunto de medidas adoptadas para identificar pacientes en riesgo de un exceso de medicalización, y para protegerles de actos médicos invasivos, y adicionalmente sugerirles intervenciones que sean éticamente aceptables."

Esta definición viene desde el campo de la medicina de familia -lamentablemente tan paupérrimamente desarrollado en nuestro medio donde el non plus ultra sigue siendo la archi-super-especialización en ojo derecho o mano izquierda u otros campos así de imprescindibles- y específicamente del Dr. Marc Jamoulle, médico de familia él, y catedrático de la Universidad de Lovaina. No, no se crea que lo de prevención cuaternaria es epónimo de aquellos que vivimos en la época cuaternaria.

En esta época de "disease mongering" y medicalización de la vida cotidiana, precisamente es loable e impostergable que las reservas morales de la profesión médica asuman la defensa de los mejores intereses de los pacientes. No podemos resistirnos al cambio radical de paradigma en la profesión médica y su relación con el paciente y la sociedad como un todo. No podemos ni debemos.

ENLACE:

- Gracias al ameno, inteligente y muy recomendable Blog Primum Non Nocere del colega hispano Rafael Bravo, de quien hemos obtenido la información que ahora presentamos.

sábado, 11 de julio de 2009

'Lehrbuch der Psychiatrie', de Emil Kraepelin






El globito reza: "Un cariñoso saludo para la Peña de los Martes"

La de cosas que uno puede encontrarse mientras se vagabundea por el ciberespacio. Sin mayor esfuerzo, -qué maravilloso fomento de la poltronería es el internet- nos encontramos recién de bruces con un clásico de la psiquiatría que -antigüedad es clase- debiéramos paladear deleitosamente hasta el más recóndito poso de su añejo sabor. Todos sabemos que Emil Wilhelm Magnus Georg Kraepelin (1856-1926) es el fundador de la nosología psiquiátrica moderna, es decir, el inspirador de nuestras clasificaciones diagnósticas actuales. Pues bien, he aquí el único, el inigualable, el indestructible 'Lehrbuch der Psychiatrie' en versión inglesa de la séptima edición alemana.

Actualmente Kraepelin sigue en la cresta de la ola y se revisa y se cuestiona su obra. Ello es testimonio de la vitalidad de Don Emil que aún moja pese a los años.

Aunque es sabido que Kraepelin era de temperamento más bien reservado y circunspecto, no pudimos resistirnos a plasmarlo así, enviando saludos pateros -pateros de 'patas' o amigos, no 'paternos'- a los colegas que nos congregamos bajo su patronazgo en la 'Peña de los Martes' dentro del Departamento de Emergencia para charlar de psicopatología y de la vida diaria en el Instituto Nacional de Salud Mental -valga la redundancia, con perdón-.






ENLACE:


- 'Clinical Psychiatry - A textbook for students and physicians' de Emil Kraepelin. (Y si siguen por ese enlace, podrán encontrar otros interesantes libritos. De nada.)

Caballero solo









Los jóvenes homosexuales y las muchachas amorosas,
y las largas viudas que sufren el delirante insomnio,
y las jóvenes señoras preñadas hace treinta horas,
y los roncos gatos que cruzan mi jardín en tinieblas,
como un collar de palpitantes ostras sexuales
rodean mi residencia solitaria,
como enemigos establecidos contra mi alma,
como conspiradores en traje de dormitorio
que cambiaran largos besos espesos por consigna.









El radiante verano conduce a los enamorados
en uniformes regimientos melancólicos,
hechos de gordas y flacas y alegres y tristes parejas:
bajo los elegantes cocoteros, junto al océano y la luna,
hay una continua vida de pantalones y polleras,
un rumor de medias de seda acariciadas,
y senos femeninos que brillan como ojos.



 





El pequeño empleado, después de mucho,
después del tedio semanal, y las novelas leídas de noche en cama,
ha definitivamente seducido a su vecina,
y la lleva a los miserables cinematógrafos
donde los héroes son potros o príncipes apasionados,
y acaricia sus piernas llenas de dulce vello
con sus ardientes y húmedas manos que huelen a cigarrillo.









Los atardeceres del seductor y las noches de los esposos
se unen como dos sábanas sepultándome,
y las horas después del almuerzo en que los jóvenes estudiantes
y las jóvenes estudiantes, y los sacerdotes se masturban,
y los animales fornican directamente,
y las abejas huelen a sangre, y las moscas zumban coléricas,
y los primos juegan extrañamente con sus primas,
y los médicos miran con furia al marido de la joven paciente,
y las horas de la mañana en que el profesor, como por descuido,
cumple con su deber conyugal y desayuna,
y más aún, los adúlteros, que se aman con verdadero amor
sobre los lechos altos y largos como embarcaciones:
seguramente, eternamente me rodea
este gran bosque respiratorio y enredado
con grandes flores como bocas y dentaduras
y negras raíces en forma de uñas y zapatos.









____________________


ENLACES:

- Caballero solo, de Pablo Neruda (Chile, 1904-1973), incluído en el poemario Residencia en la Tierra (1932).

- Ilustraciones: Pin-up girls de Alberto Vargas (Perú, 1896-1982).


viernes, 10 de julio de 2009

Rol de los psiquiatras en los medios de comunicación






"Es acostumbrado el afirmar que la percepción pública de la psiquiatría, así como de las enfermedades mentales en sí, no es usualmente positiva. El estigma que rodea a los trastornos psiquiátricos corre aparejado con la suspicacia de la opinión pública respecto a los médicos psiquiatras y la especialidad de la psiquiatría. La mayor parte de lo que el público conoce acerca de nuestra profesión proviene de la cobertura que los medios de comunicación ofrecen con exactitud técnica pero con un sesgo negativo.

(...)

"Dadas estas circunstancias, ¿debiera sorprender acaso que el público tenga una mala impresión de lo que es la psiquiatría y poca comprensión de que poseemos un abanico de tratamientos probadamente efectivos para los principales trastornos mentales?"



Siguiendo con el tema del estigma, que aludimos recientemente, alcanzamos esta opinión de un colega norteamericano que escribe una columna en "The New York Times". Las realidades allá y acá son distintas en cuanto a desarrollo económico y tradición cultural pero tienen en común el estigma y el mínimo espacio conseguido por la psiquiatría para divulgar su voz. Una voz que seguramente deberá despercudirse de resonancias omniscientes y pontificales para propiciar el diálogo y apertura.

Referencia:


1. Friedman R. The Role of Psychiatrists Who Write for Popular Media: Experts, Commentators, or Educators? Am J Psychiatry 2009; 166: 757-759.

ENLACE:


- Aprecien una perlita de cómo nos aman a los psiquiatras y a la psiquiatría: Psychwatch, por Sickmind Fraud.

Humor y estigma psiquiátrico








Comentábamos en reciente post sobre la tendencia centrífuga del estigma, que no sólo afecta a los que padecen trastornos mentales sino también a sus sacrificados cuidadores. Ahora queremos denunciar este alevoso e indignante ejemplo de malquerencia y ridiculización de la psiquiatría aparecida en un diario local...

Qué lisura, apreciados lectores, habráse visto. Anduve buscando una foto de mi promoción para desmentir el canalla aserto. Esto no se puede quedar así: demandamos el inmediato y enérgico pronunciamiento de la APAL.

Bueno, ahora que ya conté hasta diez, debemos reconocer que el chiste no refleja sino la mayoritaria percepción social, ¿no? Y de que es gracioso, je, je, lo es...





Tira de UME por Gap.

miércoles, 8 de julio de 2009

Día del Maestro







No, no es que ahora me dedique a la fotografía de cacharros de cocina a fuerza de haberme consagrado a los quehaceres domésticos o por flagrante viudez de ideas. Tampoco amenazo con venidera serie de videos culinarios, postales de lavado y planchado o anecdotarios abigarrados de tips para desmanchar trapos o salvar platillos carbonizados.

Se trata de una taza que descubrí recientemente en la casera alacena y cuyo lema -ay de mí, tan enamoradizo de las 'frases hechas'- me ha cautivado, no por su apodíctica verdad solamente sino por su desnudo efectismo. Y he recordado a mis maestros cuyo día transcurrió hace muy poco. Maestros desde las distantes y bonísimas señoras parvularias hasta los recientes de la especialidad médica, pasando por mi maestra de primeras letras, los varios e inolvidables del colegio secundario, los maestros de la facultad de medicina, los de hospital e incontables guardias, tantos que de modo diverso nos alimentaron en el camino de aprendizaje.

Y he recordado también a padre y madre, docentes ellos, a Elizabeth, profesora igualmente, a tantos parientes y amigos, tantos maestros consagrados a esta labor paciente y soslayada en demasía.

Ahora que también yo hago mis trémulos pinitos como docente, pienso en lontanos tiempos aquellos en que nuestros profesores no disponían de internet y conseguir una referencia bibliográfica era todo un triunfo; en que la erudición no era prefabricada por la socorrida Wikipedia; en que el decantado conocimiento no era travestido ni trocado por la información a granel y adocenada; recursos novedosos de hogaño, con innumerables ventajas y virtudes sin duda, aunque el hipertexto y los links recalentados aún suplir no pueden el tesón ni la vocación.

Tomaré aquella taza colmada con el café del insomnio y en cada sorbo recordaré gozosamente a mis maestros de ayer y de hoy, no por sus errores o aciertos, no por su erudición o su experiencia, sino sobre todo por su eros pedagógico, por su ternura.


ENLACE:


- Pedagogía de la ternura, por D. Alejandro Cussiánovich.

A tirar los muros del estigma










Hoy tenemos el placer de reseñar Tira los muros, una bitácora abocada a la tarea de combatir el estigma y el auto-estigma de los usuarios de servicios de salud mental y de los mismos proveedores de tales servicios. Conocimos recientemente de ella y de Hilari Andrés, pundonoroso enfermero catalán que es su autor. El mismo arengador y contundente título del blog es, más que una invitación, un acicate perentorio a la acción ante ese malsano conjunto de prejuicios y creencias que proliferan por doquier y conspiran contra la adecuada comprensión de las enfermedades mentales, su génesis, su tratamiento, su realidad y su experiencia, al presentar injustamente a los que las padecen como inútiles, holgazanes o peligrosos para la sociedad.

Todos hemos escuchado una vez y otra los asfixiantes clichés: "todo está en su mente", "debe poner de su parte", "al psiquiatra sólo van los locos", "tú no quieres sanarte", "se enferma porque quiere", "eso le pasa por no masturbarse", "eso le pasa por mucho masturbarse", "es la crisis de la adolescencia", "es la crisis de la menopausia", "es falta de vitaminas", "esas medicinas te vuelven adicto", "sólo necesita fuerza de voluntad", "cuidado con él porque es esquizofrénico", "los esquizofrénicos tienen doble personalidad", "lo deben encerrar porque es esquizofrénico", y un etcétera king size.

Ciertamente el estigma no afecta únicamente a los que sufren ya patología mental sino a sus mismos familiares, cuidadores y hasta a las instituciones consagradas a tal fin. Es el fenómeno que Sartorius denomina la tendencia centrífuga del estigma vinculado a la enfermedad psiquiátrica y en cuyo remolino zozobramos todos.

Una de las paradojas que grafica la crueldad del estigma es la siguiente: sabido es que los pacientes esquizofrénicos con buen insight -buena conciencia de enfermedad- poseen mejores pronósticos de funcionalidad pero a la vez menores índices de autoestima y expectativas positivas. ¿La variable faltante para explicar dicho intríngulis?: el nivel de estigmatización del grupo social y la tendencia de la persona afectada a incorporar dicho estigma. Nada menos. "¿Por qué intentarlo?", es lo que podría preguntarse el paciente que ha sido ominosamente baldado por el estigma y formado su propio autoestigma. ¿Para qué intentarlo si todos creen que el paciente psiquiátrico es un vago, una rareza peligrosa, un estorbo? Y así sucesivamente, un reinternamiento tras otro.

Saludamos el motivador empeño de Tirar los muros, su tenaz propósito, su irrenunciable empuje. Hilari Andrés nos llama a bregar y ponerle punche a la demolición.




Hilari Andrés en plena acción.




ENLACES:


- World Psychiatric Association - Section on Stigma and Mental Illness.

- NAMI (National Aliance on Mental Illness) - Fight Stigma.

- Stuart H. Fighting the stigma caused by mental disorders: past perspectives, present activities, and future directions. World Psychiatry 2008; 7; 185-188.

-El estigma empieza por las actitudes de los médicos, especialmente los psiquiatras. Por Norman Sartorius.

- Mitos sobre el suicidio, por Sergio Pérez Barrero.